Termoeléctrica y gasoductos ¿otro problema para AMLO?

El delicado asunto de la construcción de la termoeléctrica y del gasoducto que pasa por pueblos y comunidades de los estados de Puebla, Tlaxcala y Morelos parece que se convertirá en breve en un problema más para el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Ya sabe usted que este proyecto, que inició en la administración de Felipe Calderón y que Enrique Peña Nieto le dió seguimiento, originó una batalla frontal de las autoridades de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) porque se dió sin consultar a esos pueblos, que se dijeron afectados sobre todo porque sostienen, erróneamente, que utilizarán la poca agua que queda, además de contaminar aire y suelo.

Según dicen que en esa lucha hubo víctimas mortales del lado de la sociedad, además de golpeados y perseguidos penalmente, por la represión del ex gobernador Graco Ramírez y cuerpos federales de seguridad; en los que se apoyaron para imponer el Proyecto Integral Morelos (PIM), como se identifica.

Incluso el tema escaló a los tribunales de justicia federal con litigios, y los quejosos lograron un amparo a fin de que se detuvieran los trabajos, y esos inconformes esperaban que con la llegada de AMLO a la Presidencia de México esa inversión que se dice es de 25 mil millones de pesos se cancelaría, pero las señales que acaba de mandar al respecto López Obrador muestran que su posición es que se continúe adelante, lo que ya provocó fuertes reacciones en esa zona oriente de la entidad.

Incluso, los pueblos en defensa de la tierra, el aire y el agua; le mandaron un comunicado en el que lo contradicen en aquello de que no contaminarían con una planta de tratamiento y se devolvería el agua para uso de riego.

Le reiteraron su oposición, y lo invitan a que consulte a científicos e investigadores en la materia, para que vea los graves efectos que causaría a toda la región con esa agua, lo cual muy probablemente demuestre que no hay tal situación de riesgo.

Se supone que viene este once de febrero y ya lo están esperando, porque además sobre la encuesta que propone, le recuerdan que éstas son válidas antes de iniciar un proyecto, no cuando ya está casi terminado.

Si López Obrador en verdad piensa no cancelar esa obra, cuyo contrato tiene una empresa española, le aseguramos que se armará «la gorda», y eso se convertirá en un conflicto muy fuerte en ‪las tres‬ entidades referidas. Por eso hay que estar muy atentos.

Sobre este caso, Ángel Adame Jiménez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el estado, opinó que la obra en efecto sería muy benéfica para los inversionistas; porque reducirá costos de combustible y alentaría el ingreso de capitales, generando empleo y desarrollo, pero se dijo respetuoso de la decisión que al respecto se tome.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro