Se acelera derrumbe del PRI

Colosio, a 25 años

Un 23 de marzo de 1994, hace 25 años, fue asesinado en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana, Baja California, el entonces candidato priista a la presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Las cosas ya no andaban muy bien entre los diversos grupos y corrientes políticas antagónicas que se disputaban el poder, así fuera a costa de la eliminación de adversarios.

La candidatura de Colosio enfrentó fuertes resistencias por parte de poderosos personajes incrustados en el ejercicio del poder.

Mucho se polemizaba de la posibilidad de que Carlos Salinas de Gortari, presidente saliente y el dedo elector máximo lo podían sustituir por Manuel Camacho Solís, que gozaba de sus confianzas.

El ambiente de campaña era tenso y colmado de especulaciones, pues se advertía un distanciamiento entre LDC y CSG, hasta que devino el magnicidio, o al menos eso pensamos muchos.

Por más que se exigió al Gobierno Federal, principal sospechoso del crimen, jamás de ofreció al pueblo mexicano una investigación convincente. Se mantuvieron en el supuesto argumento de que el crimen fue cometido por un asesino solitario, Mario Aburto Martínez.

Incluso, para la gran mayoría, Colosio habría sentenciado su muerte en un fuerte discurso que había dado días antes en el aniversario de su Instituto político que, entre otras cosas decía: «veo un país sumido en la pobreza y con hambre de justicia», frase que ha sido recordada y que no le habría gustado a Salinas por lo que optó por eliminarlo.

Pero ese fin de sexenio salinista se dieron otros asesinatos que junto con este sorprendente hecho, advertían ya de la catástrofe del PRI; los de José Francisco Ruiz Massieu, entonces secretario general del PRI y el obispo de Guadalajara que venía de Morelos, Juan Jesús Posadas Ocampo.

Sobra decir que ningún caso fue esclarecido a satisfacción. Al final, Salinas envío en sustitucion a la candidatura presidencial a Ernesto Zedillo Ponce de León; un personaje gris, que gobernó con rencores y fue el que entregó la presidencia al panista Vicente Fox Quesada en el 2000; quien se condujo con ocurrencias en muchas de sus decisiones, pero que inició la alternancia política y la debacle de un tricolor, que había ostentado el poder de forma casi hegemónica por 71 años continuos.

Ayer, se reveló un dato importante relacionado indudablemente con este hecho que recordamos, nada más que el ahora primer presidente de izquierda revela que había participado dos días antes de la muerte de Colosio en una reunión, ¿qué otros personajes habrán estado ahí en casa de Clara Jusidman? sería ese un motivo para eliminar a un purista que ya resultaba incómodo y que aparentemente estaba haciendo alianzas con grupos tan diversos como el entonces naciente PRD.

Pues ya veremos, lo que sí podemos asegurar es que la historia de Colosio no está cerrada, y que aunque es difícil que se llegue a la verdad porque varios de los protagonistas relacionados están muertos, al menos se buscará en este sexenio.

Foto: Excelsior Internet

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro