AFILANDO LOS MACHETES

Aspirantes a cargos de elección

Luego de haber concluido el periodo de pre campaña electoral para quienes buscan una candidatura en las elecciones del seis de junio; pareciera que se fueron a descansar un rato pero la verdad es que no es así, cada uno de ellos ha seguido trabajando y quizás en algunos casos, con mayor intensidad, porque viene lo más pesado una vez que se retomen los tiempos de la contienda.

Para el caso particular de la presidencia municipal de Cuernavaca diríamos que aunque oficialmente todos los que buscan la presidencia municipal son pre candidatos; sin embargo, en la práctica ya algunos de ellos sólo se espera el momento de formalizar la posición, porque «ya vienen amarrados» por sus respectivos partidos políticos.

En ese tenor vemos por ejemplo a Matías Nazario Morales; que indudablemente será el candidato del partido Movimiento Alternativa Social (MAS), Jorge Argüelles Victorero; que a pesar de que en esa coalición con Morena los militantes de éste instituto -algunos, tampoco son todos- se siguen resistiendo a que sea el abanderado por el Partido Encuentro Social (PES) y de Nueva Alianza (PNA), porque éste último ya lo arropó también.

Otro que ya parece tenerla en la bolsa es el abogado penalista Cipriano Sotelo Salgado, por el Partido Revolucionario Institucional, ya que la dirigencia estatal lo presentó como tal; así que aquellos que la querían como Juan Pablo Rivera Palau y el sacerdote con licencia Antonio Sandoval Tajonar o el empresario Gabriel Haddad, ya se hicieron a un lado.

Y donde todavía no están muy definidas las cosas es en el Partido Acción Nacional (PAN), porque si bien el Comité Directivo Estatal (CDE) presentó a José Luis Urióstegui Salgado como «el bueno», hay una impugnación presentada por Juan Pablo Adame Alemán, hijo del ex gobernador Marco Adame, muy influyente en las esferas nacionales del partido y, que sepamos, todavía las instancias competentes al interior del PAN en esa materia no han dicho cuál es la resolución del dictamen.

Entonces, de todos los que aspiran a la capital estatal con mayores posibilidades de competencia el único que aún no la tiene segura es Urióstegui; aunque todos los otros ya lo aseguramos aparecerán en las boletas electorales en la justa de junio y en éstos momentos «andan apurados» en un fuerte esfuerzo de estrategia electoral, de preparación de cuadros y de capacitación de candidatos y representantes.

Para nada están echados en la hamaca, por el contrario, diariamente y en un movimiento soterrado desarrollan toda clase de actividades de forma muy discreta, porque se supone que no deben hacer campaña ni reuniones todavía y menos con el semáforo sanitario, pero seguro estoy de que afilan machetes y preparan escopetas; porque hay que ir a una batalla de “pronósticos reservados” y si no ya lo verán.

CUERNAVACA, «BAILANDO CON LA MÁS FEA»

A diferencia de otras capitales

Desde hace unas dos décadas la capital del estado, Cuernavaca, ha sufrido las consecuencias de malas administraciones municipales y hoy en día vive sus peores momentos.

Lo que hace algunos años era belleza natural, atracción turística, clima de privilegio y otras virtudes; se ha convertido en un territorio altamente peligroso y con una infraestructura urbana deficiente y de prestación de servicios en permanente retroceso.

A medida que los gobiernos municipales fueron alejándose de sus habitantes y convirtiendo la administración en botín de unos cuantos las cosas comenzaron a empeorar; hasta llegar a lo que vemos hoy, una ciudad insegura, sucia, sin proyecto y abandonada porque quienes están al frente del gobierno han llegado con la única intención de “salir de pobres” y con descaro lo han logrado, desde alcaldes hasta regidores y no se diga funcionarios menores.

Entre más pasan los años más se extraña a personajes como Alfonso Sandoval Camuñas, que como edil de la capital morelense dejó parte de su vida en la lucha por regresar al Cuernavaca bonito y cuidado, en el sendero del progreso, y en la medida de sus posibilidades lo logró. Es por eso que al igual que don Lauro Ortega Martínez a nivel de gubernatura, se les sigue añorando, ya que el pueblo los recuerda como políticos con sensibilidad y compromiso, y hoy hacen mucha falta.

Estamos ya inmersos en el proceso administrativo que nos llevará a la elección intermedia de junio del año entrante; partidos y aspirantes a gobernar la capital aparecen por diferentes lados y plataformas y es el momento oportuno para analizarlos, valorar muy cuidadosamente quiénes son y de ellos quién tendría la preparación y el compromiso como para regresarnos al sendero del desarrollo.

Aquí mencionaremos a aquellos que estimamos merecen nuestra atención y tienen posibilidades de ganar, o por lo menos hacerse presentes en el cabildo a partir de regidurías y la sindicatura, a decir verdad; no son muchos, porque la absoluta mayoría de quienes sueñan con ser ediles no traen buenas intenciones.

Como partidos lo hemos dicho ya aquí, priistas, perredistas y demás institutos políticos menores lo único que dan es lástima; porque en buena medida a ellos debemos tantas desgracias actuales en nuestra ciudad, el estado y el país: marginación y pobreza, no sólo en la capital del estado.

En lo referente al tricolor le daríamos el beneficio de la duda a una Maricela Velázquez Sánchez; en el PRD francamente vemos puro apestado porque el ex gobernador Graco Ramírez los dejó más que fritos y ya nadie quiere saber de ellos.

Respecto a los del PES; Encuentro Social y ahora Encuentro Solidario, es uno solo a quien perfilan; al legislador federal Jorge Argüelles. Sin embargo, sigue siendo considerado por los electores de Morelos como un personaje sin arraigo ni residencia suficiente, incluso para cumplir con la ley electoral, de tal forma que no sería una buena opción, ahí le daríamos más ventajas a Maricela.

Por la vía del Movimiento Alternativa Social (MAS) también vemos perfilado como candidato único a Matías Nazario Morales, no es un novato, ya fue legislador local y federal; funcionario local y hasta anduvo en la presidencia de la República hace unos años o sea que conoce el oficio y la administración pública, tal vez no haría un mal papel.

Reiteramos, de todos los partidos nuevos sólo le daremos crédito al MAS y a Renovación Política Morelense porque hasta donde podemos ver sus dirigentes, Leticia Salgado y Harry Nielsen, son sólo el rostro de presentación de un grupo importante de empresarios y detrás de ellos vienen muchos personajes con arraigo en la ciudad; la mayoría incluso originarios de aquí y que traen la decisión de dignificar la política y regresarle el sentido humano. Ojalá.

Bueno, a diferencia de los demás de nueva creación se acaba de conformar un movimiento de jóvenes que son hoy día la voz de las nuevas consciencias; del mismo modo eligieron ya al presidente del Comité Municipal de RPM en Cuernavaca, y mire que es un hombre de amplio prestigio: Lucio Ramírez Brugada, ingeniero de carrera pero con amor a su tierra.

En lo que a RPM se refiere aún no se observa con claridad quién podría ser el abandero hacia la comuna pero de que traen armas con qué pelear ni qué decir, por eso afirmamos que tanto el MAS como ellos, se meterán a la pelea por la capital en serio, y si no lo cree al tiempo… lo revisaremos, porque vendrán con todo, y no precisamente para llenarse los bolsillos de dinero público como el resto, sino para intentar rescatar algo de honor, valores y dignidad en el ejercicio de la política y del poder.

Tampoco se debe perder de vista al abogado José Luis Urióstegui Salgado, que nuevamente viene a buscar la alcaldía por la vía independiente; ya lo hizo en la elección anterior y no le alcanzó pero metió regidores al cabildo; tristemente uno de ellos Cesar Salgado Castañeda, se ve involucrado en los actos de corrupción que se atribuyen al edil Antonio Villalobos Adán, y eso le pegará a José Luis porque la gente lo culpará de haberlo llevado a la alcaldía.

Los panistas siguen peleando la plaza; los Martínez Terrazas tienen secuestrado al partido particularmente en Cuernavaca, quieren controlar las posiciones más importantes y ya entre los tres hermanos se han dispuesto repartir el pastel para ellos, es decir que uno irá como candidato a la Presidencia municipal, otro a la diputación federal y el tercero al Congreso local ¿cómo la ve?

En contra parte, siguen peleando las candidaturas tanto Juan Pablo Adame, hijo del ex gobernador Marco Adame, y Javier Bolaños Aguilar; quien ya contendió en la elección anterior. De ellos le vemos más experiencia y talento al último, porque igual que otros ya ha sido funcionario estatal, municipal, legislador federal y local; conoce muy bien a la ciudad de la eterna primavera y sabe qué le duele.

Por el lado de Morena quieren muchos, entre ellos las dos alejandras: Flores, que es diputada local y Pani, diputada federal; aunque aparecerán más por todos lados, pero tampoco traen formación política ni experiencia en la administración pública o privada y les pesará demasiado el terrible papel de vergüenza que está haciendo Villalobos Adán, que aunque no era propiamente del partido sí fue postulado por la coalición que se conformó para apoyar a López Obrador.

Morena se tambalea en Cuernavaca y luego el papelón de Villalobos al ir a pedir auxilio al presidente Andrés Manuel López Obrador, a ver si la libra porque sus ambiciones lo perdieron y anda en medio del escándalo. Ahí dejaríamos este análisis porque no vemos más caras que valgan la pena. ¿No lo cree así?