Huevazos de indignación

Huevazos de indignación

Una vez más, como ya se ha hecho costumbre, la agrupación político-ciudadana “Gustavo Salgado” realizó una protesta en Casa Morelos y las instalaciones de Juicios Orales del Poder Judicial, aventando huevos, para protestar por los actos de violencia y la complicidad o indolencia de las autoridades, luego del grave asesinato de un líder social más durante esta administración de Graco Ramírez.

Alrededor de 50 participantes se reunieron en Plaza de Armas este mediodía e hicieron los propios y después caminaron a las oficinas de los impartidores de justicia, para demandar la libertad del joven trabajador que fue detenido y acusado de homicidio calificado el sábado por defenderse de una banda de atracadores que tenía asolada la zona de Acapatzingo.

Es que pareciera que los delincuentes tienen más derechos porque son liberados y gozan de un proceso en libertad porque el asalto no se concretó, mientras que los ciudadanos son acusados por delitos graves por asesinar a sus verdugos, ya sea por defender tus pertenencias, por actuar defendiéndote o atacar al delincuente como sucedió ayer en el municipio de Tetela del Volcán, donde fue linchado un prestamista y/o extorsionador colombiano.

Situaciones como éstas no son nuevas en Morelos y lamentablemente tenemos un largo historial de linchamientos en Kuentepec, Chalcatzingo, Marcelino Rodríguez y Hueyapan dan cuenta de esos casos, donde la gente harta de injusticias o de la inacción de la autoridad toma justicia por propia mano.

Lanzar huevos a las fachadas de edificios públicos es un síntoma de ese cansancio y coraje de la gente en contra de quienes los deben representar. Vimos sobre todo en las imágenes de los participantes de esta movilización caras viejas, añozas y cansadas del engaño. Eso se reflejó en la elección pasada, sumada la desesperanza delos jóvenes que no ven las oportunidades que deberían existir para salir adelante y tener una mejor vida que las de sus padres, sus abuelos.

“Si se fijan bien -dijo su dirigente Gabriel Rivas- encontrarán que la muerte de Romualdo Ixpango Merino tiene mucha semejanza con el caso de Gustavo Salgado, fueron líderes sociales, campesinos de su zona que alzaron la voz y convocaron a luchar, aún en contra de las autoridades por sus derechos y su patrimonio”.

Dirán que son los mismos, que son los mismos discursos de siempre, pero eso es precisamente lo que indigna, que los reclamos son los mismos hacia las autoridades, sean del color que sean. Ellos son sólo algunos de los que se atreven a dar la cara para reclamar y manifestar el hartazgo.

 

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro