“MORENA, HUNDIDA Y FUNDIDA»

Denuncia aspirante a la dirigencia

El aspirante a la dirigencia nacional del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) Alejandro Rojas Díaz reconoció que el sueño de la Cuarta Transformación se puede ver frustrado en las elecciones intermedias del 2021, si se pierde la mayoría en las cámaras legislativas, por las traiciones internas en el partido; comenzando por su dirigente, Yeidckol Polevnsky.

El suplente del senador Ricardo Monreal, ofreció una rueda de prensa en Cuernavaca, donde aseguró que después del 20 de noviembre el Consejo Ejecutivo Nacional (CEN) quedará acéfalo, «porque quienes se disputan “a sangre y fuego” el control, se encuentra la actual encarga de despacho y Bertha Luján, que también pelea ese espacio, están impedidas legalmente para poder continuar en el cargo.

 «Las ambiciones llevaron a la fractura de la nomenclatura que llegó a nuestro partido, mediante la infiltración de Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente Carlos y que ahora tiene en vilo a la institución», consideró.

Acompañado del empresario local Raúl Iragorri Montoya, quien recordó que la misma situación se vive en Morelos con el llamado «clan de los rabines», en alusión a Rabindranath Salazar Solorio, Director General del Banco del Bienestar; sus hermanos y aliados.

Rojas Díaz se dijo desilusionado ante la situación que enfrenta el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con una derecha que busca a toda costa hacerlo fracasar; mientras su partido no mete ni las manos por él.

Reiteró que bajo las actuales condiciones, priistas, panistas y sus aliados pudieran tomar ventaja en las próximas elecciones, y ello pondría en riesgo el proyecto de gobierno, antes de la justa presidencial del 2024.

Más adelante, Díaz Rojas manifestó que tras invalidar el proceso de renovación y las asambleas del partido organizadas recientemente, el INE ordenó una nueva elección, pero con un padrón que incluya a toda la militancia y simpatizantes.

«Son en promedio 10 millones de simpatizantes que Yeidckol se negó a afilar, y en tres meses que tenemos para hacerlo, es imposible, seguramente solicitaremos una ampliación de los términos, pero a eso nos llevó esta dirigencia.

«Morena recibe anualmente unos mil 600 millones de pesos de prerrogativas; nadie sabe en qué se gastan, aunque sí entendemos cómo, con ello vienen haciendo campaña porque se lo están robando, aseguraron los ponentes. Mientras, Iragorri aseguró: «en Morelos no hay partido, es un cascarón».

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro