Tres mañosos en campaña, un pez gordo y el coleccionador de arte

Por el cúmulo de acciones deleznables cometidas por la absoluta mayoría de quienes forman parte de la actual legislatura local, los diputados se ganaron el repudio de la sociedad, pero entre los 29 involucrados en diversos escándalos, sobresalieron algunos en particular.

Nos referimos a Francisco Moreno Merino, Jaime Álvarez Cisneros, Julio Espín Navarrete y desde luego Julio Yáñez. El primero de extracción priísta, aunque siempre operó a espaldas de ese instituto político, no logró candidatura alguna en esta ocasión.

Álvarez tampoco, pero es el principal operador electoral de la alianza PAN- Movimiento ciudadano. A través suyo es que fluyen los recursos económicos para la campaña del aspirante panista a la gubernatura, Víctor Manuel Caballero Solano. Dicen que el del partido naranja ha acumulado tal fortuna, sobre todo durante la actual legislatura, que tan sólo en cuadros de arte suma más de 40 millones de pesos.

Uno más de los que traicionaron reiteradamente a sus representados es el ixtleco y hoy candidato a la diputación federal por la zona sur poniente del estado, Espín Navarrete. De éste se especulan una serie de hipótesis por presuntas relaciones con grupos delincuenciales.

Y quien tampoco canta mal las rancheras es el aspirante a la alcaldía capitalina por tres fuerzas partidistas, Julio Yáñez. Y para cerrar el círculo de mañosos en busca de cargos públicos, agregaríamos a un pez gordo, el edil con licencia de Cuautla, Raúl Tadeo Nava, quién también va por una diputación federal. A él se le liga con otro grupo del crimen organizado. Ya daremos pormenores en próximas entregas.

Ahí están personajes de negros antecedentes que le han hecho un daño irreparable a los morelenses, allá usted si les vuelve a dar la confianza, después no se queje, porque seguirán haciendo de las suyas mientras vivan del presupuesto público.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro