NEGOCIOS CERRADOS EN CUERNAVACA

*Inseguridad, ventas bajas: Sanchez Purón

La inseguridad, sobre todo el cobro de piso, secundado por el debilitamiento de la economía en Morelos, ha llevado al cierre a unos 50 negocios en lo referente al turismo, servicios y comercio; indicó el presidente camaral.

«Lo que pareciera y estamos viviendo es que con toda tranquilidad pueden llegar los delincuentes, amenazar e irse con el botín a sus guaridas; sin ser molestados, porque aunque se denuncie no hay investigación que los detenga».

Lamentablemente, y por el riesgo que ello implica, más del 50 por ciento de los delitos que se cometen no se denuncian, y entonces como ciudadanos contribuimos con la impunidad, porque no confiamos en la denuncia y la investigación de las mismas.

Abundó que otro factor adverso es que las ventas al público han caído en un 10 o 20 por ciento en todos los rubros, y eso deja nulo margen de ganancia al sector, con respecto a los incrementos en los costos que no paran de incrementar como los costos de transporte, de insumos y otros.

ESPERANZA DE RECUPERACIÓN

Dirigentes empresariales, comerciantes y funcionarios cortaron el listón del inicio de lo que desde hace unos años conocemos como «El buen fin», una estrategia que el gobierno echó a caminar a fin de estimular la actividad económica en el país; aplicada durante el puente largo con motivo del 20 de noviembre.

Desconocemos por qué no se presentaron algunos líderes gremiales, como es el caso del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Ángel Adame Jiménez o de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Harry Nielsen León, que son parte del gremio de empresarios, comerciantes y prestadores de servicios que casi siempre son convocados.

Sí estuvo Antonio Sánchez Purón, presidente de la Canaco, Andrés Remis, Secretario de Desarrollo Económico de Cuernavaca, representantes del SAT, de Desarrollo Económico estatal y de la Profeco. Total, que ya comenzaron las rebajas en los establecimientos que para tal efecto se registraron.

Para ellos esta fecha, que se presenta cada fin de año, es muy importante porque dadas las condiciones bajas en el consumo, la escasez del circulante y la inseguridad que inhiben la actividad económica en general, puede ser una coyuntura de recuperación, para mejorar los niveles de consumo y por lo tanto, de un respiro para el gremio.

El estado en general reclama estímulos prácticamente en todas las ramas de la actividad productiva, de consumo e industrial; el desarrollo se ha estancado, la inseguridad ha ahuyentado el ingreso de nuevos capitales y los que se mantienen lo hacen en circunstancias poco favorables, por eso, esta fecha abriga esa esperanza, de recapitalizarse para poder continuar aguantando.

Cuernavaca dista mucho de ser la ciudad que hace años atraía a miles, sí miles de turistas anualmente, que venían a disfrutar de sus bellezas naturales, el clima y su gente amable, de la enseñanza del español y de la investigación.

Para completar el cuadro, basta ver las condiciones de áreas públicas una muestra un terrible abandono, producto de la incapacidad de sus autoridades  por varios años, que no tienen siquiera la voluntad de mantener el buen estado su infraestructura o servicios, ya no digamos mejorar.

Ante la ausencia del turismo, no pocos negocios se van muriendo, los que subsisten han debido reducir su planta laboral para sobre ponerse a su precaria economía, por eso cobra trascendencia El Buen Fin, que esperamos, le dé vida a quienes se dedican a ramas del comercio como el turismo, la recreación la industria  y la venta de alimentos.

ESTRÉS EMPRESARIAL POR INSEGURIDAD

El sector empresarial, comercial y de prestación de servicios en Morelos vive en una situación de estrés, los graves índices de inseguridad han provocado estampida de capitales; reducción de la planta laboral; baja dramática en el mercado de consumo y cierta incertidumbre hacia el futuro.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en el estado, Harry Nielsen León, refirió que de unos cinco años a la fecha en ese ramo de la actividad, relacionada con el turismo, la planta laboral ha disminuido en un 30 por ciento aproximadamente, y se teme que si las cosas siguen igual en enero podría darse otro ajuste.

Pero, sospechamos que ese sentir es el mismo de otros sectores, porque el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ángel Adame, coincide en que la inseguridad; acompañada de los permanentes bloqueos y manifestaciones en el primer cuadro de la capital o en arterias principales, tienen prácticamente estrangulado al comercio, y esto ha causado graves pérdidas en todos los niveles.

Para la Cámara del Comercio, Servicios y Turismo; en voz de su presidente Antonio Sánchez Purón, el panorama no es diferente, es por eso que han considerado en conjunto las distintas cámaras proponer al Congreso local una iniciativa que regule ese tipo de expresiones públicas, que se traducen en afectación a terceros.

Se tiene que llegar a esto porque las diversas instituciones gubernamentales no aplican la ley, y aunque constitucionalmente existe la libre manifestación y expresión de ideas, pero debe ser siempre y cuando no se afecte el interés de terceros, pero no hay quien haga cumplir esa premisa.

Harry Nielsen advirtió que incluso, con toda la violencia vivida actualmente, la vida nocturna prácticamente se acabó en Cuernavaca y la mayoría de los municipios, porque justamente esos lugares han sido blanco de acciones de la delincuencia, y lo mismo ocurrió con las escuelas de español; ya no vienen casi extranjeros a estudiar aquí por la delincuencia y los planteles están muriendo.

Bueno, la mayoría de los dirigentes camarales consideran que el país en su conjunto vive en la recesión. Y respecto a la estrategia de la Presidencia, a partir de la Guardia Nacional para el combate a la inseguridad, señalaron que aún no se ven sus alcances.

«Hace meses que a Morelos se nos prometió enviar más de mil 200 elementos de dicha corporación pero seguimos viendo unos cuantos por las calles, por eso aún no conocemos sus alcances y no podemos decir si será realmente el remedio» insistió Nielsen León.

Recordó el caso del asesinato del empresario Paul Vizcarra y agregó: «francamente con todo esto los empresarios morelenses nos sentimos vulnerables y expuestos, cualquier delincuente puede con facilidad meterse a nuestros negocios y hacer los que les venga en gana, porque no percibimos prevención ni protección alguna», insistió.

De manera irónica mencionó que, «de acuerdo con las autoridades, el robo en vía pública ha disminuido, pero eso es porque después de las ocho de la noche no hay nadie en las calles y no hay a quien robar».

Los empresarios mencionaron que han sostenido reiteradas reuniones con el Fiscal General de Justicia y el coordinador de la Comisión Estatal de Seguridad, pero la queja de ambos es que necesitan más dinero para dar resultados.