PIDE PANISTA DEBATE DE PRECANDIDATOS

Ayer el panista Juan Pablo Adame Alemán, hijo del ex gobernador de Morelos y consejero nacional de ese partido Marco Adame, se registró como aspirante a la candidatura por la presidencia municipal de Cuernavaca; luego de que días antes integrantes de la dirigencia estatal avalaran la inscripción del abogado José Luis Urióstegui Salgado para la misma posición.

Con un discurso aguerrido, reclamando la posición para los verdaderos panistas, el ex diputado federal y ex líder de los jóvenes panistas, dijo que los verdaderos militantes deben estar en la boleta electoral que los represente el próximo proceso de elección, y ¡no los que simulan, que son chapulines y que sólo vienen a manchar la identidad de los panistas!

Al dejar en claro que los panistas necesitan estar presentes en la boleta del próximo 6 de junio, el aspirante a la precandidatura del pidió a la Comisión Organizadora Electoral local organizar por lo menos un debate para que la militancia pueda conocer las propuestas.

Sin mencionar al otro aspirante a la candidatura, que ha competido por posiciones políticas abanderando al PRD y de manera independiente, Adame insistió que en la boleta deben estar perfiles de Acción Nacional que tienen “tatuado en su corazón al partido, y no los que vienen sólo ha disimular.

“Hoy nuestra ciudad nos duele porque los que la amamos nos duele ver los problemas que existen en alumbrado público, limpieza y proyecto; de ahí la importancia de que pueda realizarse por lo menos un debate que sea transmitido a través de los medios de comunicación y por todos los canales de difusión del Partido para que la gente militante pueda comparar las propuestas.

LA FARSA DE LA POLÍTICA

Ni de centro, izquierda o derecha

La mayor parte de los políticos en México se han prostituido, han convertido la representación popular y los cargos gubernamentales en un método para resolver sus problemas y necesidades económicas personales; desde hace algunos años que en su mayoría se alejaron de un pueblo al que ven como presa fácil, para seguir medrando del dinero público.

Quedan muy pocos personajes con convicciones ideológicas firmes y eso de tendencias de izquierda, de centro o de derecha fueron pensamientos que se quedaron en el pasado lejano, porque hoy lo único que se busca es colocarse en espacios de decisiones desde los cuales se puedan obtener beneficios materiales y/o económicos con dinero de los impuestos de los mexicanos.

Usted lo puede notar sin ninguna dificultad porque precisamente en éstos momentos apreciamos aspirantes a cargos de elección que han pasado literalmente por todos los partidos, y continúan cual chapulines brincando de un lado hacia otro; sin importar los colores ni la doctrina que cada institución dice practicar.

Ayer fueron priistas, en la siguiente elección panistas y al rato perredistas; y por qué no, igual y en su oportunidad se declaran independientes o candidatos ciudadanos, el propósito será siempre cómo entrar en el grupo selecto de privilegiados que pueden cobrar durante tres o seis años del presupuesto, sin cumplir con las responsabilidades de su competencia.

Ahí tenemos por ejemplo al ex candidato a gobernador en el 2012 por el PRI Amado Orihuela Trejo; el señor tras perder la contienda acabó desarrollando tareas a favor del PRD unos tres años más tarde y en éste momento se ha registrado como precandidato de Morena a una diputación federal por la zona sur poniente.

Aquí en Cuernavaca el abogado José Luis Urióstegui Salgado, quien fuera candidato perredista a la alcaldía capitalina en el 2015, contendió en la justa anterior como independiente o ciudadano para la misma posición y hoy ha aceptado ser el abanderado del PAN y del PSD, cuyos principales activos son los hermanos Yáñez Moreno comparsas del ex gobernador Graco Ramírez en las pasadas legislaturas locales.

Y así nos podemos ir con muchos más que durante los tiempos no electorales están agazapados esperando el momento oportuno para salir a buscar quien les da una oportunidad para participar; en ésta ocasión por una diputación local, federal o presidencia municipal; y sin merecimiento alguno porque cuando se les dio la oportunidad traicionaron a su pueblo.

Y parecieran eternos, hay aquellos que desde muy temprana edad lograron un lugar en las estructuras de poder, y hoy son ya casi ancianos y siguen peleando cada tres o seis años por regresar por lo que se les olvidó robarse o para mantenerse en las nóminas oficiales hasta conseguir la jubilación, porque debe ser muy agradable obtener dinero fácil en sumas nada despreciables, y sin la obligación de sobarse el lomo para ganarlo.

Las instituciones partidistas -cabe aceptar- no son las culpables del descrédito y el repudio popular al que se ha llegado; han sido quienes las manejan los que las pervirtieron, pero como quiera que sea casi en su totalidad han perdido toda credibilidad y respecto del elector. Dos que tres ya son prácticamente cadáveres como en el caso del Partido del Trabajo de donde acaban de renunciar cerca de dos mil militantes y líderes regionales; exhibiendo las corruptelas de la dirigente estatal Tania Valentina Rodríguez, diputada local; antes funcionaria estatal, antes regidora, antes diputada local y federal respectivamente.

Mientras, hay decenas de políticos de todos los tamaños promoviéndose en redes sociales y dando a conocer que se han inscrito como aspirantes a alguna candidatura, y todos aseguran que vienen a salvarnos de la catástrofe en la que vivimos; la verdad es que salvo muy raras excepciones van tras nuestro dinero y a vivir becados durante de menos tres años.