ALCALDE CAPITALINO

*¿En manos de Graco o de Rabín?

Datos surgidos de funcionarios del Ayuntamiento de Cuernavaca revelan que de manera gradual el ex gobernador Graco Ramírez Garrido avanza en el control político de la comuna. Que ya incluso colocó a algunos de quienes trabajaron con él, como es el caso de José Montes, quien fuera responsable del fideicomiso del estadio Agustín «Coruco» Díaz de Zacatepec.

Sabido es que quienes diseñaron la estrategia electoral para la justa del 2018, en lo que a Cuernavaca se refiere, fueron -ahora se aprecia- en alianza, Graco y el hoy Director General del Banco del Bienestar del gobierno federal, Rabindranath Salazar Solorio; quien peleó a Cuauhtémoc Blanco Bravo la candidatura al gobierno estatal.

Ellos dos fueron los que inteligentemente situaron como suplente en la fórmula de Morena por la alcaldía, al hoy edil Antonio Villalobos Adán, para impedir que Blanco Bravo lograra controlar esa comuna o tal vez previendo la estrepitosa caída y dejando un bastión.

Por todos esos antecedentes, no es nada extraño lo que ahora se afirma, que el delincuente de Ramírez Garrido viene apoderándose de posiciones claves, porque está desesperadamente luchando por lograr reposicionar al Partido de la Revolución Democrática (PRD) para las elecciones intermedias, porque sus malas acciones como gobernante dejaron al partido casi en extinción.

Bueno, desde el interior del Ayuntamiento se señala que la empresa que le maneja la imagen pública a Villalobos es la misma que tenía contratada el tabasqueño; o sea, no se necesita investigar mucho para darse cuenta de que están «trabajando» armónicamente con Graco, como lo hicieron desde su sexenio.

Pero se supone que también sirve a los intereses de Salazar Solorio y, de hecho, la evidencia clara es que su hermano cuenta con una responsabilidad de relevancia cerca del auto denominado «lobito». Bueno; hasta la madre de los Rabindranath está dada de alta en la nómina de Cuernavaca.

Y si todo eso es verdad, pues nunca nos equivocamos cuando en éste espacio afirmábamos que el ex gobernador y el jiutepequense habían llegado a acuerdos políticos antes de las elecciones del 2018, y que en algún lugar de Estados Unidos, se habían reunido el hijastro de Graco, Rodrigo Gayosso con Rabín ya en tiempos de campaña.