DETIENEN A MUJERES POR INTENTAR INGRESAR DROGAS AL PENAL

Dos mujeres fueron detenidas en días pasados al tratar de ingresar drogas en el Centro de Reinserción Social Morelos (Cereso) ubicado en el poblado de Atlacholoaya, cuando aparentemente acudían a visitar a familiares internos.

La Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES) del estado, a través de la Coordinación General del Sistema Penitenciario, informó que el pasado fin de semana fueron detenidas dos mujeres durante su visita familiar, intentando introducir heroína y mariguana.

En el Centro de Reinserción Social que se encuentra en el municipio de Xochitepec en el área de aduana se aplicaron los protocolos de seguridad para el ingreso, y al realizarles una inspección se les encontraron las sustancias ilícitas.

A la primer mujer le aseguraron dos frascos de crema corporal de 400 gramos en cuyo interior se encontraba en bolsas plásticas una sustancia color café, la cual al realizar un análisis se demostró que era heroína pura con un peso aproximado de 760 gramos en total.

En un segundo caso, durante la revisión de una bolsa de alimentos que se pretendía ingresar, se aseguraron dos envoltorios de papel periódico que contenían vegetal verde con las características de la marihuana; por lo que se procedió al decomiso y la detención.

Ante tales hechos fueron detenidas y puestas a disposición Ángela “N” de 61 años de edad y Juana “N” de 59 años de edad; quienes fueron presentadas ante el agente del Ministerio Público para que se determine su situación jurídica.

La Comisión Estatal de Seguridad Pública del Estado a través de la Coordinación del Sistema Penitenciario continuarán trabajando para garantizar la estabilidad en el sistema penitenciario de la entidad, instrumentando acciones que permitan evitar conflictos y atacar de manera efectiva y oportuna, cualquier indicio que pueda generar desestabilidad, todo en estricto apego a las normas jurídicas y a los derechos humanos.

MUEREN 4 INTERNOS MÁS EN RIÑA

La mañana de este miércoles 01 de julio se registró una riña entre Personas Privadas de la Libertad (PPL) en el área de ingresos del Centro de Reinserción Social (Cereso) Morelos, reportó la Comisión Estatal de Seguridad (CES), ubicado en el poblado de Atlacholoaya en Xochitepec.

Elementos de seguridad y custodia activaron los protocolos correspondientes de inmediato logrando controlar la situación, y restableciendo el orden al interior del centro penitenciario.

Resultado de las agresiones entre los internos cuatro personas perdieron la vida en el lugar, a consecuencia de las lesiones provocadas por golpes y un lesionado fue atendido en el lugar por paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM); sin que presentara lesiones que requirieran una atención especializada.

Dos internos más fueron trasladados para su atención médica en un centro hospitalario al exterior del complejo penitenciario de Atlacholoaya.

A través de la Coordinación General del Sistema Penitenciario y con el apoyo de elementos de la CES, Guardia Nacional y SEDENA, se tiene controlada la situación en el centro de reclusión y se establecerán las medidas de seguridad y seguimiento del caso, a fin de establecer las sanciones que se deriven de los hechos.

¿AHORA SÍ SERÁ EL REMEDIO?

*Traslado de reos peligrosos

Mucho se ha cuestionado el nulo control que las autoridades «competentes», en éste caso, la Comisión Estatal de Seguridad, sobre el Sistema Penitenciario del estado; en particular del reclusorio de Atlacholoaya o mal llamado Centro de Reinserción Social, por los reiterados conflictos que ahí se han visto en los últimos meses, con salvajes asesinatos, enfrentamientos, intentos y fugas de reos.

Ha trascendido que al interior de este hay fuertes intereses externos; que instancias y personajes que deberían abonar en la readaptación social y el buen comportamiento de los internos en cambio disputan los beneficios; como los que ofrece la venta de enervantes y de bebidas alcohólicas, y que eso aunado a la presencia de delincuentes de cárteles antagónicos ha sido “caldo de cultivo” para toda clase de inconvenientes en el lugar.

En unos cuantos meses el saldo por pérdida de vidas de reos ha sido muy alto, casi una veintena, en ciertos casos se aprecia incluso que habrían sido sucesos planeados desde el exterior para eliminar a ciertos sujetos de la maña; como en el caso de la muerte de uno de los integrantes del cártel Jalisco Nueva Generación, hará tres o cuatro meses cuando se hizo necesario otro traslado masivo para quitar presión al lugar.

En un mundo de esa naturaleza cualquier cosa es posible, y como dice un dicho «piensa mal y acertarás» por eso es que esas versiones de lo que se rumora entre familiares de internos y custodios no se puede descartar.

Ahora, con la reciente fuga de muchos presos -se dice que lo intentaron como 20- y la muerte de por lo menos tres que intentaron fugarse en un carro de basura, se comienzan a tomar medidas a fin de evitar problemas similares en lo sucesivo.

Consideramos que eso quiere decir que tales individuos eran una amenaza latente en el interior del penal y, para que las cosas puedan salir mejor, se les trasladó a otros penales con mayor seguridad.

Ojalá y funcione, porque lo único que se ve es que no existe capacidad para mantener el orden en dichos espacios; sin embargo, y a pesar de las explicaciones oficiales sobre lo sucedido en la fuga, debió haber cómplices entre los funcionarios del penal para facilitarles la salida, y mientras no se elimine a esos custodios o hasta funcionarios implicados, el riesgo y la podredumbre continúa.

Ya lo decíamos, así sea el camión de la basura, se debe superar una serie de filtros y revisiones antes de entrar y más cuando se sale del reclusorio. Si lo lograron es porque algunos les abrieron las puertas y accesos, así que como reza otro refrán, «a otro perro con ese hueso”, DAD no se traga la versión de que escaparon sin apoyo de nadie. ¿Cómo la ve usted?

NUEVA FUGA EN EL PENAL

¡Claro que hay responsables!

Inmersos en ésta -que se antoja una cortina de humo de dimensión internacional por el coronavirus-, como que la fuga de reos en el Centro Estatal de Reinserción Social ubicado en Atlacholoaya cobró escasa relevancia; a diferencia de sucesos anteriores en este lugar.

No ha sido un caso menor, hubo tres muertos y varios heridos; a decir de las autoridades, y la explicación que al respecto se da sobre el escape como que no es muy creíble. Necesariamente hubo implicados nuevamente custodios y funcionarios del penal, que debieron facilitar las cosas.

Se aclara que fueron 20 presos quienes lograron salir del reclusorio en un camión de la basura. Eso, para quienes no conocen los sistemas de seguridad y vigilancia en la cárcel puede convencer, pero no para quienes sabemos que para entrar y salir de ahí sólo es posible con el aval y apoyo de personal autorizado que informen sobre horarios y días de recolección de la misma, así como acceso a zonas restringidas.

Aún un camión recolector de basura tiene que ser obligadamente inspeccionado al entrar y salir, son protocolos insalvables para acceder al interior; deben pasar varias puertas o portones de acero además del chequeo de los custodios; de tal manera que como dice el dicho «a otro perro con ese hueso». Sin ayuda de cómplices adentro de la institución jamás se habría logrado llegar al exterior, porque además para eso hay también torres de control perfectamente ubicadas para observar todo el perímetro.

Hasta este momento no sabemos, como ocurrió hace unos cinco meses, de ningún cese o consignación de funcionarios y empleados por este tema, o de alguna investigación para el deslinde de responsabilidades.

Mucho se ha insistido en que ahí existen personajes de la actividad pública de gobierno con las manos metidas hasta el tope, porque hay mucho dinero de por medio, el consumo de drogas y de bebidas embriagantes deja millones de pesos de dividendo mensualmente al interior del penal con más de 4 mil reos.

Para quienes no saben qué pasa ahí en ese sentido sólo les diríamos que una botella de bebida, que afuera cuesta unos 150 pesos, ahí puede valer hasta mil, y ya se imagina lo que pasa con drogas y otros artículos incluso de aseo personal.

Como pasa en el estado, dentro hay una lucha de grupos de poder y cárteles delictivos que se pelean el territorio. Son cuatro mil o más presos, clientes cautivos para los mafiosos que, en complicidad con las autoridades del lugar, convierten aquello en un negociazo.

Es demasiada podredumbre la que hay en el Sistema Penitenciario, y eso de la fuga es otro caso de corrupción, que muestra la ausencia de controles efectivos por parte de la Comisión Estatal de Seguridad y de otros actores que debieran regularla.

Hoy, el escándalo fue menor por el tema del coronavirus, pero ello da fe de que nadie logra poner orden en éste rubro, y con lo ocurrido hay que llamar a cuentas a muchos.

¿No le parece?

¿OTRA VEZ EL PENAL?

Nuevamente problemas y enfrentamientos en el Centro Estatal de Reinserción Social ubicado en Xochitepec. De acuerdo con la información de la autoridad la tarde-noche de ayer 3 personas privadas de su libertad perdieron la vida, 10 resultaron lesionadas; dos con estado grave de salud, y un custodio también requirió de hospitalización por heridas de consideración.

Los hechos, derivaron de la fuga de varios internos, quienes amagaron a los operadores de un camión de basura en el interior del centro de reclusión, para posteriormente escapar.

La Comisión Estatal de Seguridad dio a conocer la noche de ayer los lesionados fueron trasladados en distintas ambulancias a hospitales; así como el elemento de Seguridad y Custodia que también fue lesionado.

Tras los hechos, esta mañana, los Servicios de Salud de Morelos (SSM) informó que se brinda atención hospitalaria a ocho internos con lesiones por armas de fuego y blancas; de los cuales seis se encuentran fuera de peligro y dos más permanecen en estado graves.

Los lesionados son David “N”, Julio César “N”, Eder “N”, Arturo “N”, Heriberto “N”, Jonathan “N”, Óscar “N” y Gilberto “N”. Cabe señalar que fueron dos los custodios que fueron trasladados a un hospital.

Se dice que el problema inició con el intento se fuga de un grupo de aproximadamente 20 internos que tomaron un camión de basura que ingresó al lugar y pretendían que otros internos se unieran, para generalizar el conflicto y así evadirse.

DAN PENA

Justicia, seguridad, política interna

La estabilidad en el Sistema de Reinserción (o penitenciario) estatal sigue sin recuperarse, las instancias competentes parecieran seguir dando “palos de ciego” o mostrando complicidad con los delincuentes.

Es decir, la prevención del delito vía la Comisión Estatal de Seguridad (CES), las fiscalías General y Anticorrupción; así como la operación política interna, lo único que dan es pena.

Hoy, la CES salió con que se le fugó del hospital del IMSS un reo al que trajeron a atender, seguramente derivado de hechos violentos que se dieron hace unos días en el penal o Centro de Reinserción Social (Cereso) de Atlacholoaya.

Aunque ya lo recapturaron, unas horas después; sin embargo lo anterior exhibe a la dependencia encargada de la seguridad, por graves índices de irresponsabilidad en la prevención del delito, en el cumplimiento de su deber.

El gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo debiéra hacer un diagnóstico en torno al desempeño de quienes integran su gabinete de primer nivel.

Ya tuvieron más de un año para demostrar que son capaces, para valorar sus posiciones y actuaciones y, al no hacerlo, francamente tendría que darles las gracias.

Nos referimos a la mayoría de los personajes que llegaron recomendados no sabemos por quién, procedentes casi todos de Veracruz, y que quizás por desconocimiento de la entidad y sus particularidades; le han quedado muy mal al titular del Poder Ejecutivo.

En particular revisaremos el caso del secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas.

El hombre es hijo del priista Pedro Ojeda Paullada, de larga trayectoria en ese organismo político, y frecuentaba Morelos desde pequeño, tiene casa en Cuernavaca, una de esas grandes residencias de fin de semana; sin embargo, profesionalmente jamás desempeño cargos aquí, ni se sabe de relaciones políticas en el estado.

Aparentemente, no sabe ni dónde está parado, y a pesar de ser un excelente abogado como funcionario pareciera no operar, y para un área tan importante como el manejo de la política interna y de la seguridad de la entidad, pareciera que está fracasando.

El mandatario estatal, que requiere de los mejores elementos en cada área, debería sustituirlo ya por algún cuadro local con mayores conocimientos del entorno estatal, que los hay y de sobra; con capacidad y compromiso, porque a Ojeda pareciera faltarle.

Otro es el titular de la CES, el vice almirante José Antonio Ortiz Guarneros, que es quien debería tener el control de los penales o centros de readaptación social, pero que ya ve usted como están las cosas. Por lo menos dos tremendas riñas entre internos con custodios como rehenes y observadores en un mes.

Y ahora salen con que se les había fugado un reo hospitalizado, de nombre César Augusto “N”, condenado a 15 años por robo de vehículos. ¿No es eso ya suficiente para decirle adiós?

No han dado el ancho, sólo veamos como andamos en lo que toca a delincuencia y operación política. Nos dicen que las principales cabezas al frente del Sistema Penitenciario las trajo él. Así que lo prudente sería que todos se regresaran a Veracruz, ya fue suficiente de experimento y preparación. Al Morelos no le han servido y punto.

Y en lo que se refiere a las fiscalías; pues todos sabemos que aún obedecen a los intereses del ex gobernador Graco Ramírez.

Uriel Carmona Gándara, fiscal General del estado y Juan Salazar Núñez, fiscal Anti corrupción, reciben línea del tabasqueño, para qué nos andamos por las ramas; lo mismo sucede con Tania Valentina, diputada local del PT y hasta con el edil capitalino, Antonio Villalobos Adán.

El gobierno estatal requiere sacudirse a esos personajes o acabaremos peor. ¿No le parece?

MUEREN OTROS DOS INTERNOS EN EL CERESO MORELOS

En la tercera riña entre internos, que se registra en menos de un mes, en el Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) Morelos, murieron hoy otros dos internos que se suman a los siete que perdieron la vida hace tres semanas.

A pesar de que en esta ocasión la reacción de los cuerpos de seguridad de manera coordinada fue más rápida; los internos Felipe “N” alias “El Limón” y Miguel “N” alias “El Chisto” perdieron la vida, antes de llegar al Hospital General “José G. Parres” de Cuernavaca a donde fueron transladados.

Adicionalmente, otros nueve internos también presentaron lesiones, todos ellos provocadas por armas punzo cortantes; reportándose que al menos tres fueron considerados en estado crítico.

Los hechos se registraron antes del mediodía y por la tarde se informó que fueron trasladados a un penal de máxima seguridad cuatro internos de alta peligrosidad, identificados como Mauricio Gerardo “N” alias “La Kika”, Alexis Oswaldo “N” alias “El Carretito”, Gabriel “N” alias “El Chicles” y Ramón “N”, quienes deberán continuar su reclusión en el Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) número 12 de Guanajuato.

Alexis Oswaldo “N” es hijo de Santiago Mazari alias “El Carrete”, líder del cartel autodenominado “Los Rojos”, cuya operación se tiene registrada por autoridades federales por el trasiego de droga, el secuestro de personas y otros delitos de alto impacto. Mazari, fue detenido hace unos meses en la montaña del vecino estado de Guerrero y es originario del poblado San Gabriel Las Palmas del municipio de Amacuzac, en la zona sur de Morelos.

SEPARAN A AUTORIDADES PENITENCIARIAS

La Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES) informó ayer por la noche la separación de tres de los funcionarios del Sistema Penitenciario Estatal, con el objetivo de realizar con transparencia la investigación de los acontecimientos registrados las últimas horas al interior del Centro de Reinserción Social (CERESO) Morelos.

En tal sentido, fueron separados de su cargo la directora general de Centros Penitenciarios, Miriam Mireles Toledo; quien se encontraba a cargo en ausencia de su superior que estaba en un curso, Jorge Israel Ponce de León Bórquez; al coordinador del Sistema Penitenciario estatal, Alejandro Cornejo Ramos; director general de Reinserción Social y al director general Operativo Raúl Colín Martínez del CERESO Morelos.

La CES reiteró que es compromiso del Gobierno del estado actuar con estricta transparencia y legalidad, por lo que se realizará una investigación a fondo para deslindar responsabilidades sobre lo ocurrido.

Asimismo, se informó que se incorporaron los custodios al servicio la tarde del jueves, con el compromiso de que se llevará a cabo la revisión de su situación laboral, ya que se reveló que sólo se cuenta con poco más de 150 elementos de custodia, para una población penitenciaria superior a los dos mil 500 internos.

¿EN VERDAD APAGARON EL FUEGO?

El motín registrado en un área del penal de Atlacholoaya debió haberse previsto. Las condiciones estaban dadas desde hace tiempo; para que ocurriera algo así.

El haber llevado ahí, al Centro de Reinserción, a dos cabezas de grupos criminales distintos, Oswaldo o Alexis el hijo de Santiago Mazari alias «el Carrete» y al Ray, lugarteniente del Cártel Jalisco Nueva Generación, invitaba a la violencia interna.

Tras lo ocurrido, puede decirse que el fuego no está apagado; hay que esperar si hay reacciones de esas peleas, ya que pueden ser varios rounds, el rojo ganó el primero, pero ¿bajarán las manos los del Ray?

Y las repercusiones sobre estos hechos no necesariamente se darán en el Cereso ubicado en el municipio de Xochitepec, lo que si es casi seguro es que ocurrirán fuera de ese recinto.

Bueno, los custodios, tras la humillación de haber sido sometidos por internos, también mostraron su enojo y preocupación, y exigieron la destitución de mandos superiores del sistema penitenciario estatal, mejoramiento de sus condiciones de trabajo y equipamiento, jornadas de 24 por 48 horas, incremento de la plantilla de custodios y la renovación de sus contratos de seguros de vida que tienen más de un año que no fueron renovados y que dejan en la indefensión a su familia, entre otras peticiones.

¿Está controlado el caso? Momentáneamente y bajo la presión, las fuerzas policiacas federales, estatales y municipales; pero se van a retirar y ojalá que posteriormente prevalezca la calma pero se tendrá que tener bajo observación mucho tiempo y recomponer la situción o podría haber más sangre.

MOTIN EN MORELOS

En un hecho totalmente inédito en la entidad, ésta mañana se registraron hechos de violencia en el interior del Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) ubicado en #Atlacholoaya, mismos que resultaron en la muerte de seis internos, entre ellos el conocido como “el Ray” o Raymundo Isidro; líder de plaza del Cártel Jalisco Nueva Generación #CJNG en la zona oriente de Morelos, Estado de México y Puebla.

Apenas ayer, se había presentado una presunta riña también entre los integrantes de los dormitorios nueve y cuatro, aparentemente como consecuencia del robo de unos zapatos; situación que derivó en una pelea que concluyó con el asesinato de otro reo, y dos más fueron lesionados, sin que se revelara sus nombres.

Aunque el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, descartó que se pueda considerar la situación como motín o la pérdida del control en el centro penitenciario a manos del autogobierno, desde antes del mediodía se empezaron a difundir en las redes sociales videos y fotografías tomados al interior del Cereso de la riña de ayer y de los hechos hoy; entre ellos uno con el interrogatorio de varios internos a otros de sus compañeros, cuestionando sobre quién se había metido con “la casa” de “el borrego”, y ¿quién había matado a “el toro”?

En la versión oficial de los hechos, se señala que aproximadamente a las 8:30 de esta mañana un grupo de internos liberó a compañeros suyos que habían sido segregados en un área restringida por los hechos de ayer, por lo que sometieron a los custodios del área y los pusieron fuera, además de que iniciaron el ataque de otros internos.

El funcionario estatal aseguró que la situación fue controlada con apoyo de unos 350 elementos de la Guardia Nacional, la Sedena y la Policía Federal; que establecieron un cordón de seguridad en el Cereso y entraron para resguardar el orden.

En los videos grabados en el interior del lugar por los mismos reos, se ven varias personas tiradas en el suelo en diferentes zonas del penal, una persona mutilada de la cabeza que se presume fue atacada en el área de talleres.

Los reos que perdieron la vida en los hechos fueron identificados como José Manuel, Roberto, Vicente, Lorenzo, Nestor y Raymundo Isidro “N”, éste último quien corresponde a la identificación como lugarteniente del CJNG, además de Leopoldo y Adalberto lesionados ayer.

Desde poco antes de mediodía el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo confirmó los hechos de violencia al comunicar vía redes sociales que se encontraba reunido en la 24ava. Zona Militar con la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, en la que participan el comandante de la 24/a Zona Militar, Agustín Vallejo Silva, el delegado federal para los Programas de Bienestar Social en Morelos, Hugo Eric Flores Cervantes, además de los funcionarios locales del ámbito de la seguridad.