TEMIXCO, SUMIDO EN EL DESGOBIERNO MUNICIPAL

Temixco es uno de los municipios que concentra la mayor cantidad de personas en el estado de Morelos en condiciones de pobreza. El desempleo y la falta de oportunidades para las familias de esa zona son los principales problemas que prevalecen en el municipio.

Aunado a lo anterior, la violencia social y delincuencial han escalado de manera tal que parece no tener fin.

La pobreza, la desigualdad social y la violencia han aumentado en el transcurso de los dos años de gobierno de Jazmín Solano López, presidenta municipal de Temixco.

Dos años durante los cuales los habitantes de Temixco no han visto resultados palpables que permitan justificar el uso de los recursos públicos de este municipio. Lo que sí han visto los habitantes de Temixco es una ineficiente y opaca administración municipal, cuyas prioridades nada tienen que ver con el beneficio de la mayoría de la población.

Tal es el caso de la personal obsesión de Jazmín Solano de construir un edificio para la burocracia municipal, un edificio que no va a generar ningún beneficio para los habitantes de Temixco pero que sí implica un enorme gasto del presupuesto público.

Es tan inmensa la obsesión de Jazmín Solano en gastar los recursos públicos en un elefante blanco que da la impresión de que detrás de esta obra puede existir un trasfondo de desvío de recursos.

Esta apreciación de un posible desvío de recursos públicos cobra fuerza al escuchar las declaraciones de Jazmín Solano de que el municipio no tiene dinero para pagar los aguinaldos de sus trabajadores; por lo que resulta inevitable pensar el cómo sí hay dinero para derrocharlo en un gran edificio; sin embargo para cumplir con sus obligaciones legales para con los trabajadores no hay dinero.

En estas malas decisiones Jazmín Solano cuenta con el consejo de un sombrío equipo de “asesores” que carecen de una formación profesional en administración pública; como lo han demostrado y confirmado en estos dos años de desgobierno en Temixco.

¡Que claro! el grupo que encabeza Jazmín Solano solamente piensan en sus intereses particulares; dejando en el abandono a miles de personas que se encuentran en busca de empleo.

Ahora ya en la ruta de su tercer año de gobierno, sin tener resultados que respalden su gestión, se le metió en la cabeza a Jazmín Solano que merece reelegirse como presidenta municipal.

Por lo que se encuentra recorriendo las colonias de su simpatía y realizando actos que podrían incurrir en el uso de recursos públicos con fines de campaña electoral.

Ante esta situación que se vive en Temixco es claro que Jazmín Solano y su equipo a todas luces se encuentran traicionado los principios que representa la Cuarta Transformación que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Ya no es posible que Temixco sea gobernado por una administración opaca, frívola y que nada aporta a la sociedad.