¿LA UAEM EN MANOS DE GRACO?

Académicos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) aseguran que la máxima casa de estudios continúa bajo el control del ex gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu y que los dos sindicatos, administrativo y académico, son los principales brazos del graquismo.

¿Y cuáles sería el propósito? Pues político-electoral porque quiere resurgir vía el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la justa intermedia del 2021, y no es nada descabellado.

Algunos de los profesores ponían como muestra de lo anterior el que se está sometiendo a juicio penal al ex rector Alejandro Vera Jiménez, quien era funcionario de la actual administración y enemigo “a morir” del tabasqueño; en lugar de que a ex miembros del gobierno de Graco sean enjuiciados, y por los indicios y últimos acontecimientos pareciera que tienen razón.

Y mire que para llamar a cuentas a la mayoría de ex secretarios sobra tela de dónde cortar en cuanto a las denuncias, se han interpuesto casi un centenar tanto por parte del Congreso local como del Poder Ejecutivo de Morelos.

Alejandro Vera, ex rector de la UAEM

Pero, ahí vemos como la Fiscalía General de Justicia y la Fiscalía Anticorrupción, también heredadas por el ex gobernador, ya que se aseguró el nombramiento de sus titulares; presupuesto e inamovilidad, y siguen haciendo trabajo a favor de aquél.

¿Y el papel del rector Gustavo Urquiza? Pues a decir de los catedráticos como el químico de profesión no tiene ni la menor idea de lo que políticamente ocurre en la Universidad, entonces, los líderes sindicales desarrollan el trabajo a favor del perverso personaje sin dificultades.

Pero añaden que, gradualmente, ese perverso movimiento graquista va absorbiendo direcciones de facultades de forma gradual y sin obstáculos.

Si esto es verdad, pobre UAEM, y en general pobre comunidad universitaria; porque el propósito es usarlos electoralmente en las elecciones del año entrante, para favorecer perversos intereses del pasado.

Y nunca se han ido del todo, porque si logra reposicionarse en el 2021 se sientan las bases hacia el 2024, elección presidencial y de gubernatura. ¿Qué le parece la estrategia?