COMO SIEMPRE… TRABAJADORES; LAS VÍCTIMAS

¿Y el Juicio de Procedencia?

La ausencia de estatura política y de formación por parte del edil de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, ha llevado a esta ciudad a un verdadero desorden en todos los sentidos. La administración municipal exhibe ignorancia, falta de compromiso y nulo proyecto, y ello nos empuja hacia la indefinición.

No obstante que es el dinero lo que escasea para enfrentar los compromisos mínimos como la prestación de servicios, ya ve usted que se dio todo un escándalo cuando la Fiscalía Anticorrupción denunció al alcalde por presunción de enriquecimiento inexplicable y posible desvío de recursos cuando no hay presupuesto para invertir en Cuernavaca; pero sí aparentemente para que este sujeto meta mano a su antojo.

Por cierto, sobre el tema la Fiscalía Anticorrupción presentó las pruebas del robo de Villalobos en el Congreso local para que se le inicie un Juicio de Procedencia y, si se prueba el delito, destituirlo y aplicarle la ley.

Aquí le preguntaríamos a los diputados ¿cómo va dicho proceso? porque ya es tiempo de que hubieran informado a la ciudadanía de cómo va el expediente ¿o acaso ya negociaron? eso pensaríamos si al paso del tiempo no avanzan las cosas.

Bueno, pues como el señor no está dispuesto a regresar lo que supuestamente ya se robó, y no hay fondos para lo más indispensable en la comuna; volvió a correr a personal del Ayuntamiento y esta vez en un número francamente preocupante, se habla de unos 500 trabajadores despedidos en todas las áreas, cosa por demás injusta sobre todo en éstos tiempos de carencia de empleo.

Hay señales de que la Presidencia Municipal está literalmente en quiebra, y no se ve trabajo de recuperación de calles y avenidas que se encuentran en plena destrucción por falta de mantenimiento, y ahora el presunto alcalde se va por el camino más fácil, correr a quienes sí trabajan, a los que mantienen con su esfuerzo más o menos activa la prestación de servicios como recolección de basura, limpia, cuidado de las áreas verdes, alumbrado y lo que usted guste.

¿Por lo menos esos despedidos recibirán al 100 por ciento el finiquito que por ley les corresponde? lo dudamos, porque en ocasiones anteriores los afectados fueron incluso amenazados de que si no recibían lo que les daban se quedarían sin nada porque tendrían que interponer juicios, lo que ha demostrado absoluta inconsciencia e ingratitud.

Lo sospechoso es que precisamente para evitar esas raterías y cuidar de la buena aplicación del dinero y cuidado de la infraestructura del Ayuntamiento, se cuenta con un cabildo integrado por regidores y síndico; que hacen la vez de un poder legislativo o órgano colegiado de consulta, pero no vemos que ningún miembro que levante la voz y diga algo con respecto a graves irregularidades que se observan, descuido y ahora despidos masivos.

¿Es que acaso están igualmente embarrados la mayoría de los regidores?

Reiteramos, seguimos esperando que la Cámara local de diputados dé a conocer el resultado de las pruebas respecto al presunto robo por parte del alcalde, que presuntamente fueron entregadas por la Fiscalía, a partir de las cuales consideró viable solicitar el Juicio de Procedencia, ya pasaron varias semanas como para que supiéramos algo. ¿O acaso igualmente se prestaron a la mochada.

Sabemos que en el Congreso hay un grupo de legisladoras capitaneadas por Tania Valentina Rodríguez Ruiz que defiende los corruptos intereses de los graquistas, y lógicamente a Villalobos Adán se le está protegiendo porque es parte de esa “sarta de presuntos ladrones” pero ¿y los otros 14 legisladores, y los regidores? con ellos se puede avanzar ¿o no?

TERCER Y ÚLTIMO AÑO

Comienza el tercer y último año legislativo en el Congreso del estado, los resultados hasta ahora son demasiado pobres; no hay nada de trascendencia que hallan legislado los 20 actuales diputados y diputadas, pudieran excusarse en que la pandemia los obligó a la suspensión de sus labores, pero la realidad es que nunca hicieron nada ni estuvieron a la altura de las circunstancias.

Ya de las promesas de campaña ni que hablar, se van diluyendo gradualmente al paso del tiempo; el mayor compromiso era revisar las acciones de corrupción del reciente pasado y, únicamente, seguimos escuchando discursos sin nada en concreto.

Quedaron bastante claros dos aspectos de perversidad del anterior gobierno y de sus antecesores; una sarta de diputados que se amafiaron con el ex gobernador Graco Ramírez para robar al estado con decenas de jubilaciones doradas en las que se usaron documentos falsos para la aprobación de sendas prestaciones que merecían revisión y revocación; además de sanción a los infractores.

Eso por un lado, por el otro pues no vemos nada que beneficie legislativamente a los morelenses; que finalmente son quienes cubren un presupuesto anual cercano a los 500 millones de pesos, y que merecen una respuesta que no vemos cómo se pueda dar.

¿Con base en qué los morelenses seguimos pagando impuestos prácticamente por todo sólo para que los políticos se den la gran vida? ¿hasta cuándo tomaremos consciencia y decidiremos en función de la calidad moral, capacidad y honestidad de los quieren representarnos en algún cargo de elección?

¿Qué hacen para merecer un ingreso muy por encima de los 100 mil pesos mensuales con vehículos, sistemas de comunicación personal, apoyo de otros servidores públicos y particulares que nosotros pagamos y toda clase de lujos? por lo visto nada y, acabaríamos preguntándonos…  ¿qué pasaría si por un tiempo se cancelara la existencia de poderes como ese que representan, por inutilidad, por la nula rentabilidad y resultados? pues usaríamos esos 500 millones que nos cuestan al año en cosas de mayor beneficio social.

Pero reiteramos, entran a su primer periodo ordinario del tercer y último año legislativo; o sea que ya se van, pero no sólo es eso; si en los dos años anteriores sólo protagonizaron confrontaciones entre grupos políticos, la mayoría de los diputados para el año que comienza seguramente mostrarán mayor ausencia porque empiezan a ver qué van a hacer después.

Es simple, como si realmente lo merecieran la mayoría de esos «representantes populares» quieren la reelección, o al menos que sus respectivos partidos políticos los tome en cuenta para otra candidatura, quizás a una presidencia municipal.

Comenzaremos a ver curules vacías y sólo unos cuantos asistiendo a las sesiones; porque ya andan haciendo campaña, ya ve usted a esa diputada del PT, Tania Valentina Rodríguez, ya anda como loca promoviéndose en todos lados, y por eso hasta el mediocre alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, la ha invitado a sus giras “de trabajo” por la capital del estado para darse imagen mutuamente.

Los corruptos hacen grupo y se amontonan para seguir haciendo de las suyas, y es el caso con los personajes referidos; no han hecho más que beneficiarse de los cargos y hacer daño a sus gobernados o representados, pero sienten “que la tierra no los merece” y van por más.

Con esa calidad moral de políticos, éste estado y el país se seguirán arruinando; sin embargo, como electores tenemos la posibilidad de “cortarles las alas” en las urnas, pero quien sabe qué pasa que pareciera que no somos capaces de limpiar el ambiente gubernamental, de seguir así estamos fritos. ¿No le parece?

REFORMA ELECTORAL, EL PRETEXTO

*Alcaldes-diputados ¿cobro de facturas?

El intento de 13 diputados locales para aprobar una reforma electoral que proponía, entre otras cosas, elevar el número de «representantes populares» de 20 a 24 a partir de la próxima elección; ha derivado en otro conflicto entre legisladores, alcaldes y el gobierno estatal.

Cierto que faltó trabajo de operación a quienes impulsaron ese proyecto, que incluyó aspectos tan sensibles social y políticamente como el incrementar el número de diputados; cuando lo que reclama la sociedad es disminuirlos y que se terminen puestos tan privilegiados, por citar algunos puntos de trascendencia; sin embargo, fue excelente oportunidad para que se hiciera de este tema un conflicto, más con tintes electorales que propiamente legales o de conciencia popular.

Esto, que por lo menos hasta ahora parece un fallido intento de reforma, evidencia igualmente una especie de revancha o desquite político de la mayoría de los presidentes municipales; que se sentían lastimados y agraviados por el Congreso local desde hace tiempo, ya que cuando reclamaron mayores recursos y apoyos para enfrentar la pandemia del COVID-19 fueron desatendidos y dejados a su suerte.

No obstante, es de insistir en que se aprovechó la coyuntura para hacer presencia pública, desacreditar algunas acciones del propio gobierno estatal y, de paso, mostrar la debilidad de los  acuerdos y consensos que subsisten en el Poder Legislativo, porque ahora surgió un nuevo grupo de diputados con componentes distintos y que curiosamente son siete, como las siete mujeres legisladoras que desde el comienzo de los trabajos legislativos hicieron lo propio (éstas, claramente manejadas por el ex gobernador Graco Ramírez) con Tania Valentina a la cabeza.

Pero en lo que se refiere a los alcaldes, pues son mayoría quienes rechazaron la propuesta de reforma a las disposiciones electorales (19 de 36 municipios), cuyo número es suficiente para que se dé marcha atrás, se ve que se trata casi en su totalidad de ediles opositores, que desde hoy muestran que van en contra de algunos partidos en particular, y con lo anterior perfilan ya su trabajo pre electoral hacia la justa intermedia del 2021.

Hay algunos, aparentemente «de casa», es decir de filiación morenista o pecista como el caso del de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, pero que se sumó a la reacción en contra del Congreso y del gobierno estatal porque, al igual que ciertos diputados, sigue sirviendo a intereses contrarios a la administración estatal como se supo desde su candidatura, es parte de las huestes del tabasqueño Graco infiltrado en la alianza morenista por el entonces dirigente del PES José Gómez Borbolla.

No obstante, habría que agregar que muy particularmente en lo que se refiere al intento de incrementar el número de ocupantes de curules, fue un “craso error” y estamos muy seguros que si el tema se hubiera llevado a consulta ciudadana la respuesta contundente iba a ser NO, y por el contrario se habría reclamado reducir su número.

Respecto a la postura de los presidentes, así sea por intereses electorales, es coincidente con el sentir popular, y por lo tanto es rentable políticamente. En su posicionamiento los alcaldes mostraron su descontento contra los 13 legisladores que impulsaron ese trabajo, pero muy sutilmente también dejaron observar un mensaje en contra del gobierno del estado o su partido el PES, porque del mismo modo sienten que en esta contingencia no los ha apoyado como esperaban.

La pandemia ha obligado a suspender coyunturalmente el activismo electoral rumbo al año que viene y percibimos que quienes buscan continuidad en sus cargos como legisladores o ediles, buscarán una nueva posición y están ansiosos de salir a la calle, tuvieron su oportunidad de hacerlo con éste resbalón del intento de reforma.

Pero, también diríamos que desde la administración pública estatal se tiene ya con mayor precisión, conocimiento del tamaño de los adversarios políticos a enfrentar en el proceso del 2021, y diríamos que no serán pocos, aunque en su oportunidad cada uno de ellos irá por sus intereses de grupo, de partido o personales. Pero en esto, hicieron frente común.

RECHAZAN MUNICIPIOS REFORMAS ELECTORALES

*Y los llaman revanchistas

Los Cabildos de 19 de un total de 36 municipios rechazaron los últimos días las modificaciones electorales que aprobó por mayoría de votos el Congreso de Morelos la madrugada del miércoles pasado, lo que en automático congela la reforma por falta de aprobación del constituyente permanente; y hace que no tengan vigencia los cambios al menos para el proceso electoral que se llevará a cabo el año entrante.

Por su parte, la mayoría de los diputados que aprobaron la reforma lamentó en un comunicado el rechazo de los Cabildos, en lo que calificó de una actitud de revancha y cerrazón política que no tomó en cuenta la inclusión indígena, la gobernabilidad y las propuestas para poner freno a la violencia de género.

De acuerdo con el comunicado el dictamen avalado por mayoría de las y los legisladores de Morelos durante la sesión continuada del pasado 1 de junio; actualizaba la normatividad en términos de lenguaje incluyente, ya que reformaba diversos artículos de la Constitución Política y adicionar o derogar diversas disposiciones del Código de Instituciones y Procedimiento Electorales, así como de la  Ley Orgánica Municipal y de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, todas del Estado de Morelos.

Con ello, aseguran se reivindicaba el mandato ciudadano para garantizar la paridad entre hombres y mujeres en los procesos electorales y otros ámbitos, lo que no fue tomado en cuenta para oponerse, argumentando sólo el aumento de 20 a 24 diputaciones, negando a los y las morelenses la posibilidad de una ley electoral paritaria.

“No tomaron en cuenta que el incremento de cuatro diputaciones no sería en el caso de los plurinominales, sino diputados de mayoría; es decir de elección, para garantizar la correcta atención y representación ciudadana y hacer eficiente la redistritación, además que se dejó en claro que esto no significaría ningún aumento al presupuesto del Poder Legislativo, y que tampoco se incrementaría el número de regidores en el caso de los municipios.

Los alcaldes desdeñaron el espíritu democrático de esta Reforma Político Electoral, que pretendía incrementar del 3 al 4 por ciento, el mínimo de la votación necesaria para que los partidos políticos locales pudieran conservar su registro y acceder a espacios plurinominales, endureciendo la norma para inhibir el surgimiento de partidos políticos que resultan un lastre presupuestal para los ciudadanos y que viven de los impuestos de los morelenses”, apunta el documento de posicionamiento del Congreso local.

Cabe señalar, que algunos diputados locales habían ventilado previa a la aprobación de la reforma de ley que algunos alcaldes habían condicionado su aprobación al aumento de algunos impuestos o gravámenes municipales, ya sea en una modificación a la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos que buscaban, a razón de ajustes necesarios con motivo de la pandemia del coronavirus Covid19.

Asimismo, dieron a conocer la lista de los municipios que rechazaron la Reforma, entre los que se encuentran Yecapixtla, Amacuzac, Coatlán del Río, Atlatlahucan, Tetecala, Tlalnepantla, Jantetelco, Zacatepec, Tlaquiltenango, Cuautla, Tepalcingo, Zacualpan de Amilpas, Totolapan, Xochitepec, Ocuituco, Zapata,  Cuernavaca, Yautepec y Hueyapan.

REFORMA ELECTORAL

*¿En beneficio de quién?

La ínfima productividad de la actual Legislatura local, integrada por 20 diputados, es una clara muestra de la nula utilidad que el Poder Legislativo ofrece a sus representados; los morelenses, a cambio de un presupuesto que anda en torno de los 500 millones de pesos anuales.

Son muy pocos los integrantes de ese «cuerpo colegiado» que muestran algo de interés o desempeño legislativo para justificar el cobro de sus ingresos; la absoluta mayoría es sólo una pesada carga económica para la sociedad y más en éstos momentos de crisis, criminalidad y pandemia que padece la entidad.

Nos referimos al tema porque quizás aprovechándose del encierro de la gente nuestros “flamantes representantes populares» aprobaron una reforma electoral a espaldas del pueblo, y contrariamente a lo que se esperaba; en lugar de reducir su número volvieron a incrementarlo en cuatro curules. Es decir, ahora serán 24, en lugar de los actuales 20.

¿Cuál fue su excusa? pues que para darle representación a los nuevos ayuntamientos, argumento francamente inaceptable, porque ya sabemos que en la práctica casi ninguno opera en función de los intereses de quienes los llevaron a tan privilegiado espacio laboral.

¿Y a quién consultaron para agregar esos cuatro diputados más, y reformar incluso la vida interna de la Legislatura? que sepamos, a nadie, y mire que desde hace años la posición mayoritaria del electorado es reducir el número de legisladores y, sobre todo, eliminar a los dichosos plurinominales que sirven para maldita la cosa, ya que no surgen del voto popular.

Así como están integrados hoy son 12 diputados de elección directa y seis de representación proporcional, y en congruencia con el momento que vivimos y la austeridad decretada por el presidente de la República, debieron reducirse a los 12 de mayoría y punto.

Qué lamentable que, en cuanto a rentabilidad, la mayoría de ellos sea casi un cero a la izquierda; en algunos casos por desconocimiento y falta de preparación alguna, pero para hacer negocios y buscar beneficios sí están muy abusados.

Incluso hay otro aspecto de la reforma que va en contra de la misma Constitución General de la República y de la legalidad; que ahora para aprobar temas relevantes, que requerían de las dos terceras partes de la asamblea, lo que se llamaba mayoría absoluta, con los cambios sólo se necesitará el 50 por ciento más uno de los votos.

Terrible lo que hicieron, no consultaron a nadie cuando había asuntos delicados como los antes referidos y se condujeron en lo oscurito, a sabiendas de que como la mayoría ciudadana está en casa muy preocupada por la situación económica, no puede haber protestas ni manifestaciones.

Pero ya veremos, porque también puede haber promoción de recursos legales de organizaciones sociales o de abogados que en lo individual se puedan ver agredidos sus intereses con la decisión tomada y que se puedan promover recursos, o incluso controversias  de otros poderes del Estado.

PARÁLISIS LEGISLATIVA

*So pretexto del coronavirus

La presidenta de la Junta Política y de Gobierno del Congreso local, Alejandra Flores Espinoza, hizo un llamado a sus compañeros a fin de que “se presenten” a legislar para poder resolver pendientes acumulados; pero, pareciera que nadie la ha escuchado.

Por lo menos hasta ahora no vemos alguna decisión colectiva en ese sentido para recuperar las sesiones ordinarias del Poder Legislativo de Morelos, y francamente vienen decepcionando cada vez más a los ciudadanos porque; de seguir así, se convertirían en la Legislatura menos productiva de que se tenga memoria.

Prácticamente, ninguna de las promesas de campaña que hicieron ante el electorado se ha logrado cumplir, y la población tenía especial esperanza en que se castigara a quienes, en el sexenio anterior burlaron la confianza ciudadana y robaron a placer, empezando por el ex gobernador Graco Ramírez.

La absoluta mayoría de quienes formaron parte de la Legislatura anterior fueron cómplices y actores activos de la rapiña; y habría que aplicarles la ley, ese era el compromiso de la mayoría de los actuales diputados pero, haga usted un análisis y revisión de sus acciones, y se encontrará que no lograron meter a nadie a la cárcel como lo prometieron.

sabemos que al interior de la cámara existe un grupo encabezado por la diputada Tania Valentina Rodríguez, que defiende los intereses del tabasqueño, pero aún así se debió actuar contra los delincuentes de cuello blanco; no ha sido así o por lo menos no en más de un año siete meses de haber arrancado su periodo.

La división interna y la defensa a ultranza de ese grupúsculo de vividores que siguen defendiendo al ex gobernador llevó en su momento a una parálisis casi total de la actividad legislativa, porque ese era precisamente el propósito de quienes evidentemente se beneficiaron de la corrupción pasada, pero tampoco se observó mucha entrega del resto de los integrantes de la legislatura para avanzar.

Hoy, con la pandemia del coronavirus encima, los «representantes populares» se ausentaron; cuando cuidando las formas y recomendaciones en materia de salud o hasta sesionando a puerta cerrada vía internet podrían continuar sacando asuntos pendientes. Pero, en cambio, han optado por tomarse vacaciones indefinidas; eso sí, cobrando íntegramente sus emolumentos ¿cómo la ve?

Esa falta de responsabilidad sumada a otros tantos factores que amenazan con un caos social y económico -a muy corto plazo-, nos pegará bastante duro a todos por igual; sin embargo, la mayoría de los políticos y en particular aquellos improvisados, tampoco ponen nada de su parte por cumplir con sus respectivas responsabilidades.

Lo mínimo que la mayoría de los legisladores deberían andar haciendo es sumarse en apoyo a la ciudadanía, distribuyendo artículos de limpieza y desarrollando una intensa campaña a fin de generar consciencia popular de cuidados contra en virus, pero no apreciamos nada al respecto, si acaso algunos esfuerzos pero de autopromoción.

Y ya para cuando la pandemia haya pasado, que ojalá fueran dos o tres meses solamente, el proceso electoral hacia la elección intermedia del 2021 estará ya entrando en auge y muchos de los señores y señoras diputadas abandonarán todavía más sus tareas legislativas, para tratar de mantenerse por lo menos en el presupuesto público, ya sea mediante la reelección, buscando alguna alcaldía u otra posición. Ya lo veremos.

Por eso consideramos que ésta podría ser la legislatura menos productiva de los últimos tiempos; lástima, porque sí que se generaron muchas expectativas ya que llegaron aparejados muchos por el proyecto de la Cuarta Transformación.

APRUEBAN PRESUPUESTO EN MORELOS

Durante la noche de ayer los diputados locales lograron aprobar, con más de 40 días de retraso, el Presupuesto de Egresos para el Estado de Morelos; luego de que se mantuvo nuevamente en parálisis la asamblea, cuya última sesión fue el pasado 15 de diciembre del 2019.

Aunque los diputados aseguraron que el retraso en la aprobación del Presupuesto de Egresos fue consecuencia de las modificaciones realizadas, para darle un enfoque más social al gasto público; la división de los legisladores se volvió a evidenciar cuando el grupo de las siete diputadas del Frente Progresista de Mujeres se retiró del recinto anticipadamente, por lo que se evidenció la falta de acuerdo para la aprobación de la Ley de Ingresos para los municipios.

La sesión fue convocada a las cinco de la tarde y dio inicio a las 21:00 horas, para concluir poco antes de la medianoche, pero sin discutir la aprobación de las leyes de ingresos municipales.

CONGRESO-SCJN

Por sus acciones los conoceréis

Finalmente, y casi en el último minuto, el Congreso local de Morelos aprobó ayer con una votación mayoritaria de 13 diputados y siete en contra, ordenar la transferencia de 26 millones de pesos para pagar a jubilados del Poder Judicial del estado, resolución ordenada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El máximo tribunal federal había dado como fecha fatal para tal efecto este7 de noviembre, bajo la advertencia de que, de no ser así, podría haber destituciones masivas de diputados y funcionarios estatales.

Pero, a pesar de ello, y de que era una disposición superior e inapelable, hubo legisladoras que sufragaron en contra; es decir, apostándole al desacato y la confrontación con la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

En una acción inédita y que muestra cómo hay quienes le apuestan al fracaso institucional, las siete integrantes del Frente de Mujeres Progresistas (Graquista), encabezadas por la principal operadora del ex gobernador, Tania Valentina Rodríguez, se opusieron al cumplimiento de esa disposición que era una orden.

Habrá ahora qué esperar a ver si la SCJN da por válido el acuerdo o exige que sea bajo mayoría absoluta, que con base en los 20 legisladores, tendría que haber sido respaldado por 14 votos de los 20 votos.

Y por otro lado, igualmente, conocer si además de aceptarlo la Corte con 13 votos, o dispone de algún procedimiento o sanción en contra de ese grupúsculo de legisladoras en rebeldía.

Lo lógico debería ser que se les inicie el procedimiento legal correspondiente para un juicio político o desafuero, por tan grave osadía.

Entonces pues, continúa en manos de la corte el asunto y por lo tanto hay que esperar a que se manifieste este órgano jurisdiccional, que debe ser en breve porque a su vez el Poder Judicial del estado sigue a la espera junto con sus pensionados.