Inicia una nueva etapa, gabinete incompleto

En una sesión solemne que mostró muchas diferencias con actos similares pasados, tomó protesta como nuevo gobernador del estado Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Primero, en lo que representa un hecho histórico, el gobernador saliente no asistió para hacer la entrega formal a su sucesor; como siempre había ocurrido.

Segundo, la concurrencia fue meramente local, sólo llegaron  representantes de los presidentes de la República, entrante y saliente, algunos exfutbolistas profesionales que fueron compañeros de Blanco.

Presentes cuatro ex mandatarios locales: Jorge Morales Barud, Jorge Arturo García Rubí, Sergio Estrada Cajigal y Marco Adame Castillo. El único gobernador que asistió fue el de Chiapas, Manuel Velasco, algunos senadores y diputados federales, y los que faltaron fueron las diputadas locales del PRD Y PSD. Ni siquiera personajes de representatividad de los sectores campesino, empresarial, comercial.

El discurso de Blanco Bravo fue muy breve y no abundó en los proyectos, programas o estrategias a desarrollar en los próximos seis años, si es que los tienen definidos y

la primera actividad del nuevo mandatario fue pasada la media noche, al darle posesión al nuevo jefe de la policía.

Ya entrada la mañana y, antes de tomar la protesta de Ley al cargo, asistió con la mayoría de los integrantes de su gabinete a una misa en una de las capillas de Catedral, algo también inusual en este tipo de relevos gubernamentales.

Al término de la sesión solemne, ya en el salón Bicentenario de Palacio de Gobierno, le tomó protesta al resto de los integrantes del gabinete legal; finalmente, la mayoría con identidad local, así como tres mujeres, aspecto que sigue siendo objeto de polémica por aquello de la equidad de género.

Algo también novedoso fue que algunos de los nuevos inquilinos del recinto del Poder Ejecutivo no sabían ni donde quedaban sus oficinas a ocupar, pues era la primera vez que ingresaban al edificio, al venir de fuera; aunque también hay aquellos que parecieran regresar a casa como Alejandro Villarreal Gasca, esta vez titular de Hacienda o Luis Arturo Cornejo Alatorre, quien fuera colaborador del ex gobernador Lauro Ortega Martínez, y que regresa como Secretario de Educación.

Hay pues de todo, unos con experiencia en la materia a desempeñar, otros que parecen ser un experimento frente a un escenario complicado, por el estado de cosas heredado por el hasta ahora peor gobernador que ha tenido Morelos, Graco Ramírez, quien debió despedirse del pueblo de Morelos a través de un mensaje en video, ante la imposibilidad de dar la cara.

Pero más allá de esas observaciones, se pudo apreciar en la concurrencia una especie de reconciliación y de esperanza, en el sentido de que las cosas pudieran mejorar, y eso sí, ausencia total de aquellos que fueron parte del equipo del tabasqueño.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro