EMITEN RECOMENDACIONES A SERVICIOS DE SALUD

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos emitió una recomendación y realizó una solicitud a la Dirección General de los Servicios de Salud de la entidad, luego de que un médico y una estudiante de Servicio Social presentaron quejas para ser protegidos por la pandemia del COVID 19.

La institución informó de los procedimientos, realizados después de hacer investigaciones entre los afectados y las autoridades sanitarias de Morelos, ya que ambos quejosos se quejaron de estar en condición de vulnerabilidad, el primero por tener una enfermedad crónico degenerativa, y la segunda ha sido presionada para seguir prestando un servicio sin el equipamiento adecuado.

El médico que promovió una queja, por tener diabetes y ser personal de atención de urgencia en el principal hospital de atención de COVID 19 en Morelos, ya que pese a su condición de salud no se le dio la alternativa de trasladarse a laborar a otra área donde corra menos riesgo, o retirarse para realizar trabajo en casa como otros trabajadores, quienes sí han tenido ese beneficio.

Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, emitió una recomendación y una solicitud, ambas dirigidas a la Dirección General de los Servicios de Salud, derivadas de las quejas iniciadas ante este órgano, por un médico y una estudiante que realiza su servicio social, quienes reclaman los derechos de petición, a la salud y de protección de la misma, respectivamente.

Esa situación pone en un riesgo latente su derecho humano a la protección a la salud; en consecuencia, dichas conductas han vulnerado sus derechos incluso no sólo a la protección de la salud sino también a la petición del promovente.

La CDHM realizó la investigación de los hechos de modo que entre los razonamientos para emitir la recomendación referida, destacan que, para este organismo se ha vulnerado el derecho humano a la protección de la salud del médico quejoso, en tanto que no se ha ponderado su padecimiento el cual puede sustentarse con las documentales que exhibió y las posibilidades de contagio; por lo anterior se puede aseverar que se materializó una violación sistemática a derechos humanos, lo mismo que para el caso de una estudiante prestadora del Servicio Social que ha sido condicionada a seguir prestando atención, sin que se le proporcione el equipo de protección adecuado.