Confianza en resultados, el problema

Dadas las condiciones bajo las cuales se viene dando el proceso electoral por la gubernatura del estado, a la mayoría de los electores les queda claro que se trata de una elección de estado, en el que las instituciones responsables de garantizar equidad y libertad de decisión popular, muestran omisión en  su desempeño.

El gobierno estatal, el Congreso local y hasta los partidos «opositores»al PRD parecen estarle haciendo el juego al candidato oficial, Rodrigo Gayoso Cepeda, quien sin límite derrocha millones de pesos en un activismo que lleva ya muchos meses.

¿Es eso legal o equitativo frente a proyectos contrarios? se nos antoja que para nada y entonces la percepción social es que desde hace rato el hijastro del gobernador Graco Ramírez está ensuciando la justa y sin el menor temor de ser llamado  a cuentas.

¿Tendrán esas instituciones electorales siquiera una idea  del dinero gastado por Gayoso y el gobierno hasta este momento? seguramente que no, pero además,como que es lo que menos les importa. Todo lleva a estimar que tempranamente le están dando todas las ventajas.

Entonces, no vemos cómo se pueda convencer a los morelenses de que, tras las votaciones del primero de julio, los resultados son confiables y eso abonará aún más en la ausencia de credibilidad ante esos ya desprestigiados órganos en materia electoral.

Ya le presentamos en su oportunidad, datos sobre la contratación del despacho especializado en materia de asesoría electoral  conocido como «Gisela Rubach», por algo así como 825 mil dólares y cuyas sugerencias son entre otras, comprar los votos necesarios para «ganar» al precio que sea e incluso, usar la agresión e intimidación contra los adversarios, así como sobornar a cuanto líder opositor sea prudente para agandallarse la gubernatura. Sinceramente que desafortunado escenario viven los morelenses en manos de éstos saqueadores.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro