DEBERÁ ACTUAR EL TRIBUNAL ELECTORAL

Más Apoyo Social (MAS) en rebeldía

Los partidos de nueva creación Movimiento Alternativa Social (MAS) y Más Apoyo Social (MAS) debieron ir a una controversia ante el Tribunal Estatal Electoral para definir cuál de las dos organizaciones se queda con las siglas, cuál debería modificar para evitar la confusión del electorado; aplicando aquella máxima jurídica en el sentido de que «primero en tiempo, es primero en derecho» le dieron la razón a Alternativa Social, ordenando a Más Apoyo Social a cambiar su presentación.

Eso ya quedó definido legalmente; sin embargo, el responsable de ese instituto político Diego Gómez ha venido haciendo caso omiso de la disposición legal, y continúa presentándose en colonias, poblados y comunidades de Cuernavaca como (MAS), cuestión que deberá ser objeto de sanción y quizás incluso de cancelación del registro como partido.

Lo decimos, porque el día ocho de los corrientes, y ya presentándose como aspirante a la alcaldía capitalina, Diego Gómez realizó una entrega de juguetes e hizo campaña en la colonia Milpillas -al norte de la ciudad-, con mantas y propaganda con el emblema de MAS; violando las indicaciones del TEE.

Este personaje es uno de los cercanos del ex presidente municipal Manuel Martínez Garrigós; quien intento meterse en la pelea por la candidatura a la gubernatura en el 2018 sin conseguirlo, pero con la clara intención de generar confusión en aquel entonces al interior de Morena y sus aliados, entonces lo respaldaba el PT.

Hoy aparecen por otra vía con un nuevo partido pero condicionados a modificar las siglas para no confundir a los electores, pero todo indica que son violadores del estado de derecho por naturaleza, y a contra pelo desarrollan acciones por encima de la ley.

SE ASOMAN VIVALES

Nuevos partidos

Es increíble la habilidad con la que se manejan algunos personajes dentro de la política local, una vez que prueban el ejercicio del poder y los beneficios, en la mayoría de los casos inmerecidos que de ello logran, se aferran a seguir colgados del presupuesto y hacen lo humanamente imposible por seguir.

Lo decimos, porque detrás de algunos partidos nuevos hay verdaderos vivales, que en el reciente pasado formaron parte de administraciones gubernamentales y desde luego defraudaron al pueblo pero reaparecen ahora a través de otras siglas partidistas en busca de volver a sus andadas.

Ya ve que los tribunales electorales resolvieron una controversia entre los partidos Movimiento Alternativa Social (MAS) y Más Apoyo Ciudadano (MAS); la dirigencia del primero se quejó de que al ir a las elecciones y ambos aparecer como MAS, habría confusiones en el electorado. El tribunal admitió la observación y le dio la razón a Movimiento Alternativa; solicitando al otro que buscara nueva identidad.

Pues para quejarse al respecto, quien está detrás de Más Apoyo Ciudadano, Diego Gómez, ofreció una rueda de prensa en la que además, hizo acusaciones medio temerarias hacia la contra parte y a lo que vamos es que éste personaje es uno de los que acompañaron muy de cerca a quien fuera presidente municipal del PRI en Cuernavaca, Manuel Martínez Garrigós.

Cuando estábamos en el proceso de elección de candidatos de Morena al municipio de Cuernavaca en el 2018 fue uno de los que peleaba ir a la cabeza de la fórmula, en clara complicidad del ex gobernador Graco Ramírez; seguramente para abundar en la confusión y sabotear cualquier candidatura honorable por parte de Morena al Ayuntamiento capitalino, como lo lograron.

Pues ahora aparece otra vez, no quedaron satisfechos con todo el desastre que hicieron en la capital del estado, fueron parte de las artimañas para que al final llegara a la posición el mediocre de Antonio Villalobos Adán para completar la destrucción de la ciudad, y a pesar de esos antecedentes vienen nuevamente a competir por lo que se les olvidó.

Y no descarte usted que siguen siendo «apadrinados» políticamente por Graco, su hijastro Rodrigo Gayoso y todas las lacras que se beneficiaron con descaro en la administración estatal de gobierno anterior; no tienen vergüenza, pero somos los ciudadanos quienes toleramos tantos excesos y es tiempo ya de pararles el alto e impedir que continúen haciendo de las suyas, es demasiado engaño para la sociedad.

Y así como éste partido escondidos en otras siglas se están aglutinados verdaderos delincuentes de cuello blanco, herederos del cártel de los gracos que preparan su regreso, ya sea por la vía del Congreso local o los ayuntamientos, a fin de seguir robándonos y traicionándonos como ya lo hicieron.