EN VIGOR USO DE CUBREBOCAS OBLIGATORIO

 *Se publicó en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad”

A partir de este fin de semana quedó publicada en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad” el ordenamiento que regula el uso obligatorio de cubrebocas en territorio morelense, y otras medidas para prevenir la transmisión de la enfermedad del COVID19; luego de que el Congreso local aprobara la iniciativa por mayoría de votos.

De acuerdo con la propuesta, que fue presentada por el diputado local Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, presidente de la Mesa Directiva, y aprobada con 17 de 20 votos; toda persona que se encuentra en territorio estatal ya sea en espacios públicos o al aire libre tendrá que hacer uso del cubrebocas, en caso de no poder aplicar la medida de mantener la sana distancia al menos un metro y medio en la separación.

Aunque el objetivo de la medida no es represor, expresó el legislador al aprobarse la propuesta, si busca “apelar a la conciencia y a la responsabilidad de la sociedad”, porque es momento de “redoblar esfuerzos”, principalmente por la llegada de la época invernal y con el objetivo de “no regresar en el semáforo epidemiológico que actualmente permanece en amarillo en Morelos”.

No obstante, se especificó en el documento que fue publicado el sábado que al incumplimiento a las disposiciones establecidas en esa ley serán aplicadas las sanciones: Amonestación con Apercibimiento; Trabajo Comunitario; Multa de hasta 30 Unidades de Medida y Actualización (UMA), que significa más de 2 mil pesos; y clausura temporal del espacio o establecimiento, lo que podrá ser parcial o total.

Cabe destacar que se determinó que los recursos obtenidos por la aplicación de multas serán destinados a Servicios de Salud de Morelos, para la compra de insumos y suministros médicos para las áreas de atención de Covid19.

La nueva reglamentación representa una medida de fortalecimiento y protección al derecho humano a la Salud de las personas; regulado convencional y constitucionalmente en México y Morelos. Ello en virtud de que su objeto es disminuir, en la medida de lo posible la proliferación del coronavirus SARS-CoV2.

“El uso de cubrebocas es obligatorio para todas las personas que se encuentren en el territorio del estado de Morelos, en vías y espacios públicos o de uso común cerrados o al aire libre; en el interior de establecimientos ya sea de comercio, industria o servicios; centros de trabajo de cualquier ramo; lugares de culto religioso; centros comerciales y todos aquellos en donde no se puedan aplicar medidas de contención como el distanciamiento físico; así como para usuarios, operadores y conductores de los servicios de transporte de pasajeros y de carga, de conformidad con lo dispuesto por la normativa aplicable.

Quedan excluidos del uso obligatorio de cubrebocas: menores de cuatro años de edad; personas con problemas para respirar; personas que requieran de ayuda para colocar y retirar el cubrebocas; y personas que se encuentren en el interior de un vehículo sin compañía.

Las medidas adicionales al uso de cubrebocas son las siguientes: mantener sana distancia de otras personas, de cuando menos 1.5 metros de separación; lavado frecuente y correcto de manos con agua y jabón; estornudo de etiqueta, cubriendo boca y nariz con un pañuelo desechable o con el antebrazo; evitar saludo de beso, de mano o abrazo; evitar tocar cubrebocas, ojos, nariz y boca; y uso constante de productos desinfectantes a base de alcohol mínimo al 70 por ciento.

Mientras que las medidas a tomar en el transporte de público son: usar de manera obligatoria cubrebocas durante su jornada laboral; evitar prestar el servicio a usuarios que no porten cubrebocas correctamente; contar, en cada unidad, con desinfectantes a base de alcohol en con una concentración mínima del 70 por ciento y asegurarse que cada usuario que ingrese a la unidad lo utilice correctamente, y desinfectar la unidad y todas las superficies de ésta al término de cada viaje.

Asimismo, estas medidas se deberán tomar en los espacios públicos o de uso común, cerrados o al aire libre; en los establecimientos de comercio, industria o servicios; centros de trabajo de cualquier ramo; lugares de culto religioso; centros comerciales y todos aquellos en donde no se puedan aplicar medidas de contención como el distanciamiento físico.

SE SOSTIENE EL DESCENSO

Durante la conferencia diaria sobre el avance del Covid19 en México se reportó que por tercer semana consecutiva las cifras de contagio van a la baja; no obstante que se observa que algunas entidades permanecen en sus curvas de ascenso durante este mismo periodo, como son Nuevo León, Tabasco, Nayarit, Veracruz, Baja California y otros que se mantienen en los primeros lugares por ocupación de camas de atención.

Además se hizo el análisis de los números que se han registrado en Morelos las últimas semanas y hasta el momento, se tienen registrados 4 mil 131 casos confirmados acumulados, 3 mil 962 que resultaron negativos de las pruebas aplicadas a sospechosos y 356 se mantienen aún como sospechosos.

El covid ha provocado 842 defunciones en la entidad y en las últimas tres semanas ha habido un descenso, al igual que en el número de casos y defunciones; estas últimas con – 64%, +43% de casos recuperados y -3% en el crecimiento de casos.

SIGNOS POSITIVOS, PERO…

Hambre, muerte, dolor

Los efectos de la pandemia por el COVID-19 muestran ya una clara tendencia a la baja a nivel nacional pero particularmente en Morelos; por lo menos en el número de decesos y de contagios diarios, aunque hay que decir que así sea uno sólo caso diario, es lamentable.

Pero de ninguna manera estamos como hace unos dos meses o más, cuando durante tres días seguidos en promedio se presentaron 100 casos fatales; por ahora, esa cifra no supera los diez y casi siempre anda alrededor de los cinco.

Lo mismo sucede en lo que se refiere al contagio; aunque derivado de la puesta en marcha del foco naranja la entidad reflejó un repunte sustancial (como nos habían dicho), y hay quienes advierten que en éste momento las cosas siguen delicadas y estamos en un punto clave porque mucha gente bajó la guardia y obviamente volvieron a subir las cifras.

Como quiera que sea, vamos a la baja y se ha notado ya casi las últimas tres semanas y se espera que pronto podamos vivir en la Nueva Normalidad, porque acorde con quienes saben de esto; difícilmente regresaremos a la manera como vivíamos en el reciente pasado.

Aparentemente nunca volverá a ser igual en diversos aspectos, el virus es sinónimo de desgracia, sufrimiento y dolor; y consecuencia de este miles de morelenses viven ya en peores condiciones de pobreza y miseria con respecto de la que ya padecían.

Hablar de la pandemia no sólo en Morelos, en todo el país y podríamos decir que en el mundo, es hablar de desempleo; muerte; hambre y tristeza en un porcentaje altísimo de la sociedad, y mire que ésta enfermedad no distinguió a nadie, le pega a todos los niveles y clases sociales.

Oficialmente y hasta la fecha en Morelos las cifras reflejan cerca de 900 muertos; en una amplia mayoría se trata de personas que traían ya enfermedades crónicas y degenerativas; diabetes, hipertensión, males del corazón, del hígado, obesidad y otras cosas que se han vuelto comunes.

Pero reiteramos, esas son las cifras oficiales, se tiene la percepción de que el alcance es mucho mayor, que bien pudiéramos triplicar esos números para acercarnos más o menos a la realidad; es decir que aquí en la tierra zapatista conservadoramente la cifra de fallecidos podría estar rondando los tres mil muertos, y quizás hasta nos quedemos cortos.

¿Son cifras maquilladas? no lo podríamos afirmar, sobre todo porque con el terror con el que se fue mostrando los efectos del COVID-19, la teoría o realidad, es que muchos prefieren no ir a los centros de atención médica donde se considera un área altamente peligrosa y podría haber contagio, una mayoría de las familias ha preferido dejar a sus enfermos en casa, sobre todo en los municipios y si se ponen mal pues sólo llegan a los hospitales casi a morir.

Hay municipios en los que el número de víctimas dadas por la autoridad en la materia es insignificante, comparado con lo que la población de esos lugares se ofrece. Los datos son demasiado disparados, si a nivel de sistema de salud se refiere que son 20 en el pueblo pueden ser fácilmente más de 100, eso ya lo vimos en comunidades como Xoxocotla donde el contagio se extendió rápidamente, ya que es un municipio donde hay una alta movilidad poblacional porque salen a trabajar.

Como ocurrió en los terremotos del 19 de septiembre de 1985 y de septiembre 2017, nunca o muy a la distancia podremos saber cuántos muertos generó esta enfermedad; porque reiteramos, la mayoría optó por terminar en el hogar antes que exponerse en algún hospital.

Y aunque logremos desterrar al virus; sus secuelas nos van a seguir por varios años más, particularmente en lo referente al aspecto económico y de crecimiento. De acuerdo con algunos especialistas en la materia, para lograr alcanzar el nivel de desarrollo que traíamos antes de la pandemia podrían pasar cinco o hasta diez años, dependiendo del esfuerzo que hagamos para recuperarnos.

Quienes por ahora hemos logrado estar a salvo debemos agradecerlo y cambiar nuestra manera de ser; o sea, corresponder a ese privilegio de estar vivos, con más solidaridad, bondad, apoyo para con los demás, no hacerlo hablaría mal de nosotros ¿No le parece?

RECIBE MORELOS RESTOS DE 16 CONNACIONALES

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) de Morelos y la Dirección de Migrantes a cargo de Osiris Pasos Herrera y Rodrigo Botello Martín recibieron ayer por la noche en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México los restos de 16 morelenses que lamentablemente fallecieron a causa de coronavirus COVID-19 en Estados Unidos de América.

El envío, estuvo a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de la Defensa Nacional que trasladó los restos de 245 mexicanos en total desde la ciudad de Nueva York, originarios de 13 entidades del país, entre ellas Guerrero, Estado de México, Puebla, Ciudad de México e Hidalgo, entre otros.

Los funcionarios morelenses se trasladaron personalmente a la Ciudad de México para hacer el recibimiento de las cenizas de los 16 migrantes morelenses fallecidos; originarios de Atlatlahuacan, Axochiapan, Ayala (4 personas), Tlayacapan, Cuautla (4 personas), Cuernavaca, Jiutepec, Jonacatepec, Tepoztlán y Yautepec.

“Es lamentable venir por la urnas en el sentido de la pérdida de nuestros compatriotas que se fueron seguramente con tantas ilusiones y sacrificios. Estamos aquí presentes como nos lo ha indicado el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo para llevarlos a su estado natal y que tengan un regreso digno”, comentó.

Por su parte, Rodrigo Botello explicó la coordinación que hubo entre Gobierno de Morelos, la  SRE y la Sedena para repatriar a los morelenses que perdieron la vida en suelo estadounidense, y puso a disposición de la ciudadanía el número de teléfono (777) 310-0640, para acercarse a su dirección para pedir informes.

Finalmente, Osiris Pasos dio a conocer que las urnas con las cenizas de las morelenses fallecidos quedarán a resguardo de la Sedeso y serán recibidas por el encargado de despacho de la Subsecretaría de Gobierno, Mauricio Termignoni Apodaca, en el Salón Morelos de Palacio de Gobierno para comenzar las gestiones y contactar a los familiares de los finados, para entregar los restos a sus familias.

INICIA REGISTRO PARA APOYOS AL TRANSPORTE PÚBLICO

Luego de que los titulares de las secretarías de Hacienda, Movilidad y Transporte y de Desarrollo Económico sostuvieran un encuentro para establecer las bases para la operación del Programa Emergente de Apoyo al Transporte Público; se informó que podrán darse de alta los concesionarios en la página oficial www.movilidadytransporte.gob.mx

Desde el pasado 3 de julio se publicó en el Periódico Oficial Tierra y Libertad el acuerdo del “Programa Emergente de Apoyo para el transporte Público”, que podrá ser consultado por los permisionarios para conocer los requisitos.

Además de los titulares de las secretarías de Movilidad y Transporte (SMyT), Desarrollo Económico y del Trabajo (SDEyT) y Hacienda; estuvieron presentes representantes de la Secretaría de la Contraloría y el Titular de la Comisión Estatal de Mejora Regulatoria, con la finalidad de que el programa cumpla con todas las especificaciones de ley.

La intención del gobierno estatal es garantizar que los morelenses puedan seguir contando con la prestación del servicio de transporte público en el estado; derivado a la disminución de usuarios pasajeros durante casi 100 días, como consecuencia del confinamiento social generado por la pandemia del COVID-19 en el transporte público con (rutas) y sin itinerario público (taxis).

Los requisitos son: ser concesionario del transporte público; estar al corriente de las obligaciones derivadas de la concesión (haber reemplacado); presentar la solicitud del apoyo firmada en la que incluya manifestación bajo protesta de decir verdad de que la concesión no se encuentra sujeta a ningún litigio y los documentos de identificación oficial en original y copia, además de una copia simple del tarjetón de servicio y la tarjeta de circulación ambos del 2019.

Por último, la SMyT indicó que las personas del sector transporte que deseen solicitar este apoyo y cumplan con los requisitos, se deben inscribir de manera directa y personal en la página oficial de esta dependencia.

OJALÁ SEA PARA BIEN

*Reinicio de actividades en Morelos

A partir de este lunes Morelos entra en el semáforo naranja fijado ante la pandemia generada por el coronavirus del COVID-19, lo que significa que ya se pueden desarrollar algunas actividades comerciales, de servicios, empresariales; pero con reglas y límites específicos que van de 25 a 50% de capacidad.

Sin embargo, cambe aclarar que sobre todo en lo que tiene que ver con la actividad comercial, en algunas zonas como Cuernavaca o Cuautla ya se habían adelantado en la apertura; no obstante que las instrucciones de salud federal aún no lo permitían. Es decir, para algunos sectores, esta nueva etapa de desconfinamiento no es nada nuevo, porque ya se habían apresurado a abrir sus negocios desde que sus respectivos presidentes municipales empezaron a lanzar discursos y señales de que no harían nada para impedir que se cumplieran las disposiciones de los decretos federal y estatal sobre el semáforo en rojo.

Ojalá quienes han venido presionando para que se les autorice salir a buscar recursos económicos, y quienes en calidad de consumidores comienzan a salir no abusen y se ajusten particularmente a las especificaciones sanitarias de prevención, con el fin de evitar que se desboden los contagios del coronavirus y por tanto se rebase la capacidad hospitalaria.

No se debe perder de vista que cualquier descuido pudiera ser fatal, que se juegan la vida en un error, y que si bien es cierto que el hambre y la escasez de recursos económicos para muchos es igualmente angustiante; no hay que actuar a la ligera si se desea conservar la salud y la vida, propia y de los seres queridos.

Y es que ya se ha informado que este lunes reinician actividades en el tianguis de Temixco, el más grande y concurrido del estado, en condiciones normales son miles de consumidores quienes frecuentan éste lugar y, aunque la advertencia es que sólo sea una tercera parte de la capacidad, de quienes suelen ir de compras en familia y podría ser un «foco rojo» y riesgo de contagio masivo.

Además, ¿cómo y quién van a regular el flujo de personas? ¿con base en qué universo poblacional calculará la tercera parte? y nos referimos únicamente a ese tianguis por ser el más concurrido; sin embargo, es claro que por todos lados se observará el reinicio de actividades y sin mucho control.

El asunto es que el cambio de color del semáforo es acaso una prueba para ver el comportamiento de la gente y se ha advertido que podría ser una semana; es decir, si no sabemos hacer las cosas, si volvemos a desobedecer y llegar a excesos, ocurrirá lo que pasó en la Ciudad de México y varias capitales o grandes ciudades de otros países, que tuvieron que regresar al color rojo.

Mire, si usted puede todavía mantener la sana distancia, evitar salir a lugares concurridos; mejor quédese en casa por lo menos unas dos semanas más, mientras se observan los efectos de ésta reanudación de actividades y recuerde que más vale prevenir que lamentar.

Todos, o por lo menos la mayoría, estamos desesperados por recuperar nuestra libertad y cotidianidad, y no es para menos; son prácticamente 110 días encerrados y limitados, pero si ya aguantamos tanto hagámoslo un poco más para evitar ser parte de las cifras desafortunadas de las víctimas de la pandemia.

Las autoridades en sus tres niveles de gobierno nos han dado a conocer hasta el cansancio las instrucciones para controlar el fenómeno, podría decirse que si nosotros no entendemos que es por nuestro bien no tenemos nada qué reclamar ni a quien culpar si algo sale mal, por eso mejor hagamos lo propio, aunque otros desobedezcan ¿No le parece?

DETERMINAN CONTINUAR EN CONTINGENCIA

A 100 días de haber comenzado la contingencia, salvo por las guardias laborales que realizan de manera escalonada por parte de los trabajadores, los representantes de los tres poderes de gobierno en Morelos determinaron aplazar nuevamente el regreso a la actividad esta semana e incluso adelantar sus periodos vacacionales de verano en algunos casos.

En este sentido, el Congreso local sesionó el pasado 28 de junio para desahogar algunos puntos de la agenda legislativa, entre ellos las reformas legales que otorgaban los derechos de identidad sexo genérica -mismo que fue sacado de la orden del día a petición de algunas diputadas entre ellas del Partido Nueva Alianza- y acordó prorrogar el reinicio de actividades hasta el próximo 31 de julio o bien cuando el semáforo sanitario lo permita.

Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, presidente de la Mesa Directiva del Congreso, anunció que los diputados no regresarán a las actividades así como tampoco los trabajadores debido a que: “Morelos sigue ocupando cifras alarmantes en la emergencia sanitaria por el COVID-19: por lo que conforme a los lineamientos de la Nueva Normalidad, si prevalece el semáforo rojo entonces es necesario quedarse en casa.

“Si no lo hacemos así; la entidad continuará con esa tendencia en el crecimiento de casos confirmados y los hospitalizados seguirán en aumento”, destacó el legislador, al considerar que se debe salvaguardar tanto la salud de los trabajadores como de los ciudadanos que acuden al recinto legislativo a realizar gestiones.

Por su parte la secretaria de Administración del Gobierno estatal, Mirna Zavala, informó que el lunes 6 julio empieza el primer periodo vacacional para el 40% del personal del Poder Ejecutivo mismo que se adelantó una semana, y serán quienes son mayores de 60 años o tienen algún padecimiento de salud que los haga pertenecer a la población vulnerable, los primeros que inicien su descanso oficial.

A partir de las siguientes semanas se turnarán el resto del 30 y 30% de los trabajadores para tomar su periodo vacacional, para poder regresar a laborar “esperemos que cuando el semáforo sanitario se encuentra en verde o al menos en una fase que permita el regreso gradual de las actividades laborales”, explicó la funcionaria.

Comentó que el inicio de las vacaciones no significa que se paralice la atención a la ciudadanía, sino que es una reducción de la plantilla laboral, pero continúan realizando gestiones a través de la atención mediante guardias escalonadas en los centros de trabajo.

Por su parte el Tribunal Superior de Justicia de Morelos por votación unánime de los 10 magistrados presentes en una sesión virtual, realizada el pasado 30 de junio, acordaron ampliar la suspensión de labores jurisdiccionales durante el periodo comprendido del uno al doce de julio del presente año, por lo que esos días se declararon como inhábiles, para reanudar actividades el tres de agosto siguiente, y respetar el Primer Periodo Vacacional establecido en favor de los trabajadores del Poder Judicial del estado para dar cumplimiento a la obligación de otorgar 15 días de descanso vacacional a los trabajadores.

Para la continuidad de los trabajos en materia Familiar y Penal, en términos de un acuerdo de la Junta de Administración, Vigilancia y Disciplina se habilitarán los días y horas necesarios con el objeto de que los Magistrados que se encuentren de guardia resuelvan los recursos de apelación que se presenten contra la negativa de una orden de cateo dictada por un juez de control o los que resulten indispensables durante el período, con el propósito de que los Magistrados integrantes de las Salas que funjan como autoridad responsable en materia penal en casos urgentes y determinándose en su caso la modificación, del acuerdo con el semáforo de riesgo sanitario establecido por las autoridades del sector Salud.

TERREMOTO, SAQUEO, PANDEMIA, CRIMEN

*En Morelos ¿cómo resurgir de las cenizas?

El escenario que estamos viviendo en México como consecuencia de la pandemia es preocupante, los cálculos de los expertos indican que el país tendrá un decrecimiento de entre el 7 y 9 % anual durante el segundo trimestre del año, y quizás durante el que viene; es decir, en lugar de crecer daremos unos pasos hacia atrás.

Sin embargo, el caso Morelos parece más complicado aún, porque su economía y estabilidad han sido golpeados recientemente de manera inmisericorde, a partir del 2017 cuando un terremoto nos golpeó sin clemencia y causó dolor y muerte en miles de familias morelenses, además de la perdida de patrimonio y de muchas vidas.

Pero esa desgracia no fue la única, aún sobre el dolor de la gente la administración gubernamental estatal, entonces encabezada por el perredista Graco Ramírez Garrido, aprovechó la coyuntura de esta desgracia para desviar miles de millones de pesos, apoyos alimenticios y materiales; que llegaron de muchas partes del país y hasta del extranjero para utilizarlos en temas electorales, dejando a quienes enfrentaban el dolor de la pérdida en la indefensión.

Fue una etapa muy dura, porque además la delincuencia organizada seguía haciendo de las suyas y con la sospechosa complicidad del gobierno; secuestraban, asesinaban, extorsionaban a ciudadanos, empresarios, comerciantes y muchos negocios debieron cerrar por las amenazas o la imposibilidad de pagar fuertes cuotas por el cobro de piso.

La economía en lo general entró en una debilidad permanente, y el desempleo creció progresivamente porque los capitales de inversión no sólo no venían al estado, sino que buena parte de los que aquí tenían su inversión prefirieron huir para salvar lo poco que les quedaba.

Bajo tales circunstancias nuestra entidad ha venido mostrando un evidente rezago en comparación con el resto de los estados de la federación; es decir, la pobreza y marginación se han venido afianzando y profundizando y ahora nos enfrentamos a otro dilema del cual no sabemos en qué condiciones vamos a salir.

Los municipios, el estado y la federación en un trabajo coordinado no han logrado menguar los embates de los delincuentes; las víctimas fatales de los grupos mafiosos casi no decrecen, y tampoco los decesos por el coronavirus, son a veces decenas de vidas las que se presentan en una situación crítica, provocando temor, angustia y desesperación.

Morelos dejó de ser un territorio de privilegio y de avanzada desde hace ya muchos años; los tiempos de bonanza y de crecimiento parecen haber quedado en aquellos años de los 70´s y  80´s, sobre todo durante el gobierno de Lauro Ortega Martínez, cuando se pensaba en un futuro promisorio; había paz, armonía, seguridad, inversión, esperanza, hoy pareciera ser todo lo contrario; no tenemos idea de cómo será nuestro mañana.

Mucha incertidumbre se aprecia particularmente en lo que se refiere a las nuevas generaciones; el retroceso económico que lleva a la disminución de oportunidades de toda naturaleza, advierte de un panorama nada halagüeño para nuestros niños, jóvenes u adolescentes.

Más aún, la juventud en éste momento es la más golpeada por los delincuentes; la absoluta mayoría de las víctimas del crimen viene de éste sector social y aquellos que con mucho esfuerzo de sus padres buscan un futuro mejor a partir de la academia, tampoco tienen garantía de ello porque no hay espacios para un correcto espacio laboral, que ofrezca una remuneración al tamaño de sus conocimientos y sus esfuerzos.

Por todo lo anterior, es que consideramos que vienen tiempos aún más difíciles y que se tendrá que dar una enorme batalla para poder sacar al estado de las cenizas y la devastación en la que quedará después de todos éstos inconvenientes que nos ha tocado vivir.

Es incluso doloroso aceptarlo pero lo más prudente es que estemos preparados para una tarea titánica en la que requeriremos de la unidad y el trabajo de todos, lo malo es que vamos hacia una elección intermedia en la que lo común y recurrente es una lucha de todos contra todos, sin pensar el daño que le hacemos a Morelos.

MANTIENE MORELOS RESTRICCIÓN DE CIRCULACIÓN SOCIAL

*Cuernavaca, permitirá la desobediencia

Los tres poderes del estado de Morelos determinaron extender la suspensión de labores hasta que el gobierno federal determine una nueva fase para el semáforo sanitario de la entidad y la Zona Metropolitana, luego de que el viernes las autoridades federales dieron a conocer por segunda ocasión que las condiciones de crecimiento de contagio se mantienen.

El Congreso del Estado de Morelos, seguirá con la suspensión de labores determinada desde el pasado 23 de marzo de 2020, como una medida preventiva y de mitigación para evitar la propagación del coronavirus COVID-19 entre los trabajadores de la Institución; los visitantes y demás ciudadanos que se atienden en las unidades administrativas del Congreso.

Sin embargo, los 20 legisladores continuarán con sus funciones esenciales, con el mínimo de recursos humanos, para llevar a cabo las actividades legislativas, parlamentarias y administrativas, en beneficio de los morelenses.

De conformidad con la situación delicada que se vive en México por la emergencia sanitaria de la pandemia por el coronavirus COVID-19 y, por tanto Morelos, como lo indicó el Secretario de Salud del Estado Marco Antonio Cantú Cuevas el pasado 12 de junio, en el sentido de que “no hay regreso a la normalidad aún, se deberá mantener el distanciamiento social hasta que el semáforo de contingencia lo permita; posponiéndose hasta que la Federación lo considere de forma conjunta con el semáforo de la Megalópolis de la Ciudad de México”.

A pesar de esta postura, dada a conocer a nivel federal y estatal, el presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, dijo que por su parte permitirá la apertura de los comercios y prestadores de servicios que son “su ámbito de competencia”.

La mañana del lunes, el alcalde ofreció una entrevista en uno de los medios radiofónicos de la entidad, y señaló que por su parte «en mi ámbito» que son los comercios y los servicios que se ofrecen en Cuernavaca.

No obstante los poderes del gobierno estatal hicieron un llamado a estar atentos a los lineamientos dictados por el Gobierno Federal y Estatal para la reapertura de las actividades en las oficinas gubernamentales, una vez que el semáforo lo permita, por lo que exhortó a la base trabajadora y a la población en general a continuar con el distanciamiento social y quedarse en casa.

Estas medidas preventivas recomendadas por la Federación y avaladas por el gobierno estatal y sus tres poderes, servirán para bajar el índice de contagios y llegar a un nivel que permita la apertura de las actividades de manera paulatina y sin poner en riesgo a la población, por la posible saturación de los hospitales con capacidad para manejar las complicaciones de salud que provoca la enfermedad.

Las autoridades estatales llamaron a seguir los lineamientos de la nueva normalidad, y sólo retomar la actividad social si es estrictamente necesario.

MORELOS SIGUE EN ROJO

Las autoridades del sector Salud del país presentaron el Semáforo Sanitario para la siguiente semana, con la mitad de los estados en naranja y el resto en rojo, este último en donde se encuentra nuestra entidad; como lo había anticipado el titular de la Secretaría de Salud de Morelos.

Reportó que en México hay 139 mil 196 casos confirmados acumulados de Covid19, de los cuales 21 mil 872 se encuentran activos (es decir, aún contagiantes) 56 mil 928 se mantienen como sospechosos, 197 mil 590 casos han resultado negativos y lamentablemente 16 mil 448 enfermos han derivado en defunción.


Hasta el momento, desde febrero del presente año, se han realizado 393 mil 714 pruebas a personas con síntomas de la enfermedad; de las cuales poco menos de la mitad ha sido positiva y el resto presentaba otra enfermedad.

La Secretaría de Salud presentó el segundo semáforo sanitario para los próximos ocho días; con algunos estados en naranja, a pesar de que varios indicadores se encuentran aún en rojo, debido a que es necesario el regreso paulatino a la normalidad.

La mitad de los estados en color naranja se encuentran en la zona centro norte del país y el resto en rojo en las zonas fronterizas del norte y centro sur. Esto significa que se podrán retomar algunas actividades sociales en los lugares con menos riesgo o que por su importancia económica lo requieran.


No obstante los resultados del semáforo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López Gatell precisó que los gobernadores de cada entidad tienen la última palabra en cuanto a regresar o no a la actividad, ya que tanto ellos como los alcaldes tienen mejor el pulso de lo que sucede en cada territorio.


En Morelos, horas antes, el titular de la Salud Morelos Marco Antonio Cantú Cuevas aseguró que el semáforo para la entidad seguramente sería rojo, debido a que durante las últimas semanas se reactivó el número de contagios, por lo que se respetará el semáforo federal.

Durante esta semana, ante los cuestionamientos sobre qué ha faltado en el estado para salir de la zona «de peligro», el funcionario dijo que ha faltado criterio y conciencia a los morelenses que, sin tener una actividad prioritaria o una necesidad extrema de salir, lo hacen sin pensar que pueden contagiarse o contagiar a sus familiares, pero sobre todo que no consideran como importante la saturación que se puede alcanzar en los hospitales.