¿ELECCIONES EN REDES?

A lo que la pandemia obligó

La pandemia del coronavirus COVID19 obligó a la humanidad a aplicar cambios acelerados sobre todo en la manera de comunicarse; las añejas formas de relación quedaron atrás en un altísimo porcentaje, y en México -una de las naciones con mayor índice de contagios y morbilidad- se tuvo que aprender en el camino a nuevas modalidades de interacción para que las autoridades cumplieran con obligaciones colectivas como la educación.

La tecnología a distancia en la comunicación parece haber llegado para quedarse, y ante la imposibilidad de desarrollar las clases presenciales en las escuelas se aplica desde casa vía las redes sociales y diferentes métodos o plataformas de comunicación basados principalmente en el internet.

Y así como ésta la cosa muchas otras actividades también deben realizarse por esta vía; pero por lo visto y, a diferencia de procesos anteriores, por ésta ocasión y por ahora los preparativos tanto de los partidos políticos, como de candidatos y de las mismas instituciones para la elección intermedia del 2021 se tendrán que realizar por lo menos en el arranque de la actividad en línea.

Es cierto que el uso de las redes sociales impactó ya de forma singular en los resultados de las justas políticas anteriores, sobre todo a partir del 2012 y más significativamente en el 2018, pero ahora la disposición de los órganos electorales hacia partidos y cuadros de competencia es que no pueden realizar campañas con muchas personas, y lo más aconsejable es que lo hagan a distancia.

Mientras la pandemia se mantenga en niveles tan delicados como hoy lo más aconsejable es mantener las distancias y aplicar toda clase de protocolos de prevención, y entonces serán aquellos aspirantes a cargos de elección popular que usen en mayor medida la tecnología y de forma correcta, los que lleguen a un mayor número de electores.

Claro, queda el recurso de la propaganda y publicidad tradicionales; es decir en el sistema de transporte, espectaculares, mantas o spots en radio, televisión o inserciones en medios de comunicación escritos, pero sólo los que están permitidos por la ley, ya que mítines masivos no se podrán realizar en un buen tiempo y eso seguramente se reflejará en los resultados de las votaciones en junio próximo.

El problema es que hay sectores en los que el uso de las redes sociales es escaso; o porque no cuentan con internet o porque simplemente no existe aún esa cultura de la comunicación, misma en la que niños, adolescentes y jóvenes de hoy ya son expertos, pero ellos no votan y entonces habrá más dificultades para llevarles los mensajes y las dádivas que antes se acostumbraba.

La enfermedad llegó a cambiar radicalmente las cosas, nos agarró desprevenidos y tuvimos que echar mano de toda clase de recursos para no quedarnos en el pasado; pero ahora hasta electoralmente se observarán modificaciones muy importantes en las campañas, y donde la tecnología será el instrumento más valioso, aquellos que lo sepan usar mejor llevarán ciertas ventajas. ¿No lo cree?