¿CÓMO IMPEDIR LAS TRAGEDIAS?

Desde hace un buen tiempo, Morelos aparece en los primeros lugares nacionales en lo que se refiere a incidencia de delitos de alto impacto como homicidios, secuestros, violaciones y desde luego feminicidios.

Dada la grave situación se logró, hace ya años, que la federación aplicara la Alerta de Violencia de Género en ocho municipios, donde el tema es de extrema delicadeza en la materia.

Es decir, acciones y estrategias para inhibir tales delitos. La realidad es que lejos de disminuir tales crímenes, han crecido y casi exponencialmente.

Entonces, ¿qué es lo que viene ocurriendo? ¿Cuáles son las causas de esa violencia creciente contra las mujeres? ¿Es posible realmente ir eliminando el problema?

Al respecto, en medios de información nacional se han publicado interesantes artículos que aclaran un poco lo que ocurre.

Datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) revelan ciertas causas. Primero: más del 40 % de tales asesinatos se dan al interior de la familia; es decir, son las mismas parejas las que les quitan la vida.

En información proporcionada también por la organización «México Evalúa», se refiere que incluso durante el noviazgo de dan muchos crímenes.

Hay un dato escalofriante; 8.2 millones de mujeres sufren violencia, entre grave y extrema. Y se advierte que son éstas quienes están en el mayor riego de ser las siguientes víctimas.

Lo anterior, parece venir alimentado por la grave impunidad que se vive en la materia, pues se sostiene que por cada 100 feminicidios, sólo en cuatro se sustenta quién fue el responsable y sólo dos o tres son atraídos por la justicia.

Entre las causas que llevan a privar de la vida a una mujer se mencionan el consumo de drogas, de alcohol y la falta de recursos económicos para poder atender necesidades entre parejas o familias.

Ahora bien, ¿es posible prevenirlo?

Se acepta que es muy difícil, dado que los hechos, en buena medida, se dan al interior del hogar; aunque se sugiere que un paso importante sería que cada estado de la República, cada municipio, desarrollaran una investigación muy precisa para saber cuántas en esos territorios padecen violencia, y de parte de quiénes.

Así pudieran aplicarse medidas preventivas y por lo menos advertir quienes son los posibles agresores, que deberían estar bajo vigilancia permanente.

A Morelos le urge un trabajo de esta naturaleza, porque no parece existir una estadística oficial clara y transparente al respecto, y tal vez sólo así se pudiera empezar a resolver este gravísimo problema.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro