SÓLO ESPERAN EL MOMENTO

*Estaban agazapados, pero ya se asoman los políticos

Como cada que se aproxima un proceso electoral, muchos politiquillos vividores del presupuesto que estaban agazapados; ya comienzan a asomarse y a buscar cercanía con los electores para intentar regresar a sus andadas.

La pandemia por el coronavirus COVID19 los ha frenado un poco, pero aún así algunos de ellos no aguantan las ganas de salir a reclamar espacios en los partidos, porque la mayoría tratará de acomodarse donde considere que hay mayores posibilidades de ganar.

El país, los estados y en general los mexicanos, venimos sufriendo y siendo víctimas de una horda de personajes que a través de la política han logrado escalar diversas posiciones en el ejercicio del poder público, únicamente para vivir cómodamente sin trabajar, y mire que buena parte de ellos ha acumulado fortunas para varias generaciones; mientras una mayoría de la población sufre delicados problemas de miseria y hambre.

Como en todo suele haber excepciones y gente de valor, compromiso y solidaridad con el pueblo; sin embargo, son contados, la absoluta mayoría busca un cargo de «representación» para salir de pobre o para seguir engordando cifras en los bancos, con propiedades por todos lados, a pesar de carecer de conocimientos y formación para un desempeño siquiera regular en las instituciones gubernamentales o poderes públicos.

Y ello, desde luego, no es privativo de Morelos; lamentablemente es un fenómeno nacional y pillos los hay por todos lados y en todos los niveles, que como fieras sólo están esperando el momento oportuno para dar el zarpazo.

Hacemos referencia al tema porque ya en nuestro entorno cercano vuelven a la cargada personajes de negros antecedentes y que provocaron amargas experiencias para los ciudadanos, cuando se desempeñaron como «servidores públicos» o «representantes populares».

Por su descarado proceder en el pasado reciente muchos que fueron diputados locales, federales, alcaldes o funcionarios; si tuvieran algo de pudor deberían mantenerse alejados del quehacer político, pero no, todo indica que intentan el regreso y nos referimos a Amado Orihuela Trejo.

Él fue candidato del PRI al gobierno estatal en la elección del 2012, perdió frente al PAN pero al paso del tiempo y por presuntos actos de corrupción durante su paso por la representación cañera fue sometido por el ex gobernador Graco Ramírez, obligado a traicionar su militancia y sumarse a ese perverso gobierno incluso apoyando la candidatura del hijastro del tabasqueño a la gubernatura en el 2018.

Igualmente nos referimos a un Julio Espín Navarrete; otro ex diputado local y ex acalde de Puente de Ixtla del PRI que después se coludió con todas las raterías perpetradas en el gobierno anterior, pero que piensa que se ha olvidado, y amenaza con buscar acomodo en la justa que se aproxima.

Pues esos dos sujetos han hecho dizque una alianza electoral para reclamar una candidatura a algún cargo, cuando ambos, si en este estado y país se hubieran hecho las cosas conforme al estado de derecho; estarían tras las rejas y rindiendo cuentas por sus perversas acciones.

Desde el interior del tricolor se siguen quejando de la injerencia de viejos cuadros que no dejan avanzar a la institución, y que la tienen como rehén y nos referimos también al ex candidato a la gubernatura en la elección anterior, Jorge Meade Ocaranza; pues él y otros desgastados personajes se niegan a retirarse y a permitir que las nuevas generaciones ocupen sus espacios, y mire que incluso tienen hijos que bien podrían hacer un mejor papel.

Pero, ambiciosos hay por todos lados, y en todos los partidos como el PRD sigue como «dirigente» quien fuera secretario de Gobierno en la pasada administración de Graco Ramírez, el doctor  Matías Quiroz Medina, que eventualmente aparece cuestionado el desempeño de la actual administración; cuando adolece de calidad moral para tal efecto, pero siguen ahí varios, viendo cómo se vuelven a colar.

Bueno, los ex legisladores locales, Francisco Moreno Merino y Jorge Messeguer Guillén, éste último también ex secretario de Gobierno con Graco, se andan moviendo ya; cuando son copartícipes de desvíos de millones de pesos en la entidad durante los seis años pasados.

Por el lado del PAN, hasta ahora se han mantenido más discretos y lo que se advierte es que, en su oportunidad, habrá un encontronazo entre lo que se ha dado en llamar «la divina trinidad»; integrada por los hermanos Terrazas que tienen el control del CDE panista desde hace varios años, con lo que se denominó «la sagrada familia» encabezada por el ex gobernador Marco Adame Castillo.

En Morena van con su nueva generación de funcionarios y representantes populares, aunque también ahí hay muchos que ya probaron ineficacia en otros partidos y también traen un desafortunado desprestigio, sobre todo porque no estuvieron a la altura de las circunstancias y los compromisos de campaña.

En términos generales no vienen entregando buenas cuentas, y es de esperarse que igualmente sean castigados en las urnas si tratan de continuar en la actividad electoral. El gran problema es pues que seguimos viendo que en su mayoría, son individuos sin vocación de servicio y sin capacidad para ofrecer nada interesante a Morelos, en un momento en el que se requerirá de mucho esfuerzo y sacrificio para poder pensar en un mejor mañana.

PES Y PRD, «CHIFLARON EN LA LOMA»

La pérdida de confianza y credibilidad social en algunos partidos políticos, los llevo casi a la extinción durante el proceso electoral del 2018, ya que no pudieron ganar en las urnas suficientes posiciones en cargos de elección -en éste caso-, hacia el Senado de la República.

Entre esas instituciones con muy baja aceptación del electorado estuvieron el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Encuentro Social (PES); quienes obtuvieron muy pocas las candidaturas a los distintos cargos en la competencia y en lo que toca a la cámara alta pues obtuvieron una bajísima representación.

Pero, al interior de las cámaras hay reglas y entre ellas está aquella que especifica que para que se puedan constituir en fracciones o grupos parlamentarios se deben contar mínimamente con cinco escaños, y tanto el PES como el PRD se quedaron con un número menor con las renuncias a los partidos que se han visto en los últimos meses, y por lo tanto, habría que disolverlos y así fue.

En el caso del PES y por haber sido uno de los aliados electorales del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el proceso electoral, pues decidió sumarse al partido del presidente y asunto arreglado, pero en lo que corresponde al PRD simplemente se quedaron sin fracción, misma que comandaba el ex jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Por encima de lo anterior, consideramos que coincidimos con millones de mexicanos en el sentido de que muchos partidos políticos en México no tienen razón de existir; primero porque son repudiados por las mayorías, y segundo porque sus ideologías y plataformas coinciden con las de otros.

Hay más de 10 de esas instituciones políticas en nuestro país, más las que se agreguen este año que puede ser un buen número; se dicen de tendencia izquierda. ¿Entonces por qué no aglutinarse en uno solo, en lugar de mantenerse como semillitas cada una por su lado? la respuesta es clara, porque son un negocio para los promotores, no del interés de los electores, sino personal.

¿Quiere usted vivir a costa de nuestros impuestos sin trabajar? constituya un partido y se hará millonario con las prerrogativas, la mayoría son pura transa y en eso se convirtió, por ejemplo el PRD, que “por una lana” validaba en los congresos locales y de la Unión las propuestas de los gobernadores, o tenía componendas con los sistemas de gobierno en turno, traicionando el compromiso con la población.

¿Para qué queremos esas sanguijuelas? el caso es que siguen ahí sangrando al erario y sumándose a toda clase de corruptelas, por eso dejaron de ser atractivos en las urnas y de ahí que no lograrán los escaños suficientes como para ser una fracción parlamentaria en la cámara alta.

Lo ideal es que en México, como ocurre en la Unión Americana con los Demócratas y los Republicanos, es que aquí sólo tuviéramos tres partidos: derecha, centro e izquierda y “párele de contar”, en ellos se centran todas las ideologías y pensamientos; ¿para qué queremos tantos sátrapas y vividores, no le parece?

MUCHO DINERO EN MANOS DE VIVIDORES

*Y en la cuarentena millones muriendo de hambre

México vive momentos de angustia y desesperación, este fenómeno del coronavirus (Covid-19) traerá demasiado sufrimiento y no tanto por la enfermedad que ojalá sea prontamente controlada; sino porque millones de mexicanos no cuentan con las condiciones económicas como para hacerle frente a la cuarentena prácticamente decretada por las autoridades.

Es decir, en este momento no hay dinero que alcance para poder subsidiar a miles de familias que viven al día; sobre todo quienes se dedican al comercio en pequeño, micro o ambulante y que comen con las ventas de cada día, o sea, cuando no venden nada no comen.

Y es ahora cuando se ve la trascendencia e importancia de forzar cambios sobre todo en materia político-electoral, a fin de evitar seguir entregando dinero a vividores y farsantes políticos, falsos representantes populares, que encontraron la forma de no trabajar y vivir como reyes haciendo como que nos representan.

Nos referimos a aquellos que encontraron en los partidos políticos un extraordinario refugio para hacer dinero, a quienes desde ahí salen para ocupar posiciones de «representación» en gobiernos municipales, estatales, federales y, desde luego, en los congresos.

Esta nueva administración buscó el año pasado, a través del Congreso de la Unión, reducir a la mitad las prerrogativas que se les entregan a los partidos políticos y una buena parte de los diputados, incluidos algunos de Morena, se opusieron.

Rechazaron la iniciativa obligando a los encargados de las finanzas y a los órganos electorales a continuar entregando millonarios recursos de privilegio; cuando lo justo sería que cada institución de ésta naturaleza viviera de las propias cuotas de los afiliados, sólo que como son ya tan pocos los que creen en ellos y menos los que cumplen, por eso necesitan del dinero del pueblo.

Y qué decir de la sobrepoblación de legisladores tanto en los congresos locales como en el Congreso federal en el Senado y la Cámara baja. ¿Por qué se han negado a la eliminación de los dichosos lugares plurinominales o de representación proporcional, que son escaños que no pasan por las urnas, si ya no existe la justificación de que hay un partido único?

Para qué queremos a esos sujetos que a nadie representan y no contribuyen en nada a mejorar la convivencia, paz y armonía entre los mexicanos. ¿Cuantos miles de millones de pesos se destinan a éstas cosas mientras el 70 por ciento de los mexicanos viven en la pobreza y hambruna?

Pero todo lo anterior dibuja de cuerpo entero la frialdad, inhumanidad, egoísmo e inmoralidad de personajes a quienes no les importa ver que sus connacionales sufran en la miseria; con tal de seguir gozando ellos de lo que no se merecen, porque no se ganan un sólo peso por la buena, todo son negociaciones y componendas.

En estos momentos de incertidumbre, es cuando se requiere de todo ese dinero tirado a la basura en partidos políticos que, además, han traicionado constantemente a su pueblo; y que hace mucho dejaron de ser útiles porque se olvidaron de que eran puentes para gestionar necesidades de los ciudadanos ante las autoridades y también se dedicaron a robar.

AL AMPARO DEL DESASTRE

*Reelección de legisladores

Diputados federales, aprovechando la distracción y confusión social que se vive en México por el coronavirus, aprobaron “vía rápida” las reglas para tener la posibilidad de reelección en sus respectivas representaciones, sin dejar su curul, tanto para diputados como senadores.

Los senadores lo podrán hacer por dos periodos más, y los de la cámara baja hasta por cuatro.

Es decir, tomando en cuenta el año de su llegada al Senado o a la Cámara de Diputados, si logran reelegirse los primeros podrían permanecer 18 años (tres legislaturas de seis cada una) y los diputados 15 años, cinco periodos de tres. ¿Cómo la ve?

Y, ¿para tal efecto se hizo alguna consulta ciudadana?

No que se conozca; o sea, la decisión fue vertical y unilateral. Por encima de la opinión de un pueblo que es cada vez más ignorado por los políticos, que buscan perpetuarse en el ejercicio del poder en México.

En lo que se refiere a Morelos ya diputados locales y alcaldes pueden reelegirse desde la elección anterior; aunque sólo unos cuantos presidentes municipales lo lograron en la elección pasada y legisladores ninguno.

Aquí, lo que tendría que valorarse es el trabajo que a favor de los mexicanos han desarrollado esos políticos, la mayoría de ellos sin experiencia ni formación.

Esperemos que el pueblo siga diferenciando su voto en cuanto se presenten estas posibilidades para los legisladores federales, porque pusieron las reglas tan a su favor que podrán reelegirse aunque su partido haya perdido el registro o hasta por un partido diferente para el mismo distrito.

Estas reformas a las leyes que rigen al INE deberán pasar por el Senado, pero hasta el momento fueron votadas sin pasar a comisiones de revisión.

Y, seguramente sin mucho esfuerzo, concluiremos que son una carga para el pueblo… veamos en qué condiciones está el país.

Por el contrario, son los responsables del saqueo a la nación, de los asesinatos sin límites -incluyendo los homicidios-, de la pobreza extrema en la que vive casi la mitad de los mexicanos y lo que usted guste agregar.

¿Por qué afirmamos esto? porque ellos son los que finalmente distribuyen los recursos públicos y tendrían la facultad para revisar lo que se hace, auditar, remover en muchos casos y cuestionar lo que se hace mal.

Con todo lo anterior, ¿en verdad merecen «representarnos» tantos años?

Además, ¿es que no hay más políticos o ciudadanos con derecho a buscar esas posiciones y tienen que ser los mismos por tanto tiempo?

No cabe duda de que seguimos siendo objeto de abuso de esa sarta de vividores, que a costa de nuestro dinero gozan de privilegios, prebendas y lujos que nosotros no alcanzaremos jamás, aún trabajando arduamente toda la vida.

Claro, de nosotros mismos depende que se reelijan pero, hay tantas maneras ilegales para hacerlo, que muchos sátrapas sí podrían lograrlo.

Nos distraen con cualquier cosa para hacer de las suyas, porque estamos tan divididos que no oponemos resistencia. Así es México.