ESCÁNDALO EN EL PT MORELOS

Deberían pedir licencia, mientras se investiga

En un grave señalamiento, por la sospecha de que se encuentran relacionadas con miembros de la delincuencia, están las diputadas locales del Partido del Trabajo (PT), Tania Valentina Rodríguez Ruiz y Erika García Zaragoza, debido a que un ex dirigente de ese instituto político en la zona oriente del estado; involucró a la segunda en la fabricación de delitos y otras irregularidades.

En el caso de Rodríguez Ruiz, Javier Rosendo Pareja el dirigente del oriente, a través de una llamada telefónica que grabaron 10 legisladores que estaban en una reunión, la amenaza por el incumplimiento de compromisos durante las candidaturas y la campaña.

Textualmente, le advierte: «si para mañana no me das mi dinero te va a llevar tu pinche madre; mientras, ella le preguntaba ¿quién eres, el hermano de Marcelo, de Huecahuaxco?”, y él le refutaba, ¿ahora ya no me conoces?.

A decir del legislador José Casas González, quien expuso la grabación en una sesión de pleno donde comparecía el Fiscal estatal, el reclamo era por dinero facilitado a varios candidatos del PT en las elecciones del año pasado.

El asunto es por demás delicado, porque tanto Javier como su hermano Marcelo Rosendo Pareja fueron acusados de extorsión por parte de la otra diputada petista, Erika García Zaragoza, quien sufrió hace unos meses un atentado en una carretera hacia Cuautla con armas de grueso calibre, incluida un «cuerno de chivo».

denuncia José Casas en tribuna

Ambos hermanos fueron detenidos hace unos días por elementos policiacos el 13 de septiembre pasado y encarcelados; sin embargo, en la audiencia de vinculación a proceso la juez no encontró elementos de prueba y decretó su libertad.

Toda la denuncia se llevó a cabo durante la primer sesión formal, en lo que va desde del inicio de la Legislatura, frente al fiscal Uriel Carmona a quien se le recriminaba la falta de actuación efectiva para cumplir con su función.

De acuerdo al diputado Casas, varios legisladores han sido amenazados de muerte y han tenido que solicitar guardias de seguridad y usar vehículos blindados, ya que temen por su vida.

En una segunda grabación, lo que relata el delincuente quejoso es que el 19 de septiembre debían quedar libres durante la tarde, pero el director del penal, argumentando la falta de un documento, los retuvo hasta las nueve de la noche, cuando fueron liberados. Al salir, tres vehículos, entre ellos un carro negro, los venían siguiendo.

El auto negro, refiere la narración, fue visto horas antes ingresar al reclusorio, lo que lleva a pensar que desde la dirección de ese centro penitenciario se planeó eliminarlos en su trayecto a casa. «Nos comenzaron a seguir, me quedaba claro que ahí terminaríamos, y decidí aventarme del carro en el que veníamos con Álvaro y Héctor Torres, que nos fueron a traer».

Marcelo menciona que quienes siguieron en el vehículo, su hermano y los otros dos, están desaparecidos, que desde ese día no se sabe de ellos, pero ahora se habla de que aparecieron sin vida en el Estado de México».

Lo anterior es tan delicado que tanto Erika como Tania, tendrían que solicitar licencia al cargo mientras se desarrollan las investigaciones al respecto, porque si es verdad que Javier, Álvaro y Héctor fueron asesinados; las dos parecieran estar implicadas en el caso.

Marcelo responsabiliza a García Zaragoza y al director del penal por la vida de los tres, pero Javier, quien le exigió la devolución del dinero, es quien está desaparecido.

Las instancias competentes deben investigar el asunto. El Congreso local no puede ser utilizado para protección de estos presuntos actos de corrupción y de delitos; hablamos de cosas muy delicadas que son parte del gravísimo problema de inseguridad por la que pasa la entidad.

Lo increíble es que con todo y eso, esos personajes amparados en el fuero todavía hablan de transparencia, honestidad, exigen justicia y acusan desde sus trincheras falta de capacidad y de voluntad para encontrar la paz. Es demasiado cinismo, advirtió el diputado Casas, quien hace unos meses renunció al PT en el que sólo militó unos cuantos días.

Cuestionó a otros legisladores o legisladoras que las apoyan, que en todo caso serán cómplices en caso de que llegar a probarse algún delito. Pero reiteramos, los señalamientos son graves y directos, y si hay algo de decencia en ellas, tendrán que solicitar licencia a sus «representación», para ser investigadas.