DELINCUENCIA ORGANIZADA, EN EL TRANSPORTE

Como delincuentes organizados, algunos concesionarios del servicio del transporte público en la región orienten de Morelos, circulan con duplicidad de placas; clonación de permisos y en algunos casos -por sus pantalones-; de plano sin documento alguno, e hicieron un llamado a la violencia y a “armarla de p…» si los quieren someter al orden o los detienen.

Ese fue el caso de manera reciente, cuando decenas de unidades colectivas de Cuautla y diversos municipios de aquella zona de la entidad; llegaron al centro de Cuernavaca para exigir la liberación de sus automotores, llevados al corralón precisamente por no contar con los permisos correspondientes para trabajar, y que fueron retenidos en el reciente operativo de la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMyT).

Pero como entre ellos si hay quienes cuentan con todo en regla y no comparten esa anarquía, lograron grabar algunas de las indicaciones que les giraron por parte de los supuestos dirigentes transportistas; entre ellos el ex Director General del Transporte en esa parte de Morelos, Noé Sandoval, y otro personaje igualmente metido en toda clase de negocios irregulares en materia del transporte, Mauro Rivera de la Cruz.

En esos audios, ambos instruyen a sus huestes con expresiones como «no se dejen, no sean pendejos, cuando vean que detuvieron a alguno de los compañeros, luego luego hay que rodear a los inspectores y hacerla de P», se puede escuchar en la grabación.

Noé Sandoval, ex funcionario del área, y quien por cierto fue liberado recientemente tras haber sido detenido por la venta de concesiones y otras acciones de corrupción; les señala que… «en cuanto vean que vienen -los del operativo- avisen a todos, y luego hay que hacer el relajo, ir sobre ellos». Se insiste en que «hay que dar el cerrón, todos de la mano, para impedirlo».

O sea que bajo la instrucción de esos vivales el «servicio público» del transporte se ha generado una verdadera mafia, que parece dispuesta a retar a las autoridades y a operar por encima de la Ley y sin reglamento alguno.

Las instituciones del Estado no pueden permitir que esto comience a multiplicarse más, las normas en esa materia son bastante claras y a quien se pase de listo; pues se le tendrían que dar el encerrón, y si el ex director anda otra vez haciendo de las suyas, pues se le deberá regresar al penal.

Es este país es urgente comenzar a aplicar mano dura, porque la complacencia nos ha llevado a vivir en medio del caos y la ausencia del orden y la disciplina. En ninguna sociedad del mundo, que se jacte de vivir en medio del derecho, el respeto y la armonía se permitiría lo anterior.

La SMyT tendrá que aguantar todas esas valandronadas y proceder con rigor ante quienes alimentan el desorden y como viles delincuentes, que llegan hasta la capital estatal afectando los derechos de terceros.

Eso tiene que terminar, con la Ley en la mano y mediante la fuerza. Respeto a todos aquellos permisionarios que trabajan dentro de la legalidad y que son la absoluta mayoría. De esos mexicanos queremos.