Y ¿por dónde va la jugada?

Por encima del interés que los morelenses tenemos de manera natural sobre el desenlace de la justa electoral en proceso y, de quién tomará protesta como nuevo gobernador el próximo primero de octubre, también seguimos de cerca  los movimientos y las tendencias que se vienen dando en lo que toca a la batalla por la Presidencia de la República.

Si a las encuestas de éstos momentos nos atenemos, daríamos por hecho que el abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) estaría con un pie dentro de Palacio Nacional; sin embargo, habría que hacer ciertas reflexiones respecto a lo que está en juego y si en verdad, luego de más de un siglo de dominio en el control del poder público en México, esos monopolios están dispuestos a ceder, con todo lo que ello implica.

Como que se antoja casi un sueño, ya que panistas, priistas, perredistas y aliados se estarían jugando el cuero si AMLO, de ganar, cumple aquello de llamarlos a cuentas y someterlos a los tribunales de justicia, por tan terribles actos de corrupción y complicidad entre todos ellos. ¿Lo van a permitir?

Pero, si así fuera, pues entre los primeros a ser enjuiciados estaría el propio presidente saliente, Enrique Peña Nieto, seguramente buena parte de su gabinete, incluyendo diputados y senadores que han venido convalidando acciones evidentemente contrarias al interés popular y, más aún, a los supremos intereses de la nación.

Ya imaginará usted el despellejadero; en verdad el rumbo del país tendría que ser muy diferente y quizás comenzaríamos una nueva etapa, dejando atrás éste penoso escenario que nos exhibe como los más corruptos en el planeta, acaso superados por territorios verdaderamente en el retraso.

A decir verdad, no creemos que los dueños del dinero y esos grupos poderosos que se han enriquecido a costa nuestra durante más de un siglo estén dispuestos a arriesgar su vida de placeres, comodidades y riqueza. Harán hasta lo imposible por impedirlo y por eso vemos tantos golpes entre los frentes de batalla. Lo más prudente  es que mantengamos la cabeza fría y no festejemos por adelantado. Si el milagro llegara da a darse, sería mucha ganancia.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro