RABÍN Y GRACO DETRÁS DE PROTESTAS

El conflicto de Jóvenes Construyendo el Futuro “es un movimiento provocado por el Director General del Banco de Bienestar, el morelense Rabindranath Salazar Solorio, con apoyo del ex gobernador Graco Ramírez Garrido; porque el primero quiere sacar a Cuauhtémoc Blanco Bravo para apoderarse del poder y gobierno local, mientras que el otro no quiere ir a la cárcel por sus fechorías”, sostuvo el empresario y político Arnulfo Montes Cuén.

En una rueda de prensa dijo contar con pruebas en el sentido de que, a través de Miguel Ángel Rabadán Castrejón responsable del programa federal y subalterno de Rabín, «ordenaron suspender los apoyos a los jóvenes, con el propósito de provocar desestabilización en Morelos, porque son políticos perversos y corruptos».

Se quejó de que «mañosamente quisieron acusarme de ser el propietario de la empresa IWET, que suspendió los pagos a los muchachos, cuando hace cerca de cinco años que vendí las acciones de la misma y eso lo demostré ante las autoridades federales correspondientes», dijo el empresario.

Recordó que durante el bloqueo realizado por los becarios del programa en el Paso Exprés, un grupo de personas armadas los amenazaron, «eran mañosos enviados por Rabín y Rabadán, porque ellos tenían negocios con el personaje conocido como «El Carrete» en Jiutepec y los usan para amedrentar, les aclaro que yo no les tengo miedo».

Montes Cuén manifestó: «tanto Rabín como Rabadán son cobardes, ingratos y traicioneros, porque se vendieron con Graco a pesar de que robó tanto a los morelenses, sostenemos que ambos son peones del tabasqueño».

«Para su desgracia, no apuntaron bien, las cosas se les salieron de control y se dieron un balazo en el pie, porque le hicieron un enorme daño al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de quien el director del banco se dice amigo».

Luego, acusó al ahora funcionario federal de estar cobrando tarjetas de beneficiarios del programa a través de diversos personajes, y de quedarse con el dinero.  Incluso, aseguró sobre el caso, «en Jojutla se quedan con más de mil tarjetas, 500 en Temixco, 700 en Cuautla y Yautepec; quien le lleva los fondos a Rabín, producto de este robo a los supuestos beneficiados, es Rabadán Castrejón».

Por todo eso es que se ha solicitado ya una auditoría al programa, y se presentó la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República (FGR), con copia en la Secretaría de la Función Pública y otras instancias, indicó.

Dijo tener conocimiento de que la Unidad de Inteligencia Financiera ya inició una investigación a Rabindranath y se esperan resultados muy pronto, igual se verá pronto la destitución en el cargo.

Abundó, «intentan involucrarme en todo esto para desviar la atención; Rabín como empleado de Graco cumple una orden de éste, yo tuve diferencias muy serias con él, tanto que me amenazó con desaparecerme vía quien era su jefe policiaco, Jesús Alberto Capella y hasta me acusaron de narcotraficante; sin embargo, nunca lograron doblarme y ahora menos», advirtió.

Lo dicho por el empresario sólo confirma una añeja sospecha de que durante el proceso electoral del año pasado Salazar Solorio hizo acuerdo político con Graco y su hijastro Rodrigo Gayosso, éste último aspirante perredista a gobernador de Morelos.

Incluso se polemizó mucho respecto a una presunta reunión que sostuvo Rabín con Gayosso en Estados Unidos, donde habrían dirimido diferencias con una importante suma de dinero al líder moral de Morena.

Hoy, en alianza, buscan generar inestabilidad política involucrando incluso a algunos legisladores del Congreso local, quienes igualmente se presume atienden intereses de Ramírez Garrido.