FLACA LA CABALLADA

Cuernavaca ¿la puerta hacia el 2024?

Algunos de los que buscan una candidatura en las elecciones intermedias del seis de julio en realidad tienen la mirada puesta en la justa del 2024, en la que también estará en juego la presidencia de México y la gubernatura en Morelos; por eso para los políticos es fundamental participar por sus respectivos partidos, y desde luego como en un encuentro de fútbol “hacer un buen papel” para que los vean.

Desde el año 2000 quedó demostrado que ganar la presidencia municipal de Cuernavaca daba la posibilidad de aspirar al gobierno estatal y ser gobernador; como ocurrió con Sergio Estrada Cajigal, quien tras haber sido el primer alcalde capitalino de oposición (PAN) en el periodo 1997-2000, pasó a ocupar la silla del Palacio de Gobierno en esa elección.

Algunos personajes que ya tienen cierta formación política y entienden perfectamente lo que se juega en éste proceso; van con la mirada puesta mucho más lejos por eso hay que estar muy atentos a lo que viene, porque además si observamos a nuestro alrededor podremos aplicar aquella vieja frase de un priista “la caballada está muy flaca” refiriéndose a los cuadros de competencia interna y en efecto, hoy no vemos grandes figuras con antaño.

Son muy pocos a los que podríamos concederles estatura política y nivel como para pretender gobernar la entidad; a pesar de la grave situación que vive el PRI hoy en su oportunidad era una escuela de cuadros y ofrecía generaciones de políticos a los que preparaba para promover a cargos de representación de trascendencia, pero perdió el poder y sus figuras o emigraron hacia otros partidos o fueron alejándose de dicha actividad.

Los partidos en ascenso, incluyendo Morena, no parecen ofrecer calidad en ese sentido; al menos no aún en la formación de cuadros o figuras políticas que puedan representarlos, derivado de su triunfo en el 2018 y de que son el partido en el poder y han venido trabajando al menos 10 años por ello; hasta ahorita introdujo a puro improvisado.

Pero ¿a quiénes vemos con posibilidades de dar la lucha en el 2024? pues ahí está la senadora Lucía Meza Guzmán que ya ha dejado ver su interés en tal sentido; en la contienda por la capital viene Matías Nazario Morales del partido Movimiento Alternativa Social, quien ya le quiso entrar en el 2018 a esa posición y el tricolor -su partido de origen- lo hizo a un lado; aparece también el diputado federal Jorge Argüelles -ex secretario del priista Manlio Fabio- y quien seguramente será candidato del PES a la alcaldía de Cuernavaca, pero cuyo proyecto es ir a futuro por la gubernatura.

Si José Luis Urióstegui logra ser candidato del PAN por la comuna igual y estaría también en circunstancias de pelearla; pero hay que advertir que los tres últimos tendrán que ganar primero la alcaldía de Cuernavaca y sólo lo hará uno de ellos, los que queden fuera estarían perdiendo ventajas frente al resto de los suspirantes.

El otro senador Ángel García Yáñez de origen priista y ahora en Nueva Alianza no descarta también ir por el 2024, aunque lo vemos más lejos; en todo caso anotaríamos al Subsecretario de Gobernación federal Rabindranath Salazar Solorio, quien no olvida que lo desplazaron en el 2018 aún cuando parecía que él «era el bueno».

Otros que quedan de antaño, formados en las filas del PRI son Juan Salgado Brito que continúa ocupando un cargo en Gobernación y Jorge Morales Barud, quien fuera presidente municipal de Cuernavaca y antes, gobernador sustituto de Jorge Carrillo Olea pero hasta ahora no los vemos que se muevan y eso “cuenta mucho”.

Entonces, de los que estamos viendo en escena acaso dos o tres llegarán en condiciones de reclamar a sus respectivos partidos la candidatura para contender por el gobierno de Morelos en el 2024; pero reiteramos, los que obtengan resultados favorables en el proceso que se aproxima por lo menos tendrán esperanzas y posibilidades de mayor proyección.

ALCALDÍAS, DIPUTACIONES

Sobran interesados

Para la administración pública estatal y para el gobierno federal, encabezados por Cuauhtémoc Blanco Bravo y Andrés Manuel López Obrador, es fundamental lograr la mayoría; uno en el Congreso local y el otro en el de la Unión, para que ambos mandatarios puedan hacer prosperar sus propuestas e iniciativas de reformas, de otra manera estarán en serios problemas políticos y de estabilidad.

Bajo esas circunstancias es que ya en redes sociales; sobre todo, se libra una intensa batalla entre grupos políticos afines a esos gobiernos y aquellos que desde la oposición luchan por regresar a posiciones de decisión de las que fueron desplazados en las elecciones del 2018 y ya sabe usted el trato mutuo no es para nada cordial y se inscribe dentro de las clásicas campañas negras.

Pero por encima de esos dimes y diretes a los que no hay que hacer mucho caso por lo general porque se exagera en todo, cada uno intenta mandar a sus mejores gallos de pelea, y bajo tales condiciones es que sobran interesados en participar por una presidencia municipal, una diputación local o federal y en algunos casos hay personajes que traen ya cierta simpatía y apoyo ciudadano.

En lo referente a presidencias municipales en el Municipio de Xochitepec se antoja que la lucha se dará entre morenistas y priistas porque los demás partidos como que no pintan. Aquí Morena deberá decidirse entre Ciro Peralta -un político con cierta trayectoria- pues ya ha sido regidor y ha aspirado a la comuna en otras elecciones y Miguel Ángel Cortés, de perfiles ambos campiranos.

El Tricolor por su parte, que condujo el ayuntamiento por los dos últimos trienios con Alberto Sánchez Ortega se la jugará ahora con Roberto Gonzálo Flores.

En Temixco, la alcaldesa actual Jazmín Solano López ha hecho un papel por demás gris, pero busca la reelección vía el Partido del Trabajo, un aliado a nivel federal pero no local, junto con el Partido Verde que ahora resultó “aliado” de Morena. Pero por la misma 4T o la coalición, pero esta vez el PES, igualmente aliado de los morenistas, es casi seguro irá con el hoy diputado local Andrés Duque Tinoco, quien se considera, tiene más posibilidades que Jazmín por el mal papel desempeñado.

Y, a pesar de que el PRD es un “cascarón vacio” por el desprestigio que arrastra, en Temixco podría dar la pelea porque impulsa a Andrés Huicochea Santaolaya, quien en la elección pasada se quedó a unos centímetros de ganar; sin embargo, la ola AMLO lo venció, pero esta vez podría dar el zarpazo. Por cierto, otro que casi seguro gana de nuevo y que fue alcalde de Mazatepec es Jorge Toledo Bustamante, quien irá por el PES para esa misma demarcación.

Eso en cuanto a algunas alcaldías, también a nivel de diputaciones las cosas se ponen calientitas en el sur poniente; para no hacerla tan larga daremos algunos nombres de quienes ya se inscribieron en las pre candidaturas tanto locales como federales: Alberto Sánchez Ortega, Macrina Vallejo Bello y Ricardo Cruz, quieren una curul local por el PRI, Morena y PRD, respectivamente.

Pero seguro irán Enrique Alonso, Javier Orihuela García -de última hora- y por el PT, además se registró Anastasio Solís Lezo que se enfrentarán a Amado Orihuela Trejo, el ex priista por la diputación federal del IV Distrito.

Por su parte Enrique Alonso tiene una fuerte presencia en la región sur y Javier Orihuela fue ya legislador tanto local como federal y ex edil en Temixco; Orihuela Trejo sigue teniendo cierta ascendencia en el sector cañero y Solís Lezo fue funcionario en la comuna temixquense pero solicitó permiso sin goce de sueldo, para dedicarle tiempo al trabajo electoral.

Eso, es sólo una mínima parte de la lucha electoral que se va a presentar al sur de la entidad, y en donde ya -como dijera aquella vieja canción-, todos como que ya sacan sus armas como queriendo pelear.

El problema es que por ser la plataforma que promete mejores resultados en Morena y sus aliados se amontonan los aspirantes; vienen las definiciones y puede haber conflicto interno.

ELECCIÓN 2021

Rendición de cuentas AMLO

Todo proceso electoral es una prueba mediante la cual se califica el desempeño de la autoridad en turno; sea federal o estatal, por lo tanto la del seis de junio próximo medirá el sentir de los mexicanos frente a la administración del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.

Está claro que hoy más que nunca hay una polarización de fuerzas que mantienen la simpatía y el apoyo del mandatario y aquellos que se han colocado del otro extremo; demandando en su oportunidad incluso su separación del cargo. Todavía en las encuestas se da una ligera ventaja a López Obrador ante sus adversarios, sin embargo como que la brecha se acorta cada ves más entre ambas posiciones.

Éstos más de dos años al frente de las instituciones han generado un desgaste en la figura presidencial actual; sobre todo porque generó muchas expectativas y, ya sea por las circunstancias históricas, por la pandemia o lo que usted guste, como que los resultados no son los esperados y en algunos aspectos hay cierta decepción.

Una de las ofertas de campaña quizás la más importante es aquella relacionada con el combate a la corrupción y la inseguridad; pero en ambos aspectos no vemos todavía una mejora sustancial. La delincuencia sigue haciendo de las suyas y la corrupción aún sin límite por parque de muchos representantes populares o autoridades surgidas del mismo partido del presidente, basta ver en Cuernavaca a Antonio Villalobos como edil.

Y si en los círculos políticos de primer nivel no se ha avanzado prácticamente nada en lo referente a la corrupción, hacia abajo menos, continuamos viendo las mismas prácticas viciadas de viejos tiempos: «moches» a la hora de hacer trámites de cualquier naturaleza en los gobiernos municipales o estatales, agentes policiacos dedicados a la extorsión, a la agresión; y no se diga los de tránsito, muchos «servidores públicos» a todas luces en complicidad con los delincuentes.

Es decir, no se aprecia la presencia de un régimen dispuesto a cambiar las cosas a fin de mejorar la moral y la ética de quienes se supone están para atender al ciudadanos en sus necesidades elementales, y desde luego que todo eso se valorará a la hora de ir a las urnas, porque el pueblo sigue siendo burlado y engañado por aprendices de políticos que sólo buscan beneficios personales o de grupo.

Y si eso no ha cambiado en las estructuras inferiores de la administración pública; pues a nivel macro tampoco vemos acciones contundentes que indiquen que se castigue el abuso, el robo, los actos de ignominia cometidos por tantos personajes en el reciente pasado. Como que el inicio del proceso electoral y la pandemia han venido haciendo de lado temas relevantes en ese sentido.

Hoy nos preguntamos ¿qué pasó con Genaro García Luna y su investigación en México, jefe policiaco en tiempos de la administración de Felipe Calderón? ¿no se suponía que sería el hilo que llevaría a atrapar a más peces gordos por delitos sumamente graves de daño a la nación? ¿y todos aquellos políticos que se decía habían recibido dinero en sumas nada despreciables para aprobar reformas en tiempos de Enrique Peña Nieto?

Se decía que los propios ex presidentes Calderón y Peña podían ser enjuiciados ante las evidencias de que eran realmente los que alimentaron casos mayúsculos de rapiña al erario, vía instituciones y organismos como CAPUFE, Sistema Nacional de Salud, Sedesol, Pemex y lo que usted quiera agregar.

De esos escándalos ya no se habla, ni en las conferencias de prensa “mañaneras” de López Obrador, y todo lo anterior se verá reflejado en los resultados de las elecciones venideras, por eso decimos que será la prueba que dará fe del sentimiento que priva en la mayoría de los ciudadanos mexicanos.

Al presidente le interesa seguir manteniendo mayoría en la cámara de diputados federal porque ha logrado hacer prosperar diversas reformas y acuerdos para el funcionamiento de sus programas; sobre todo asistenciales, gracias al control mayoritario que tiene su partido en el Congreso de la Unión y un eventual revés le complicaría las cosas hacia el final de su sexenio.

“TENGO EL COMPROMISO DE CONTINUAR CON SU LABOR”; ALVARADO RAMOS

El nuevo consejero presidente del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC) Pedro Alvarado Ramos afirmó que ahora será un compromiso continuar con la labor que tanto insistía y promovía la ex consejera América Preciado, en el sentido de que una parte importante de su función era coadyuvar con la paz social en Morelos.

Lo anterior fue expresado durante el acto de protesta en el cargo, que se realizó de manera protocolaria en el salón de plenos del órgano electoral local. Aclaró que la designación tiene una fecha de caducidad que es sólo de tres meses, por lo que convocó a sus compañeros consejeros a trabajar de manera coordinada y agradeció al personal de la institución por su labor constante.

“Debo decir que efectivamente esta labor no es de una sola persona sino es una tarea conjunta de un órgano colegiado, de un órgano de dirección, conformado por personas en las que recae esta responsabilidad”, enfatizó.

Alvarado Ramos recalcó que los institutos electorales son un bien social; que deben ser garantes de realizar elecciones libres, auténticas, periódicas y transparentes; y que promueven y procuran la mayor participación de la sociedad no sólo en cuanto al ejercicio de su derecho a votar sino de su responsabilidad con la sociedad.

“En esta crisis mundial sin precedentes, inédita que estamos viviendo a causa de la emergencia sanitaria por la pandemia, es prioridad cumplir cabalmente con esa responsabilidad aún con los retos propios de la época que nos ha tocado vivir como es la polarización social y el abstencionismo, entre otros”, recalcó.

El domingo 6 de junio de este 2021 podrán participar a nivel nacional en las elecciones 94 millones de ciudadanos; que elegiremos 21 mil 300 cargos de representación popular; entre ellos 500 diputados federales, 15 gobernadores, 1,063 diputados locales y 1,926 ayuntamientos.

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo, dijo Eduardo Galeano”, planteó el nuevo consejero presidente.

ALGUNOS DARÁN VERGÜENZA

Rumbo al 2021

Las elecciones intermedias del 2021 para elegir diputados locales, presidentes municipales y diputados federales contarán por lo menos con unas 15 opciones; si bien son 22 partidos en total los que pueden contender. Algunos de ellos irán en alianza pero las estimaciones indican que en promedio pudieran ser 15.

Buena parte de los denominados «partidos chiquitos» que, en el caso de Morelos agregaríamos ahora al PRI y al PRD, buscan ir en bloque porque se saben tan diminutos que solos no cosecharían gran cosa. Tal vez podrían aspirar a alguna diputación, alcaldía o regidurías aisladas, por lo que entonces van en bola para intentar ser más competitivos, ahí le damos razón al PAN que se negó ir en alianzas porque por lo menos en Cuernavaca es el partido a vencer, y entonces para qué se junta con perdedores.

No obstante, hay que considerar que pese al desgaste que ya enfrenta el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es el adversario por vencer, porque gobierna el país con Andrés Manuel López Obrador; controla los congresos local y federal; además de que tiene posibilidades de manejar más recursos tanto materiales como económicos y cuenta con la mayor representación en el Senado de la República, el Congreso de la Unión y en Morelos, en la legislatura local y la mayoría de los ayuntamientos.

Por ello los institutos “miniatura” como el Partido del Trabajo, Movimiento Ciudadano, el Verde o Nueva Alianza; buscan a toda costa sumársele a Morena para no correr el riesgo de perder el registro; sin embargo, qué lamentable que tengamos como contribuyentes que financiar a todas esas lacras que cual sanguijuelas absorben los pocos recursos que como nación tenemos para atender tanta hambre y miseria.

Y bueno, en lo que se refiere a los partidos con registro nuevo, la ley les impide que en una primera participación electoral se sumen a algún otro, tienen que ir solos, y por lo tanto difícilmente la mayoría logrará el tres por ciento de votos del parón electoral para mantener el registro y sobrevivir a la justa del 2021, así como llegaron podrían desaparecer y es lo mejor.

Yo considero que hay algunos de ellos que, desde ahora le decimos, van a dar la pelea y quizás con mayor dignidad que un PRD o PRI otrora grandes instituciones políticas, nos referimos por ejemplo a Renovación Política Morelense cuyos dirigentes son: Leticia Salgado como presidenta y Harry Nielsen León, secretario.

¿Por qué lo decimos? porque atrás del CDE existe el compromiso, hasta donde tenemos entendido, de importes personajes del sector empresarial en la entidad; o sea que sin ser gobierno dispondrán de apoyos materiales y de dinero suficiente como para darle la batalla a quienes se les pongan enfrente.

Otro aspecto de esta nueva organización es que en su mayoría serán rostros nuevos participando de forma directa en la política, y ello les dará enormes ventajas ante caras envejecidas, satanizadas y desprestigiadas que presentarán de los partidos tradicionales, así que desde ahora les decimos que el RPM será de los nuevos institutos más fuertes al menos a nivel local.

Otro más al que ya vemos con mucha promoción en publicidad ya sea en bardas, espectaculares, transporte público y hasta en medios informativos, es el Movimiento Alternativa Social (MAS) y que igualmente viene tomando cierta delantera y también -porque su principal activo es el ex diputado federal Matías Nazario Morales-, ha hecho algunas campañas en territorios de singular importancia como Cuernavaca, porque en las elecciones del 2018 aspiró internamente en el PRI a la candidatura a la gubernatura; o sea tiene trabajo territorial.

En este espacio pudiéramos anticipar que de los partidos nuevos sólo éstos dos destacarán y no sólo conservarán su registro, ganarán ciertas posiciones de relevancia ¿y el resto? lo más aconsejable es que no sobrevivan, porque atrás de Morelos Progresa por ejemplo, está la mayoría de los delincuentes de cuello blanco socios en corruptelas del ex gobernador Graco Ramírez, y sería muy triste que los electores los apoyaran después de todo lo que hicieron contra Morelos.

Así que ¿cuáles partidos tendrán realmente opciones de ganar espacios? Morena; por todo lo que le hemos dicho, el PAN; particularmente en Cuernavaca, el partido Encuentro Social (PES); porque es gobierno en el estado y maneja las instituciones, Renovación Política Morelense y el MAS.

Todos los demás son cuadros de figuras terriblemente pervertidas, responsables de las desgracias por las que estamos pasando como sociedad, «políticos» llenos de ambiciones de poder y de dinero, capaces de robar al pueblo descaradamente.

ADVIERTE QUE SE DEFENDERÁ

Decide el INE salida de León Trueba del IMPEPAC

Como consecuencia de un expediente no concluido desde el 2016 el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) determinó la salida de la consejera presidenta del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC), Ana Isabel León Trueba.

El caso tiene su origen en las elecciones locales del 2015 cuando se compitió por la presidencia municipal de Cuernavaca; cuando el hoy gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo contendió por esa posición vía el Partido Social Demócrata, ganó esa justa electoral pero después de unos meses de tomar el cargo se peleó con los dirigentes de ese partido, quienes lo denunciaron por presuntamente haber aceptado la candidatura a cambio de dinero.

Enrique Díaz Suastegui, entonces Director Jurídico del Impepac fue señalado por la dilación del caso, pero se defendió y argumentó la denuncia ante el INE y de ahí derivó la determinación de poner a León Trueba fuera del Órgano de Participación Local Electoral (OPLE) por haber caído en omisión en lo que respecta a sus responsabilidades; es decir, dilación en la aplicación de la justicia electoral.

Con una votación de 10 a favor y uno en contra el Consejo General del INE decidió la remoción y será ese mismo organismo electoral el que determine quién quedará a cargo como consejero presidente o presidenta, en tanto se realiza el nombramiento formal, porque León Trueba debía dejar esa posición hasta el año entrante.

La Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral (UTCE) del INE resolvió lo anterior con base en el expediente UT/SCG/PRCE/TEEM/CG/7/2018 y sobre este caso la hoy ex consejera presidenta ha advertido que iniciará la defensa correspondiente.

Consideró que la determinación del INE podría afectar no sólo la estabilidad del proceso electoral de Morelos 2020-2021; sino una serie de determinaciones políticas que se venían aplicando a partir de una batalla que ella misma encabezó en defensa de la equidad de género y más recientemente a favor de los grupos vulnerables como las minorías étnicas.

En efecto, Ana Isabel León se destacó en la defensa de la equidad y paridad de género, la inclusión de grupos sociales indígenas, y lo que tiene que ver con la designación de candidaturas al interior de los partidos y en las localidades; y debido a lo anterior se han generado una serie de enemistades políticas, pero también de apoyo que reaccionaron desde que se filtró el documento preliminar del acuerdo, provocando reacciones que cuestionaron la decisión del Consejo General.

Igualmente se advierte que detrás de esto podría haber intereses políticos de grupos y de partidos -sobre todo- porque ocurre cuando ya nos encontramos inmersos en los trabajos y preparativos de las elecciones de junio del año que viene, y quiérase o no tendrá repercusiones.

Siendo honestos la señora no hizo mal papel en su paso por el IMPEPAC, en efecto, cuidó en todo momento que en las elecciones del 2015 y 2018 los partidos abrieras espacios en igualdad de número a hombres y mujeres; por lo que en mucho a eso se debe que hoy en Morelos la mayoría de quienes conforman la legislatura local sean féminas.

Es decir, sí ha dejado huella, y habría que preguntarse si lo anterior es menos trascendente que quitarla de esa responsabilidad en un momento como este. Como que el consejo del INE no hizo una valoración integral de su desempeño antes de decidir. Todos sabemos que en buena parte de los asuntos de mucha trascendencia suele optarse por determinaciones políticas, antes que legales, pero aquí como que hubo mano negra.

RENOVACIÓN POLÍTICA MORELENSE

*A la caza del voto

Para las elecciones del año que viene además de los partidos políticos ya conocidos se agregarán ocho más; que lograron su registro ante las instancias competentes y uno de ellos es Renovación Política Morelense (RPM), cuya presidencia está a cargo de Leticia Salgado Peña quien tomó protesta hoy como secretario a Harry Nielsen León, hasta ahora presidente de la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en el estado.

Y si bien es cierto que posicionar una nueva plataforma política entre los electores a nivel estatal no es cosa fácil sobre todo cuando no se tienen los recursos que otras instituciones similares sí poseen; aunque tienen una ventaja sobre los otros, porque no vienen manchados y satanizados como ocurre con un PRI, PAN, PRD, Verde, o hasta el propio Morena; que no acaba de resolver el tema de la renovación en su dirigencia nacional.

Inclusión y puertas abiertas a la sociedad, nuevas caras en la contienda y de preferencia líderes naturales con vocación en la política, son algunos de los preceptos que animan a quienes aceptan que van a una aventura en busca de ser competitivos en la lucha por diputaciones federales, locales y presidencias municipales.

Durante los últimos 12 años no sólo en México sino también en Morelos el nivel de desempeño y calidad moral de los políticos ha demeritado mucho, sufrimos las consecuencias de la improvisación, el aventurerismo, las ambiciones desmedidas de quienes han hecho del ejercicio político una forma vil de salir de pobres.

El descaro y el cinismo son la mayor constante en casi todos los que viven del presupuesto público,  y somos los gobernados y «representados» quienes tenemos que pagar esas costosas facturas, por eso es por lo que aquellos partidos y estructuras que ofrezcan algo distinto; o sea menos demagogia y más acción, podrían esta vez lograr simpatías y apoyo, esa pudiera ser la diferencia.

Nielsen León es un personaje muy identificado con el sector empresarial de Morelos en todos los niveles, eso pareciera ser una ventaja si logra atraer apoyos en un campo que reclama atención ante circunstancias verdaderamente lamentables y de sobrevivencia, tras la pandemia del coronavirus.

Incluir a hombres de negocios en los cuadros de competencia abriría algunas esperanzas de alcanzar representaciones que velen por sus intereses, porque en éstos momentos es muy escaso el compromiso que se observa en todos los niveles de gobierno y poderes públicos, por las necesidades de quienes han debido sacrificar miles de fuentes de empleo para evitar la quiebra porque no hay quien les tienda la mano.

Ojalá que mediante éstas nuevas instituciones se logre modificar los escenarios y recuperar un poco de dignidad en las representaciones populares, porque lamentablemente un alto porcentaje de legisladores, alcaldes y demás personajes de la política parecen delincuentes que autoridades, es muy vergonzoso, pero así es.

¿POR QUIÉNES Y POR QUÉ VOTAR?

*Elecciones 2021

Decenas de aspirantes a cargos de elección popular andan ya en plena promoción, ya sea en las calles comenzando a coquetear con el electorado o utilizando las redes sociales para darse a conocer.

Son en su mayoría oportunistas porque a pesar de que buena parte de ellos ocupan espacios de representación o cargos públicos en alguno de los niveles de administración, nunca se acordaron del abandono en que vive la ciudadanía, sobre todo ahora con la pandemia del coronavirus SARS-COV 2, y de pronto les nació el amor.

Todos y todas reaparecen poniendo su mejor cara, mostrando sentimientos de solidaridad y de aprecio que difícilmente sienten; aparentando sufrir por el dolor ajeno, porque todo eso vale la pena con tal de lograr el sufragio que los lleve a prolongar su estadía en las nóminas gubernamentales o entrar por primera ocasión en un espacio de privilegio como esos.

En sus discursos, con la asesoría de especialistas en la materia, ofrecen resolver todo aquello que por décadas nos han ofrecido y, no obstante que han sido parte del fracaso; la traición y la simulación, intentan ahora hacer creer que en caso de llegar a los cargos pretendidos transformarán la pobreza en abundancia, generarán empleos al por mayor y bien pagados, acabarán con la delincuencia y todos los males que nos aquejan.

La verdad es que para las elecciones de julio del año que viene no hay una razón suficiente como para confiar prácticamente en nadie; más bien existe un resentimiento, un dolor largamente acumulado, una decepción por los reiterados engaños, hambre y miseria de los cuales existen responsables perfectamente ubicados; personajes que sin escrúpulos que se han beneficiado y abusado del desastre cuando éste se ha hecho presente.

Podrá haber voluntad por parte de algunos niveles de autoridad para cambiar el comportamiento voraz de quienes nos gobiernan; insistiendo en que se lucha verdaderamente contra la corrupción, sin embargo desde acá abajo en el mundo de los mundanos, como que esos compromisos aún no permean a la mayoría.

Los agentes de tránsito siguen «mordiendo» al automovilista; en las oficinas públicas se sigue exigiendo mochada si quieres que algún trámite avance rápido, las dependencias prestadoras de servicios como luz, agua y alumbrado continúan literalmente robando a los consumidores porque no brindan un buen servicio o se exceden en cobro; es decir, no se aprecia cambio alguno.

Los secuestros, los asesinatos, el robo a luz de día son cosas recurrentes y permanentes, por lo menos desde hace más de una década, y ninguna autoridad parece capaz de frenarlo. Y si usted es víctima de alguno de esos abusos o delitos y va a poner su denuncia, lo más seguro es que lo re victimicen o a menos que tenga “lana” y “compre algunas consciencias”, de otra forma en un incidente de tránsito donde lo agredieron, usted podría pagar las consecuencias porque se aplica aquello que dicen: «quien tiene más saliva come más pinole».

Vaya pues ¿hay realmente alguna razón por la cual salgamos a votar alegremente a favor de alguien?

No, por lo menos no a favor de aquellos que ya tuvieron su oportunidad y nos defraudaron, los que desde el Congreso local; federal; los ayuntamientos o regidurías pudieron haber hecho algo por ayudarnos y sólo nos dieron la espalda.

O los que al frente de alguna de las instituciones públicas de gobierno lejos de cumplir con su responsabilidad de atender las necesidades del pueblo le dieron la espalda y, más aún, aprovecharon su condición de mando y toma de decisiones para sacar más dinero mal habido.

Le aseguramos que muchos de esos sujetos volverán a mostrarse humildes, comprensivos y sensibles; pero son cínicos y desvergonzados simuladores que lo único que intentan es seguir en las nóminas del presupuesto público, donde llueva o truene cobrarán religiosamente aunque no hagan nada.

En fin, como que desde hace años en calidad de gobernados no tenemos nada, o acaso muy poco que agradecer a los políticos; todo termina en reclamos, quejas, recriminaciones y hasta gritos e insultos contra los que están ahí recibiendo un pago por darnos resultados a nuestras necesidades, pero una vez alcanzado su objetivo pareciera que pierden la memoria, entran en amnesia y nos desconocen. De ahí que no veamos motivos más que para castigar en las urnas a los mentirosos y traidores ¿No le parece?

COMO EN CADA ELECCIÓN

*Partidos en descomposición

Podemos decir que prácticamente todos los partidos políticos, a nivel estado tienen dueños, hace mucho que sí fueron instituciones abierta y de interés colectivo, pero dejaron de serlo porque la absoluta mayoría sirve únicamente a intereses de grupo y son pequeños monopolios que buscan disfrazarlo con demagogia y populismo.

Y como es así, cada vez que se aproxima un proceso electoral lejos de entrar en unidad y reestructuración real para enfrentar con mayor éxito la contienda; más bien comienza la descomposición y por ende la desbandada por la cerrazón de sus propietarios que se niegan a la democratización interna de un partido.

¿Ejemplos? pues ya ve usted que apenas el Partido de la Revolución Democrática (PRD) dizque «renovó» mandos en el Comité Directivo Estatal, pero ¿qué fue lo que realmente ocurrió? se dio continuidad a la sumisión que traían desde el gobierno estatal pasado cuando Graco Ramírez Garrido Abreu llegó al Ejecutivo y su hijastro, Rodrigo Gayosso Cepeda, fue quien impuso el control en ese organismo y hacia adelante.

¿Cuál es la finalidad?  tener los controles para poder designar a su antojo a los candidatos a alcaldes, diputados locales y federales para la elección intermedia y, ¿saben qué? pareciera que el propio hijastro que perdió antes la elección a gobernador se ve ya como diputado local o federal;  pero no por elección en urnas, sino por la vía de los plurinominales que ni les cuesta dinero, ni hacer campaña y que son posiciones casi aseguradas si logran obtener un mínimo de votación.

Y así colocarán a todo su séquito como les dé la gana, la pregunta aquí sería ¡y dónde están las bases o la militancia que no reclaman? ¿será que ya de plano se quedaron vacíos y son tan pocos los militantes que a nadie le importa que hagan lo que les plazca? pudiera ser.

Vamos ahora con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no es nada distinto, porque la familia Salazar Solorio, encabezada por el Subsecretario de Gobernación Rabindranath hace mucho que tiene de rehén a ese partido aquí en Morelos, si es que se le puede llamar así.

Miguel Albarrán es actualmente el presidente estatal pero… ¿quiénes lo eligieron? pues los mismos, es decir Rabín y su hermano Radamés, a quien heredó una senaduría. Ellos son quienes ponen y disponen y decidieron sustituir a Miguel Lucía Espejo, quien se fue de suplente al senado cuando el hoy subsecretario pidió permiso para ir en busca del gobierno estatal morelense en el 2018.

Hay una corriente fuerte que les viene reclamando aclarar cuentas de prerrogativas, y sobre todo transparentar la elección de dirigentes, y han interpuesto recursos legales para tal efecto en el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC).

Y es que del dinero ejercido nadie sabe nada, y de los procesos de elección interna menos, hay violaciones gravísimas a los estatutos y en lo que toca a fondos económicos. Es claro que si se avanza en la investigación van a tronar y por eso Albarrán anda como loco; dicen que hasta ofreciendo lana y candidaturas a los quejosos con tal de que se desistan.

Ojalá que no prosperen esas marrullerías porque sería muy lamentable que un partido que logró ganar la presidencia de la República y las elecciones en general en el 2018 con un apabullante porcentaje siga en manos de rufianes que se han despachado con todo en los cargos; pateando a los militantes que tanto han buscado una opción real.

Entonces, también van hacia un desajuste, consecuencia de «sus dueños» como en el PRD, y van a entrar en un pleitazo porque desde luego que los hermanos Salazar Solorio, que colocaron hasta a su madre y otro hermano en el Ayuntamiento de Cuernavaca; no van a soltar el control tan fácilmente… si apenas viene lo bueno.

Ahora veamos lo que ocurre en el PAN, pues como que ahí hay dos dueños; por un lado y con la dirigencia estatal en sus manos los también hermanos Martínez Terrazas, que de igual manera  todos los hermanos tienen hueso -ya sea de representación popular obviamente por vía plurinominal o en la comuna capitalina, porque se amafiaron con el perredismo del sexenio pasado y ahora con el vapuleado edil Antonio Villalobos, que pagó su apoyo con cargos en la comuna.

Por cierto, a ellos se les conoce como «la divina trinidad»; porque son tres consanguíneos que lo tienen todo, y por el otro lado una corriente que sobrevive: los conocidos como «la sagrada familia» que aunque a regañadientes encabeza el ex gobernador Marco Adame Castillo que siempre ha estado muy bien recomendado en la dirigencia nacional y que ahora se acomoda y acomoda a su hijo de esa manera.

Seguramente se van a dar hasta con la cubeta a la hora de repartir las candidaturas, y ya se asegura que uno de los Martínez Terrazas se quedará con la candidatura por Cuernavaca, así sepan que en esas condiciones podrían perder.

¿Y cómo andan en el PRI? pues prácticamente peor, aunque son cuatro o cinco las figuras políticas quienes lo controlan todo, uno de éstos quien fuera en candidato al gobierno estatal, Jorge Meade Ocaranza y su hijo; se hablaba del otro ex candidato al gobierno, Amado Orihuela Trejo, pero pareciera que ha anunciado que se va del tricolor.

¿Y por qué haría tal cosa? pues porque sabe muy bien que no tendría posibilidad por ese lado, ni de ganar una regiduría; están tan amolados, que nosotros diríamos que difícilmente ganarán un espacio de elección directa en el 2021, y Amado puede ser todo lo que usted guste pero no tonto, y buscará una opción donde tenga más posibilidades.

El resto de los partidos como son el PES o el PT, por ejemplo, son tan insignificantes y ridículos que ni la pena valdría referirlos; sin embargo, lo haremos únicamente para confirmar que tienen dueño; en el del Trabajo pues ese personaje de dudosa reputación y trayectoria: la ahora diputada local Tania Valentina Rodríguez, quien manda y dispone a su antojo ya desde hace tiempo.

Igualmente sabe que nunca ganarían en las urnas y, asegúrelo usted, no se arriesgará, pero como dueña del mismo organismo político se asegurará -lo mismo que Gayosso- una candidatura plurinominal a diputación federal o regiduría o intentará reelegirse en el Congreso local; no obstante tendría que ir por el voto social y eso no pasaría. Como ve, todos los partidos tienen un grupo o algunos personajes como dueños del mismo y sus intereses partidistas dejaron de ser los del pueblo. Hambrientos de riqueza y de poder no les importa ni guardar las formas, pasan por encima de quienes se opongan porque además, la mayoría, nunca se han ganado un peso con el sudor de su frente, sino que se han aprovechado de sus relaciones hasta familiares, o sea no son profesionistas o empresarios reconocidos que de ahí hayan pasado a la política, nosotros como contribuyentes los hemos mantenido desde hace tiempo y ganan por lo que obtienen en sus cargos o por lo que llegan a negociar por sus posiciones.

¿Y LA IDEOLOGÍA Y EL PROYECTO DE PARTIDO?

*PRI, PAN, PRD ¿hacia una alianza?

En una acción desesperada por recuperar espacios político-electorales; algunos partidos vienen trabajando en la búsqueda de acuerdos para ir de manera conjunta o en bloque a las elecciones intermedias del próximo año.

Consideran que sería la única forma de tener alguna posibilidad de recuperar alcaldías, diputaciones federales y locales. De esa manera piensan en ser competitivos en la justa presidencial del 2024.

Nos referimos al Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y  el de la Revolución  Democrática (PRD); que tuvieron sus momentos de gloria pero que por el abuso de las autoridades surgidas de esas siglas y la traición a los compromisos con el pueblo, debieron pagar la factura en las urnas.

Pero con eso, si es que se llegaran a consolidar esos acuerdos, se estaría evidenciando la ausencia de ideología y de proyecto, mostrando la falsedad de sus ofertas; porque no podemos concebir que la derecha del panismo, el centro del priismo y la supuesta izquierda del perredismo; “coman en el mismo plato” cuando sus proyectos de nación son literalmente antagónicos.

¿Entonces, sólo van por los intereses de grupo y de partido en la conquista del poder por el poder mismo? intentando quitarle el control de las cámaras al partido en la presidencia de la República, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Cuando observamos éste tipo de alianzas es cuando reiteramos que muchos institutos políticos realmente no tienen razón de ser, se saben tan débiles, que reconocen que sin el acompañamiento de otra fuerza electoral no ganarían ni una regiduría y, de ser así ¿para qué los queremos?

Si hubiera por lo menos un poquito de decencia y lealtad con la ciudadanía ya habrían trabajado sobre un plan y proyecto que llevara a la eliminación de aquellas siglas partidistas que lo único que dan es vergüenza, y obligar al aglutinamiento de todas aquellas que dicen comulgar con una misma ideología en un sólo partido y desaparecer aquellas agrupaciones que ni si quiera la tienen, porque sólo aprovechan las coyunturas para vender un voto o unos cuántos que hacen “bisagra” en el Congreso.

Es decir, uno de izquierda, uno de centro y otro de derecha; de esa forma incluso se reduciría el gasto a nivel de prerrogativas partidistas y el costo de la política sería mucho menor. Pero, pareciera que vivimos en medio de una farsa y demagogia eterna, que lo único que hace es alimentar la corrupción y el engaño al ciudadano.

En las próximas elecciones, a nivel federal “la cereza en el pastel” es el Congreso de la Unión, los adversarios de éste gobierno necesitan quitarle la mayoría de los legisladores al bloque de Morena y de esa manera mejorar sus expectativas hacia la justa presidencial del 2024. Si no lo logran, sería casi imposible que eviten la continuidad del obradorismo por un sexenio más.

No obstante; nos parece una absoluta incongruencia y contradicción, que izquierdosos; derechosos y del centro pelen del mismo lado; cuando lo más lógico es que mantengan posiciones contrarias. Pero los valores, la ética y la honestidad de la mayoría de quienes viven del presupuesto público se fue perdiendo hasta llegar a dichos extremos.