CONCLUYE PERIODO ESCOLAR

Este viernes 05 de junio concluyó el ciclo escolar 2019-2020 de nivel básico en Morelos, y se contempla que las clases presenciales del ciclo 2020-2021 inicien el 10 de agosto próximo; siempre y cuando el semáforo sanitario se encuentre en verde, para no poner en riesgo la salud de las niñas, niños y adolescentes de la entidad.

Así lo dio a conocer el director general del Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM), Eliacín Salgado de la Paz, quien explicó que -luego de siete semanas de la estrategia educativa virtual “Aprende en Casa”-, este día los aproximadamente 366 mil estudiantes desde nivel inicial hasta secundaria terminaron sus actividades escolares correspondientes al ciclo 2019-2020.

Salgado de la Paz señaló que la valoración escolar del ciclo que concluye se realizará entre el 08 y el 12 de junio, y el proceso de descarga administrativa para la plantilla directiva y docentes será a partir del 15 y hasta el 19 de junio, para dar paso al receso magisterial previsto en el calendario oficial emitido por la Secretaría de Educación Pública (SEP) como ya se había dado a conocer.

Además, el funcionario subrayó que el 10 de agosto será la fecha referencial para iniciar formalmente el ciclo escolar 2020-2021; no obstante que previamente se realizará una sanitización de los planteles educativos.

El funcionario recordó a la comunidad escolar que “aún no es tiempo de salir”, por lo que invitó a padres y madres de familia; así como a la población estudiantil, a continuar con el resguardo en casa y ser parte del programa Verano Divertido, que transmitirá contenidos lúdicos, formativos y divertidos para que niñas y niños realicen actividades de forma voluntaria a pesar del aislamiento.

El director del IEBEM reconoció la sinergia y empatía de las maestras y maestros morelenses por el trabajo a distancia durante el periodo de la emergencia sanitaria; así como la responsabilidad de las madres y padres de familia para sacar adelante este año lectivo.

¿LE QUEDÓ GRANDE LA SILLA?

Con Eleacin, hace agua el IEBEM

El Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM) camina más por inercia que por trabajo y esfuerzo de sus autoridades. A decir verdad, al señor Director General, Eleacín Salgado de la Paz, le quedó grande la silla y no entendemos por qué no se han dado cambios.

Si bien el señor es profesor, es decir, debe conocer un poco del sistema educativo; nunca se distinguió por ser una figura siquiera de medio pelo en el rubro. Tal vez a causa de que siempre combinó la actividad magisterial con la política, aunque tampoco en ella logró gran cosa.

El manejo de la institución es errático, se habla de figuras que son las que realmente manejan el poder detrás del trono; debido a que Salgado de la Paz es poco tolerante y todo lo quiere resolver a gritos e insultos.

Algunos de sus subordinados lo consideran incluso enfermo, histérico y vulgar, porque el trato para con ellos llega muchas veces a la humillación y la agresión verbal.

Sabedor de sus debilidades ha tenido que optar por resolver descuidos e incumplimientos a partir de las primeras presiones de quienes, como docentes, se quejan de adeudos en los pagos de prestaciones y horas de trabajo.

Unos dos mil 500 maestros venían demandando precisamente esas remuneraciones. Agotaron los caminos legales y de la paciencia, fue necesario que la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) sección 19 de Morelos, Gabriela Bañón Estrada, moviera a algunos de los quejosos, para hacerlo reaccionar.

Bloquearon calles, hicieron una protesta y Eleacín debió poner fecha de pagos atrasados, porque tampoco tiene la estatura para enfrentar a un gremio que cuando se decide puede incluso hacer temblar a gobernadores, como en el caso del ex mandatario Marco Adame Castillo en el 2008.

El hombre simplemente se sacó la lotería con la actual administración, logró meterse en la campaña del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo por la confianza que le tomó en el Ayuntamiento y luego lo pusieron como responsable de la agenda de los eventos de campaña, donde más o menos cumplió.

Los resultados electorales fueron positivos, muy a pesar de la presencia de individuos como él, porque temeroso de la competencia le cerró la puerta a muchos otros interesados en colaborar en la campaña en bien de ese proyecto.

Sabemos de buena fuente que los bloqueó y mal informó con sus superiores, lo que muestra que se trata de alguien nada confiable, con rencores y resentimientos.

Hoy como responsable del IEBEM exhibe un comportamiento poco decente y respetuoso, característico de mentes pequeñas y mediocres, servil con los de arriba, grosero con los de abajo, por eso se tendría que empezar a valorar su desempeño.