HAY DE EMPRESARIOS A «EMPRESARIOS»

El paquete económico de auxilio a distintos sectores sociales, particularmente a los más necesitados, anunciado hace unos días por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con motivo de la pandemia por el coronavirus Covid19; no fue bien recibido por algunos empresarios.

Ciertos magnates siguen levantando la voz y hasta buscando un enfrentamiento con el poder federal, directamente contra la figura presidencial, porque esperaban otra cosa. Es decir, dinero sin compromiso de regresarlo a las arcas públicas, como ocurría en el pasado.

Habría que decir que en efecto, dicho paquete requeriría de una ampliación, porque sí deja huérfanos a muchos grupos, ya sea empresariales, comerciantes o de prestación de servicios; no obstante, igual y ello obedece a que no se tiene tanto dinero como para beneficiar a todos.

Y en el caso de los señores de los negocios, aquellos que mantienen la planta productiva nacional y de generación de empleos, habría que establecer diferencias; porque hay de empresarios a «empresarios».

Primero, se debe decir que el 80 por ciento de las fuentes de trabajo las ofrecen micro, pequeña y medianos establecimientos; los más grandes o internacionales sólo aportan el 20 por ciento de los trabajos en el país.

Otra cosa son precisamente esos inversionistas de menor rango, quienes efectivamente necesitan de créditos baratos y por qué no, hasta subsidios y recursos a fondo perdido; porque una gran mayoría vive al día y se les tendría que ayudar.

En contra parte, están aquellos que por complicidades con las autoridades de otros tiempos; quienes han llegado a amasar fortunas increíbles robando, en coordinación con quienes nos han gobernado muchos años, y que francamente a éstos no se les tiene que dar un solo peso, pero y además hay que exigirles que sigan pagando sus impuestos para que exista solvencia económica, a fin de poder auxiliar a otros.

Basta recordar -lo dice la revista Forbes especializada en economía- que entre los hombres más ricos del mundo hay 12 mexicanos; precisamente empresarios de esos que vivieron en el privilegio, y sumaron millones de pesos producto del robo al erario y a la riqueza nacional.

¿A esos traidores de los mexicanos los tenemos que seguir ayudando y quizás creando otro Fobaproa para que estén contentos? aquí diríamos que no, si hubiera justicia y ley en México e igual que a ex funcionarios y políticos se les deberían confiscar cuentas bancarias, propiedades y demás bienes que han obtenido producto del robo a la nación.

De tal manera que existen aquellos malos mexicanos que cuentan con tanto dinero que pueden sin ninguna dificultad vivir el resto de sus vidas y de muchas generaciones de sus familiares, que pasean por todo el mundo y gozando de ese hurto a nuestro país, sin preocuparse de trabajar.

Entonces al respecto de esos empresarios AMLO tiene que haber hecho una clasificación; dejar fuera a tales individuos del paquete de apoyo a empresas, porque lo justo sería sólo contemplar a quienes realmente son el alma de la vida económica nacional.

Urge, eso sí, definir qué se hará con millones de familias que por pobreza si no mueren por el virus lo harán de hambre; porque no podrán sostenerse más de un mes sin salir a buscar el alimento de cada día.

Reiteramos ¿cómo en un México con el 80 % de pobres y hambrientos hay 12 de los hombres más ricos del mundo? eso sólo se explica a partir de la incontenible corrupción institucional en la que hemos vivido por muchos años, de otra manera no es entendible ¿no lo cree así?