Cuernavaca, ciudad sin proyecto

Las condiciones bajo las cuales llegó Antonio Villalobos Adán al cargo de Presidente Municipal de Cuernavaca impidieron que lo hiciera a partir de alguna oferta política a los electores. Sin embargo, a casi dos meses y medio al frente del Cabildo, no ha ofrecido algún trabajo serio para resolver el impresionante rezago que hay en todos los sentidos; por lo tanto, es una ciudad sin proyecto.

A duras penas, se le dió seguimiento a la prestación de servicios públicos, y con evidentes deficiencias.

La capital del estado continúa viéndose sucia; hay colonias completas en la oscuridad, el abastecimiento de agua es irregular e inconstante; las calles necesitan mantenimiento, porque los baches aparecen como hongos en la época de lluvia si no se atienden antes; y la delincuencia hace de las suyas libremente.

El señor requiere ya comenzar a ofrecer trabajo real, porque hasta ahora, ha buscado tener presencia con base en actos de lucimiento político y de reflectores, que no abonan en nada, y que únicamente van en la búsqueda de imagen.

Los espacios se le agotan, recorrer mercados como el Adolfo López Mateos; ir a honores a la bandera en alguna escuela o realizar algún recorrido por colonias y poblados, es únicamente para demostrar que está en actividad; pero Cuernavaca exige acciones concretas , obras, inversiones y todo lo que tenga que ver con soluciones a sus necesidades.

Por eso, advertimos que ya debe pasar de las palabras a los hechos o de otra manera su desgaste comenzará a crecer y a cobrarle facturas; así cuente con «padrinos» políticos del reciente pasado o con el apoyo de grupos mañosos como en el SAPAC.

En lo que se refiere a seguridad, independientemente de las estrategias conjuntas de los tres niveles de gobierno; como edil, es el primer responsable en garantizar ese derecho constitucional a sus gobernados.

Contar con el apoyo de las otras esferas de gobierno depende de sí mismo, pero aconsejado atrás mano por sus relaciones del pasado, tampoco se deja ayudar.

En conclusión, Cuernavaca navega sin rumbo ni destino, y urge que Villalobos Adán presente algún plan a desarrollar en adelante. En lo que toca al SAPAC, sí que se habla de cosas bastante delicadas, tanto, que al parecer lo traen estresado.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro