PARECE QUE HABRÁ OPCIONES

*Se apuntan más por Cuernavaca

Para las elecciones de julio del año entrante la posición y “el platillo más codiciado” es indudablemente la Presidencia Municipal de Cuernavaca; si bien las diputaciones federales no están mal sobre todo porque posibilitan a quienes llegan a una de esas curules la formación política y “roce” con personajes políticos de primera línea nacional, gobernar la capital del estado es otra cosa.

Claro, cuando se tiene talento; pero cuando no se tiene ni idea de dónde se está parado; como en el caso de Antonio Villalobos el actual edil por casualidad, eso otra cosa.

Quizás, por tratarse de «la joya de la corona» son muchos quienes aspiran a tal cargo, y podríamos decir que sí habrá opciones a elegir entre esos hombres muy identificados con los cuernavacenses; con presencia y prestigio. Además de que han demostrado su compromiso con el pueblo, que parece ser lo que ha faltado en las más recientes administraciones.

Y esperemos que sí, porque el remedo de alcalde que tenemos heredará una ciudad en destrucción y descomposición; la infraestructura urbana está que da pena y por todos lados las calles están desechas, por donde se le quiera ver esto es un desastre, porque sólo a los corruptos y malvivientes políticos se les pudo ocurrir montar a un sujeto mediocre, indecente e improvisado como Villalobos Adán en una posición tan importante como candidato suplente a la capital de Morelos.

Para acabar pronto, ¿y sabemos elegir? tendremos que pensar en alguien que se asemeje a la talla de ex ediles como Alfonso Sandoval Camuñas (QEPD), sólo alguien con ese talento, sensibilidad y humildad podría comenzar a limpiar este muladar que dejará el alcalde.

De no ser así… “ya la puerca torció el rabo”, vamos a continuar observando como Cuernavaca se nos va de las manos, ahogada en deudas y cada vez más deteriorada.

Es por eso por lo que hay que pensar en grande, y bajo tal visión vemos con buenos ojos que aparecen cuadros más con un perfil ciudadano y no partidista, que parece estarían entrándole a la lucha electoral. No son gente maleada, pervertida ni mediocre como el “vapuleado” presidente municipal en turno.

Tuvimos la oportunidad de coincidir con ese tipo de figuras en conocido restaurant y, aunque no lo dijeron, todo lleva a pensar que sí pudieran aparecer en las boletas del próximo año, nos referimos a los empresarios, Harry Nielsen León, Guillermo León Guzmán y el ex sacerdote Antonio Sandoval Tajonar.

Los primeros dos cuentan con una ascendencia enorme en su gremio, el de la iniciativa privada, el otro, es un hombre religioso que ya hace tiempo pidió licencia a esa función también con aspiraciones políticas, también muy apreciado por propios y extraños; y que además se ha dedicado a trabajar para sacar a niños y jóvenes de la calle, a quienes les da albergue, vestido, sustento además de educación; a través de la Fundación Don Bosco que se ha hecho reconocida a nivel estatal e internacional.

Cabe destacar que en el caso de Antonio Sandoval o mejor conocido como “el padre Toño” el IMPEPAC le impidió participar como aspirante a gobernador en el 2018, y la decisión fue más en función de mafias de poder local que buscaron todos los recovecos para objetar un impedimento legal; no obstante, hoy día pareciera que ya no habrá manera de que lo saquen de la jugada.

De los otros dos tampoco hay algún cuestionamiento y son cuadros valiosos.

Sólo habrá que ver por cual plataforma se deciden; sin embargo, por sí solos son garantía. Y ya sabe usted que adicionalmente es muy posible que participen, entre otros, Matías Nazario Morales, Javier Bolaños Aguilar, José Luis Urióstegui Salgado, Alejandra Flores Espinoza, por citar a los más conocidos y como que el resto sólo irá a hacer bola, no tienen oportunidad alguna de competir, como en el caso del diputado federal Jorge Argüelles Vitorero.

Si alguno de los tres inicialmente referidos llegara a la comuna las cosas comenzarían a mejorar gradualmente; pero, si seguimos permitiendo que los mañosos de cuello blanco desde sus partidos impongan sus intereses “ya nos llevó patas” y, siendo honestos, la ciudad ya no aguantaría a otro mal gobernante como el mediocre de Villalobos, así que más vale ir poniéndonos abusados. ¿No lo cree?

«DEBE HABER MÁS COMPROMISO…»; VILLARREAL GASCA

El ahora ex Secretario de Hacienda de Gobierno estatal, Alejandro Villarreal Gasca, consideró que «el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo merece poder heredar un Morelos mejor del que recibió», y deben de ayudarlo.

Durante la rueda de prensa en la que, ante los medios, razonó sobre la separación de su cargo; el ex funcionario hizo dos consideraciones importantes sobre el desempeño del sexenio de Blanco Bravo, al señalar que «el mandatario tendrá que dejar un estado en mejores condiciones de como lo recibió en 2018».

Del mismo modo; reconoció que al interior del gabinete hay diferencias entre grupos, y conminó a sus ex compañeros a sumarse con todo, a favor del esfuerzo del mandatario y así evitar conflictos y controversias entre sí.

Sin decir nombres en específico, Villarreal estaba refiriéndose al comportamiento antagónico entre dos bloques, uno encabezado por el Secretario de gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, el coordinador de delegaciones, Hugo Erick Flores y el Comisionado de Seguridad Pública, José Antonio Ortiz Guarneros y otros personajes; en su mayoría, procedentes del estado de Veracruz.

En el otro grupo se ubican funcionarios como el jefe de la gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, el propio Villarreal Gasca, el titular de transporte, Víctor Mercado Salgado; es decir, colaboradores del gobernador con más tiempo de radicar en la entidad.

No obstante también; y sin mencionarlo directamente, se refirió al hermano del gobernador Ulises Bravo, e insistió en que para poder mejorar el desempeño integral de este gobierno todos los colaboradores deben hacer a un lado sus intereses personales y trabajar sin distingo por este territorio.

Y si bien en la conferencia de prensa y ante la pregunta expresa respecto si su salida del gabinete obedecía a algún proyecto político-electoral personal consideró que aún no son los momentos para hablar de eso y que no fue el motivo de su salida, aunque no negó que podría buscar alguna candidatura.

Sin embargo, algunos de sus colaboradores cercanos aceptaron que entre sus aspiraciones y propósitos a mediano plano sí está el de buscar la candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca; más aún, que contaría con el apoyo del ex gobernador panista Sergio Estrada Cajigal, del ex candidato a la comuna en el 2018 por ese mismo partido Javier Bolaños Aguilar, y de ciudadanos identificados con ésta ciudad como Marcos Manuel Suárez Gerard.

ELECCIONES 2021

*Los que no deben aparecer en boletas

Rumbo a las elecciones intermedias del 2021 muchos rostros de políticos de todos los colores comienzan a asomarse y a promoverse frente al electorado, con la clara intención de buscar una candidatura; ya sea a una alcaldía, diputación federal o local, incluyendo regidurías y sindicaturas.

Hay igualmente de todos los tamaños; unos con altos grados de improvisación, pero no pocos son ya un costal de mañas, ejemplo de deshonestidad, deslealtad y ambiciones desmedidas que traicionaron al pueblo cuantas veces se les dio la oportunidad.

A esos se les tendrá que cerrar el paso, evitar que aparezcan nuevamente en las boletas electorales del año que viene, porque vienen como dice el dicho: no a congraciarse ahora sí con el elector, sino “por lo que no se llevaron”.

Lo decimos porque ya en algunos canales de redes sociales y medios se viene promoviendo el ex diputado local priista, Francisco Moreno Merino; quien de acuerdo con el mensaje pretende contender por la Presidencia Municipal de Cuernavaca.

El señor fue diputado local priista en el periodo 2012-2015, y fue quien le hizo el trabajo de consenso al interior del Congreso por el entonces gobernador perredista Graco Ramírez Garrido, para que se le aprobara aquel crédito de dos mil 806 millones de pesos que nunca se supo “bien a bien” en qué los usó.

Es algo difícil de probar, porque en cosas como ésta no se deja prueba alguna y ellos tenían el control absoluto en el Congreso, pero su ex mujer llegó a sostener que ese «trabajito» a favor del tabasqueño le dejó una prebenda de 40 millones de pesos; porque esa era la mecánica y los favores se pagaban, y muy bien, ¡claro! con dinero del pueblo.

Antes de ir al Congreso local, ya el PRI le habían dado una candidatura al Senado de la República; siendo diputado federal por ese mismo partido, pero en una intervención en tribuna lanzó expresiones muy delicadas en contra del sector femenino que le valieron aún más el descrédito que ya tenía. El tricolor se vio obligado a quitarle la candidatura y dársela a una mujer.

Otros que por ningún motivo deberán aparecer en boletas son los hermanos Julio y Roberto Yáñez; al igual que Moreno Merino mantuvieron una complicidad permanente con Graco Ramírez después de que se pelearon con el ahora gobernador, y coadyuvaron para que toda huella de robo al erario por parte del hoy ex gobernador, fuera desaparecida, ¡claro! con alguna contribución de por medio, a fin de generarle impunidad como hasta el momento ha sucedido.

El ex mandatario robó a manos llenas, pero la Cámara legislativa le aprobó todas sus cuentas públicas, entonces no hay delito que perseguir.

Hay más que igualmente andan ya buscando reflectores, el también ex legislador local y ex alcalde Julio Espín Navarrete, de la misma pandilla de vendidos y comparsas de esa desafortunada administración, porque pasó de líder priista a defensor perredista.

El hombre es un vividor del presupuesto, no tiene militancia ni olores, busca siempre el momento oportuno para brincar de un partido a otro, acomodándose donde estima está el sendero del triunfo.

Por todo eso, al igual que todos los antes mencionados, donde deberían ir es a la cárcel; porque le hicieron mucho daño a Morelos. Qué decir de quien fuera candidato a gobernador del PRI en el 2012: Amado Orihuela Trejo, otro amante del dinero público, traicionó a su propio partido y a su sector y acabó en las manos del ex gobernador; quien lo sometió porque dejó cuentas pendientes en el sector cañero de la región sur y digamos que se los arreglaron.

Conscientes de que tienen cuentas pendientes con la justicia algunas otras figuras mejor se mantienen alejadas de la política por el momento, porque si asoman la cabeza se las pueden cortar, como las ex legisladoras Beatriz Víscera Alatriste o su ex compañera Hortensia Figueroa Peralta.

Y bueno, esos son sólo algunos personajes indeseables en la política del reciente pasado a quienes se debería desterrar para siempre de las representaciones populares, pero no pocos de quienes desempeñan cargos hoy están en las mismas condiciones, uno de ellos el edil de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, presuntamente involucrado de asuntos graves de corrupción y que quiere reelegirse.

Ahí está en el Congreso local Tania Valentina Rodríguez Ruiz, que aún maneja una pandilla en defensa de Graco, y que va por más posiciones. Aunque siempre por la vía plurinominal, porque si buscara una candidatura de mayoría saldría como apestada, pero esté usted seguro de que lo sabe, y por eso buscará el camino fácil de la diputación federal plurinominal.

Para eso tiene su propio partido, el del Trabajo; que mediante arreglos con el lado ganador sea PAN, PRD o ahora Morena. Ese organismo político que derivado de “un despojo” a quien fuera por muchos años el dirigente estatal, Rigoberto Lorence López, le jugó hace unos años al relacionarse sentimentalmente con él.

Debemos pues, como electores, tener memoria y desechar a todos aquellos que buscan en el ejercicio del poder público resolver sus necesidades económicas y no las de los ciudadanos; que traicionan el sufragio popular.

NO TIENEN CON QUÉ

*Partidos sin cuadros, estructura, ni dinero

Con el inicio del 2020 el proceso de la elección intermedia del 2021 ha comenzado. Partidos y aspirantes a cargos de elección popular deben comenzar a preparar el terreno; y a trabajar para dar la pelea por diputaciones locales, federales y presidencias municipales.

Son cientos de posiciones que estarán en disputa; sin embargo, se aprecia una pobreza extrema en cuanto a la oferta de cuadros que los partidos políticos puedan poner a consideración de los electores, y como dijera un priista de la vieja guardia: «la caballada está muy flaca». Aquí, le agregaríamos “más bien moribunda”, se ve demasiada pobreza en ese aspecto.

Lo anterior resulta bastante preocupante y no sólo para las instituciones electorales, más bien deberíamos estar preocupados los ciudadanos, porque lo anterior sólo nos muestra que se volverá a echar mano de la improvisación, de candidatos alejados de los perfiles adecuados para poder pensar en llegar a los congresos, ya sea local o federal, para representarnos.

Eso únicamente garantiza un desempeño mediocre, un desconocimiento total de las obligaciones y responsabilidades para con el pueblo y el país, dado que seguiremos en manos de políticos de aventura, oportunistas y busca chambas. Que ante la incapacidad para ganarse la vida en un trabajo como cualquier otra persona con un oficio o profesión, se refugian en la política, buscando fortunas y dinero fácil.

Bueno; podríamos sostener que salvo algunas excepciones, la absoluta mayoría de quienes hoy ocupan una curul en el Congreso local siguen sin lograr madurar; sin entender su papel en la cámara y menos sus compromisos con aquellos que les dieron su confianza.

Muy por el contrario, un grupito de ellos, en particular el “Frente Graquista de Mujeres”, perversamente han hecho unidad para sabotear cualquier intento de articular un trabajo legislativo comprometido con los morelenses.

Inmersas en intereses mezquinos, y sobre todo con sujetos de baja calaña del pasado reciente, como el ex gobernador Graco Ramírez, muestran su desprecio por el estado, y su maldad para con los demás, únicamente piensan en lo suyo.

Y eso que se trata de quienes, así haya sido sin merecerlo, lograron llegar y ya superaron un año en la representación, imaginémos el resto de quienes pretender enrolarse en las candidaturas para el año venidero; francamente lo único que darán será lástima.

Y cuando es así, la única diferencia entre ellos es el dinero que traigan para comprar votos, porque esa práctica sigue tan vigente como antaño, aplicando aquello de que «quien tiene más saliva traga más pinole”.

Pero desde los propios partidos decíamos, están totalmente desarticulados, sus estructuras son endebles y sus alcances igual, y hablamos prácticamente de todos los partidos, azules, amarillos, tricolores, morenos y los que usted quiera agregar.

El PRI y el PAN que alguna vez fueron el ejemplo a seguir, andan arrastrando la cobija, Morena; inéditamente y teniéndolo todo de su lado, tampoco ofrece gran diferencia.

Y si de dinero hablamos, salvo por Morena y el Partido Encuentro Social (PES) en el caso de Morelos ¡claro! los demás se encuentran en la chilla, en el hambre, y casi la desesperación, y ello es muy peligroso porque son capaces de apoyarse en la delincuencia organizada con tal de alcanzar privilegios electorales.

Estamos en la antesala de la justa del 2021 y ya se aprecian algunos movimientos, y las precampañas empezarán a tomar forma, pero es cosa de unos cuantos personajes, más del 90 por ciento del recurso humano que requerirán los partidos no tiene con qué dar la pelea, así de triste está la cosa en la materia.