Diputadas a juicio, ¿descuido de sus protectores?

Las ex diputadas locales del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Hortencia Figueroa Peralta y Beatriz Vicera Alatriste, han sido citadas a declarar en torno a un desvío por alrededor de 130 millones de pesos. Pesos más, pesos menos, los desvíos presuntamente fueron cometidos a su paso por la legislatura anterior; ambas como presidentas en su momento de la Junta Política y de Gobierno del Congreso.

La comparecencia está programada para el próximo viernes 29 del mes en curso, y serían los o las primeras cómplices del ex gobernador Graco Ramírez, llamados a rendir cuentas.

Pero lo anterior se dio, de acuerdo a versiones de funcionarios del propio recinto legislativo, por un descuido de quienes tienen el compromiso de seguir protegiendo a toda esa `bola de ratas´.

Es decir que por andar agarrados `del chongo´, defendiendo sus intereses muy personales, diputados como el presidente de la mesa directiva, José de Jesús Sotelo Martínez y la presidenta de la Junta Política y de Gobierno Tania Valentina Rodríguez, no se percataron que las denuncias que había interpuesto su homólogo José Casas González, iban avanzando.

Para cuando se dieron cuenta ya era tarde, porque el juez ya había logrado reunir los elementos de prueba suficientes como para llamarlas a declarar.

Así es que pudieran ser las únicas que tengan que dar la cara, a pesar de que hay otros con igual o hasta mayor responsabilidad en el desvío de recursos del Congreso, pero las que tendrán que responder son ellas dos.

O sea, por estar distraídos en sus negocios de dinero y reparto de posiciones y comisiones en la cámara, olvidaron garantizar impunidad a Hortencia y Beatriz, y ya imagina usted la regañada que les habrán dado su patrón Graco Ramírez; tanto a Sotelo Martínez como Tania Valentina.

Y a decir de informantes en el juzgado, ambas denuncias van muy bien integradas y sustentadas, una abogada aseguró que sí es posible que en su oportunidad se dicté orden de presentación o de aprehensión en contra de las dos ex legisladoras.

Lo triste y lamentable es que la sospecha de que el ex gobernador sigue dándole órdenes a un buen número de legisladores locales actuales, cada vez más se percibe como un hecho, por eso nunca permitieron dar marcha atrás a las jubilaciones doradas que ni se han tocado o a la remoción del Fiscal General de Justicia, Uriel Carmona Gándara, colocado ahí por el tabasqueño.

José Casas González tendrá que empujar hasta donde pueda, a fin de que por lo menos esas dos paguen por el enorme daño que hicieron al Estado y reintegren los 130 millones presuntamente robados o desviados para fines no autorizados.

Inicia una nueva etapa, gabinete incompleto

En una sesión solemne que mostró muchas diferencias con actos similares pasados, tomó protesta como nuevo gobernador del estado Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Primero, en lo que representa un hecho histórico, el gobernador saliente no asistió para hacer la entrega formal a su sucesor; como siempre había ocurrido.

Segundo, la concurrencia fue meramente local, sólo llegaron  representantes de los presidentes de la República, entrante y saliente, algunos exfutbolistas profesionales que fueron compañeros de Blanco.

Presentes cuatro ex mandatarios locales: Jorge Morales Barud, Jorge Arturo García Rubí, Sergio Estrada Cajigal y Marco Adame Castillo. El único gobernador que asistió fue el de Chiapas, Manuel Velasco, algunos senadores y diputados federales, y los que faltaron fueron las diputadas locales del PRD Y PSD. Ni siquiera personajes de representatividad de los sectores campesino, empresarial, comercial.

El discurso de Blanco Bravo fue muy breve y no abundó en los proyectos, programas o estrategias a desarrollar en los próximos seis años, si es que los tienen definidos y

la primera actividad del nuevo mandatario fue pasada la media noche, al darle posesión al nuevo jefe de la policía.

Ya entrada la mañana y, antes de tomar la protesta de Ley al cargo, asistió con la mayoría de los integrantes de su gabinete a una misa en una de las capillas de Catedral, algo también inusual en este tipo de relevos gubernamentales.

Al término de la sesión solemne, ya en el salón Bicentenario de Palacio de Gobierno, le tomó protesta al resto de los integrantes del gabinete legal; finalmente, la mayoría con identidad local, así como tres mujeres, aspecto que sigue siendo objeto de polémica por aquello de la equidad de género.

Algo también novedoso fue que algunos de los nuevos inquilinos del recinto del Poder Ejecutivo no sabían ni donde quedaban sus oficinas a ocupar, pues era la primera vez que ingresaban al edificio, al venir de fuera; aunque también hay aquellos que parecieran regresar a casa como Alejandro Villarreal Gasca, esta vez titular de Hacienda o Luis Arturo Cornejo Alatorre, quien fuera colaborador del ex gobernador Lauro Ortega Martínez, y que regresa como Secretario de Educación.

Hay pues de todo, unos con experiencia en la materia a desempeñar, otros que parecen ser un experimento frente a un escenario complicado, por el estado de cosas heredado por el hasta ahora peor gobernador que ha tenido Morelos, Graco Ramírez, quien debió despedirse del pueblo de Morelos a través de un mensaje en video, ante la imposibilidad de dar la cara.

Pero más allá de esas observaciones, se pudo apreciar en la concurrencia una especie de reconciliación y de esperanza, en el sentido de que las cosas pudieran mejorar, y eso sí, ausencia total de aquellos que fueron parte del equipo del tabasqueño.

Draft globalizado, trae a priistas y americanistas

En pleno Draft de fuereños el equipo de Cuauhtémoc Blanco anuncia la contratación, para el gabinete de Morelos, de Pablo Héctor Ojeda Cárdenas; proveniente del despacho del hoy coordinador de bancada del PRI en el Senado y de los ex jugadores americanistas Isaac Terrazas y Germán Villa, quienes ya iniciaron a leer la ficha técnica del estado de Morelos.

Los morelenses que aspiren a una chamba con el Gobernador Cuauhtémoc Blanco tendrán que conformarse con ser chalanes de las estrellas, provenientes del “mundo globalizado”, como dijo José Manuel Sanz.

El abogado Ojeda Cárdenas es hijo del ex líder nacional del PRI, Pedro Ojeda Paullada, y fue hasta hace poco colaborador del ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y es quien se perfila a la Secretaría General de gobierno del estado.

En el caso de los ex futbolistas Terrazas y Villa, todo parece indicar que ocuparán posiciones de primer nivel en el gabinete Blanquista.

Ver vídeo:

¿Iragorri a Cuernavaca?

Mucho se ha insistido, y los hechos que se han venido confirmando en el entorno político estatal así lo demuestran, que hubo componendas entre el entonces senador Rabindranath Salazar, Graco Ramírez y su hijastro, Rodrigo Gayosso Cepeda; a fin de favorecer electoralmente al tabasqueño y su proyecto.

Sin embargo, ahora con todo lo que viene ocurriendo, parece que también la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, entró en ese paquete.

Todo el desaseo que en materia electoral enfrentó Cuernavaca, de cuya coyuntura aún no sale, es producto de esos acuerdos indignos entre Rabín, la líder nacional y el tabasqueño; pues si usted lo analiza el tal Graco es el más beneficiado de la coyuntura desafortunada entre el gobernador electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo y la figura nacional partidista.

Ella visitó el estado en dos ocasiones después de los resultados del primero de julio pasado, para dar oxigeno a quien se dice presidente municipal electo de la capital estatal, Antonio Villalobos Adán, quien encabeza un grupo fuertemente identificado con Graco Ramírez.

En las horas recientes cobra fuerza la versión de que la reacción visceral de Yeidckol contra el Cuau se dio a partir de que se habría enterado de que en un nuevo encuentro con el presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador, Blanco Bravo habría logrado conseguir que fuera sustituido Villalobos Adán y que el próximo alcalde de Cuernavaca será el empresario automotriz, Raul Iragorri Montoya.

Es decir, que tanto Rabín como la presidenta nacional de Morena, venían inconformes porque se les había caído el negocio con la gubernatura, les quedaba un pastel menor, la capital, pero ahora, hasta eso les habría arrancado Blanco Bravo.

El agarrón no es menor, la lideresa acusó al aún alcalde de haber sobornado a diputados de su partido para pasarse al PES, pero ellos lo rechazan y sostienen que fue por otros motivos; la mayoría, por desencuentros con Rabín .

Si la teoría de que Iragorri va a la comuna se confirma, se entenderá que AMLO sabe ya de los sucios pactos de la dirigente y de Rabín con Graco y Gayosso y ha decidido darle la razón a Blanco.

Si eso resulta, el futuro de la ciudad podría cambiar para bien. El empresario no va por dinero, es un hombre maduro y con formación política administrativa. En contra parte, Villalobos tiene un pasado laboral escabroso y el sólo hecho de identificarse con Graco y Gayosso da fe de su calidad moral.

Políticos de rapiña deben ser desterrados

el cuauh

Entre aquellos que buscan afanosamente ingresar a las nóminas oficiales o muchos que se aferran a mantenerse dentro, hay un sin fin que debieran ser echados por los ciudadanos este primero de julio, con su voto, porque han demostrado ser unos verdaderos rufianes.
Y no son exclusivos de un partido político, generalmente se trata de personajes que como los camaleones o las víboras, cambian de color de piel a cada rato.
Ejemplos sobran, ahí está como primer ejemplo el hoy alcalde de Jiutepec, Manolo Agüero Tovar, un sujeto que amparado en un cargo que le robó a Rafael Reyes en el 2015, convirtió la comuna en un negocio familiar. Buena parte del presupuesto público se lo viene llevando para una pandilla de vividores. Ahora quiere reelegirse, pues obviamente ya le gustó saquear a manos de llenas.
Aquí en la capital hay dos o tres igualmente mañosos, como en el caso del diputado local Julio Yáñez, quien dice ir como aspirante a la alcaldía capitalina y que tiene un negro historial de componendas y presuntos actos de corrupción.
También su compañero de curul, el panista Alberto Mojica Linares, quien en su momento fue exhibido por extorsión a presidentes municipales, condicionando apoyo en calidad de integrante de la Comisión de Hacienda, a compra de contratos de publicidad para una empresa de su familia.
Y qué decir del alcalde capitalino Cuauhtémoc Blanco y su manejador, José Manuel Sáenz, quienes por corruptos debieran de ser desterrados de la política, porque no tienen ninguna vocación de servicio a favor del sufrido ciudadano. Ojalá que el elector sepa distinguir entre esas aves de rapiña y quién les puede garantizar resultados, porque de otra manera la vamos a seguir sufriendo.

Cuernavaca en picada y el alcalde de traspié en traspié

La inseguridad es uno de los factores que han venido impactando en la disminución de flujos turísticos en diversas partes del país incluyendo Morelos, por las alertas que países como Estados Unidos, Alemania y otros vienen difundiendo hacia sus ciudadanos a fin de que eviten viajar a zonas de alto riesgo.

Por eso es tan importante que desde lo local se envíen señales en sentido contrario, a fin de demostrar que sólo se trata de una equivocada percepción, y en ese sentido es muy cuestionable la posición del presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, por haber decidido cancelar los festejos de la Feria de la Primavera o de la flor.

Lo anterior, sin duda, le da mayor incertidumbre al ambiente y valida esas alertas que impactan en muchos rubros, muy en lo particular en el turístico o del otrora famoso esquema de las escuelas de enseñanza del español para extranjeros.

Blanco Bravo ha equivocado el camino en muchos aspectos porque su administración es errática e inconsistente y con esos antecedentes es muy riesgoso para los morelenses aceptar un proyecto que pudiera llevar al estado a la indefinición, por la ausencia de proyectos y falta de dirección.

Por lo menos hasta ahora -ojalá que se mantenga el orden- los eventos desarrollados en torno al Festival Internacional de la Primavera en Morelos  se han desarrollado en calma y sin tropiezos. Algunos hechos violentos registrados recientemente en diversos estados del país merecieron sendas reacciones desde el exterior, que abonan en desconfianza y temor a quienes gustan de visitar espacios turísticos.

La prestación de servicios en la entidad está en decadencia y es una actividad que aporta mucho ingreso y empleo. La famosa industria sin chimeneas.

La autoridad tiene que mostrar verticalidad frente a los delincuentes y lo que hizo el edil fue una señal contraria que nos debilita.

La realidad es que Cuauhtémoc Blanco evade su responsabilidad y sólo deambula en la ciudad disfrutando de los mejores restaurantes, siempre en compañía de su manejador José Manuel Sanz, con quien come, bebe y gastan sin límites, como ocurrió ayer en un lugar del poblado de Acapantzingo. ¿Se habrá enterado que ayer se registraron 2 temblores con epicentro en la capital que supuestamente gobierna?

¿De Tepito a Morelos? La «hermandad»

Durante el registro del aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y del Partido Encuentro Social (PES), Cuauhtémoc Blanco Bravo, se identificó la presencia de algunas personas procedentes del barrio de Tepito, de la Ciudad de México.

Entre los comentarios que se hicieron en torno a ello y que dieron veracidad a lo anterior, está aquello de que el compromiso fue ofrecer seguridad personal a su paisano y si fuera así, pues no habría mayor inconveniente.

Sin embargo, tampoco se conoce hasta ahora cuáles son los antecedentes de ese grupo que buscó pasar desapercibido y que casi lo logra, porque en efecto, como que los medios locales no dieron cuenta de eso; no obstante, sí sería conveniente que se ofrecieran algunos detalles al respecto, porque hablar de jóvenes de aquella parte de la capital del país no es cosa menor.

Blanco Bravo, a reserva de que cumpla con los requisitos que en materia electoral deberá aportar a fin de ser elegible, podría llegar a ganar la elección e instalarse en Palacio de Gobierno y para nada nos gustaría que de pronto aparecieran aquí grupos procedentes de ese barrio que históricamente se ha distinguido por su nivel de conflictividad y delincuencia a la alta escuela.

Los antecedentes al respecto indican que a través de organizaciones delictivas como «la hermandad», son quienes perpetran toda clase de atracos y delitos de diversa índole en buena parte de la capital del país. Pero sobre todo, hay un largo historial en lo que tiene que ver con el contrabando de mercancías de la frontera norte de México, mismas que luego son distribuidas en la mayor parte del territorio nacional.

Sólo eso nos faltaba, que Morelos se convirtiera  en una colonia de Tepito, con todo lo que es o pudiera implicar para un estado que ya padece altos niveles de inseguridad.

De la relación de Cuauhtémoc Blanco con «la hermandad» daremos cuenta pronto.