TIENE LA SOGA AL CUELLO

Zapotitla Becerro a su suerte

La fracción parlamentaria del Partido Encuentro Social (PES) ha expulsado de sus filas al hasta ahora legislador Marcos Zapotitla Becerro, y con ello lo deja en la intemperie y a merced de sus detractores que, como dijera un viejo corrido «se le han echado de a montón y literalmente lo tienen contra la pared”, acusado de violación.

Tenemos entendido que legalmente aún no le prueban nada, pero como el asunto es más político que otra cosa pues por esa vía le ajustarán las cuentas, y así como están las cosas no vemos cómo pueda escapar a la guillotina; porque ya tiene la soga al cuello y solo falta que le den el último jalón para que ésta añeja historia concluya.

José de Jesús Sotelo y sus compañeros de bancada lo han declarado fuera de su fracción parlamentaria, y con ello entregado a las fieras para que lo devoren pero no obstante las presiones políticas y sociales en DAD nos sigue quedando la duda en torno a lo que pasó ¿qué se hizo Zapotitla Becerro que lo llevaron a esta situación muy pocas veces vista?

Curiosamente, son un grupo de mujeres diputadas identificadas con el ex gobernador Graco Ramírez Garrido y cuya principal operadora es la petista Tania Valentina Rodríguez Ruiz quienes vienen ejerciendo presión para desaforarlo, y ese hecho hace dudar de la seriedad de los señalamientos; porque ese grupo de diputadas se manejan por intereses ya sea económicos o políticos, y se nos antoja que algo de eso hay por ahí.

Pero también es cierto que fue un familiar del propio diputado quien lo denunció de la violación; aunque luego la abuelita de la presunta agraviada declararía que no había tal violación y que había sido una especie de revanchismo por algunos conflictos con la familia de la supuesta agredida, aunque a esa versión de la abuela no le dieron crédito y las cosas siguieron adelante.

No tenemos referencias en el sentido de que la Fiscalía General de Justicia lo haya encontrado culpable, es por eso que se nos antoja un proceso severamente contaminado, pero políticamente el señor legislador ya está casi enjuiciado y si tenía aspiraciones de contender por alguna otra candidatura o por la reelección pues no podrá, está “frito totalmente”.

Y no decimos que sea inocente, no lo vamos a defender y menos si hay algo de verdad en los señalamientos, pero como que por la vía legal no le han podido demostrar nada hasta ahorita y el que su bancada lo dejara a su suerte pues es un síntoma de que ya no tiene escapatoria; y quedará en manos de la Comisión de Justicia y Gran Jurado que preside por el diputado José Casas González, y quien “le trae ganas” a Zapotitla.

La cosa es: si se trató de una calumnia debe haber una razón para ello, y tampoco Zapotitla ha explicado claramente porqué ocurrió tal cosa, tal vez la razón del ajuste de cuentas es poderosa y de ahí que él mismo no quiera explicar públicamente lo ocurrido y ha preferido callar o se trata de una relación que rebasó los límites y ahora se usa eso en su contra.