CORRUPCIÓN EN CUERNAVACA

¿Todos embarrados?

A menos que haya componendas -y jure usted que en eso andan- el alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán debería ser destituido y posiblemente sea encarcelado por los delitos de penosa corrupción que se le atribuyen.

Ya el Subsecretario de Protección Civil capitalino, Gonzalo Barquín Granados, se quedó tras las rejas por el mismo presunto delito de cohecho, agravado con el de amenazas, por haber precisamente enviado una amenaza al empresario que denunció el caso..

Sin embargo; lo extraño es que a pesar de esos vergonzantes sucesos, pareciera que en el Ayuntamiento no hay Cabildo, y sobre todo regidores de oposición, porque hasta el momento no escuchamos voces de quienes conforman ese «cuerpo colegiado» conformado por representantes de diversos partidos que exijan justicia y la aplicación de la ley, en contra de quienes han abusado del pueblo desde el poder.

Y mire que nos encontramos en tiempos electorales; cuando este tipo de personajes vividores del presupuesto aprovechan cualquier falta de sus adversarios partidistas para hacerlo notar ante la ciudadanía y hasta para exagerar y llamar mucho la atención y la curiosidad de los ciudadanos, es extraño que estén muy calladitos y lo anterior los hace sospechosos de complicidad.

¿Es que acaso todos están embarrados de podredumbre junto con el edil? sobre este tema sí se levantan algunas expresiones, pero externas y en especial, de algunos de quienes fueron inmisericordemente despedidos por parte de la comuna, y ellos sostienen que la absoluta mayoría de los regidores están “embarrados hasta el cuello” y comprometidos con el edil; porque para hacer sus tranzas el «lobo» los comprometió y salpicó.

Los datos refieren que cada miembro del cabildo cuenta con una serie de familiares, amigos y recomendados dentro de las nóminas, y desde luego en las posiciones mejor pagadas; de tal manera que cuando se dio el despido masivo hace unos meses -igual que hoy- que el edil está a punto de irse tras las rejas y han guardado silencio sepulcral.

Sinceramente no vemos ninguna otra razón como para que parezcan mudos y entonces, estaríamos evidenciando que aquello es una podredumbre competa y que todos le vienen rascando al presupuesto, por eso no hay dinero ni para medio remendar algunas calles y avenidas que están intransitables.

Vergüenza ajena dan esos dizque «representantes del pueblo», pues no obstante lo anterior, como es recurrente, la mayoría desea seguir colgados del presupuesto y buscan ir a otro cargo de elección o a su reelección, cuando, igual que su patrón el Villalobos, tendrían que correr la misma suerte por lacras como él.

Pero si así se aprecia el cabildo de Cuernavaca; juzgue usted lo que pasa en el Congreso local, tampoco vemos alguna reacción y demanda de que se persigan los actos de deshonestidad, como si fuera de lo más natural lo que está pasando de llegar al extremo de que se le restrinja el paso a las instalaciones del Ayuntamiento a un alcalde.

Del mismo modo, hay señales desafortunadas de que buena parte de los diputados estarían protegiendo al “remedo de alcalde”, ya sea por intereses políticos o económicos.

¿Cómo vamos a acabar con tanta perversidad? cuando los órganos responsables de vigilar el buen uso de los recursos del pueblo están metidos en el ajo, tanto el Cabildo como el Poder Legislativo son quienes deben garantizar que los recursos producto del pago de nuestros impuestos sean canalizados -sobre todo- para generar obras y ofrecer calidad en la prestación de los servicios, pero vea usted lo que ocurre; son parte misma del cáncer malvado de la corrupción.

Se lo hemos dicho aquí reiteradamente, ahí en la cámara hay un grupito de diputadas que encabezadas por Tania Valentina Rodríguez Ruiz forman parte de un clan de protectores del ex gobernador Graco Ramírez, y que al edil lo dejó ahí el tabasqueño al meter la mano en esa parte de la alianza de la 4T.

Pero hay más legisladores; la cosa es que parecen estar en las mismas circunstancias porque además no sólo no han demandado a las instituciones competentes aplicar mano dura a esas ratas que han abusado del erario de la capital de Morelos y han pretendido extorsionar a empresarios; sino que tampoco le han dado curso al Juicio de Responsabilidad que tienen pendiente en el Congreso contra Villalobos y el Juicio Político contra Graco.

Qué desafortunado escenario estamos viviendo, todo indica que ni la Cuarta Transformación (4T) logrará modificar las cosas, y entonces estamos fritos ¿No le parece?.