CASO LOZOYA ¡QUÉ EMBARRADERO!

*Calderón, Anaya, Cordero, Lozano…

A medida que el ex Director General de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, suelta información respecto a los involucrados en actos de corrupción y saqueo de la paraestatal; desde donde se «pagaban» cuantiosas sumas para comprar votos de diputados federales y senadores para aprobar reformas y enajenar bienes nacionales, crece el nerviosismo y personajes otrora encumbrados en la política son exhibidos.

Lo más reciente ha sido un video en el que, cual delincuentes organizados, políticos priistas y panistas se reparten el botín de 20 millones de pesos para la compra de consciencias, seguramente para aprobarle al entonces presidente de la República Enrique Peña Nieto la reforma energética.

Pero toda esta porquería de traición a la patria, porque venían entregando lo nuestro a compañías extranjeras, inició fuertemente desde el sexenio del panista Felipe Calderón, y el señor ex presidente de México está metido hasta el cuello en el lodo y no encuentran cómo zafarse o sacudirse las culpas.

Es casi un espectáculo, pareciera telenovela de muy mal gusto lo que seguimos viviendo, confirmando que quienes llegaron a gobernarnos para sustituir 70 años de corruptelas eran los principales enemigos de la patria y, consecuentemente, de los mexicanos.

Y entre esos individuos indeseables no sólo se encuentra el ahora llamado “Calderas”; también quien fuera candidato panista a la presidencia en el 2018, Ricardo Anaya y aquel hombre fuerte del calderonismo Ernesto Cordero, y quien se supone es actualmente una especie de vocero para medios de comunicación de parte de Calderón, Javier Lozano que corrieron de los liderazgos empresariales porque les traería más problemas que ayuda.

Y aunque no se menciona mucho está involucrado también Enrique Peña Nieto, pues fue él quien dio continuidad a esa reforma energética promovida desde el panismo, la más importante de los dos sexenios; del calderonismo y del peñismo, porque de lo que se despojaba a México no era cosa menor, y de ahí que para aprobarla se debieron gastar fortunas que salían seguramente de la Secretaría de Hacienda, pero con el consentimiento y aprobación de Enrique Peña.

Son demasiados los que deben estar en esas «listas negras», porque hablamos de senadores y diputados federales; casi de todos los partidos políticos, y en su momento quien fuera gobernador de nuestra entidad: Graco Ramírez, participó desde el Senado y posteriormente seguramente de los beneficios y los dividendos.

Él fue uno de los principales impulsores del proyecto para la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto que se metió a la Comisión Federal de Electricidad en su paso por la entidad; mismo que hoy está congelado y paga millonarios dividendos a empresas extranjeras, pero que costó igualmente «moches» a todos aquellos que lo promovieron como el apestado perredista Graco Ramírez.

No olvidamos que siendo senador sostuvo dos o tres reuniones con quien fuera en ese momento gobernador de Morelos, Marco Adame Castillo. Unas de ellas, en Casa Morelos o la residencia oficial; o sea que hasta en eso el tabasqueño está bien embarrado, y si no se menciona es porque hoy en un sujeto sin importancia ni trascendencia en las ligas mayores de la política, aunque sí participa de algunas negociaciones a nivel de su grupo político “Los Chuchos”.

No podía faltar la liga directa de algunos diputados con la pareja presidencial en tiempos de Felipe Calderón, Mariana Gómez del Campo por ejemplo; consanguínea de la esposa de éste, Margarita Zavala, es decir todo el estiércol junto, y falta más.

¡Ah! pero ahora la estrategia de todos esos involucrados es buscar protección e inmunidad a través del partido político que promueve la Zavala; es decir usar la vía plurinominal a fin de designar a Anaya, Cordero, Javier Lozano y otros presuntos delincuentes de cuello blanco involucrados; para hacerlos legisladores federales y que se cubran con el fuero. ¿Será tanta la desvergüenza? vamos a verlo en el corto plazo.

Por lo pronto, están atorados y el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, Marko Cortés, admite que como instituto político están en «la cuerda floja», y cada quien busca sacudirse de culpas, incluso han advertido que se expulsará a quienes resulten culpables de los señalamientos.

Y más bien los priistas, a excepción de quien fuera secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, a quien también se incluye en esa porquería; el resto están calladitos, “ni pío dicen” y es mejor para ellos porque ya ven lo que pasa con sus socios azules y don Emilio “seguirá cantando” si eso le otorga algún beneficio.

Bueno, se supone que tanto Peña como Calderón deberán declarar ante las instancias correspondientes por las imputaciones que Lozoya Austin les viene haciendo; lamentablemente, lo podrán hacer a partir de sus abogados; cuando lo más justo sería que fueran personalmente como cualquier otro delincuente porque ellos son más culpables incluso, porque eran los que «gobernaban» a la nación y esos tratos no se hacían sin su consentimiento.

Este es el México en el que vivimos, gobernado por cerca de 10 décadas por parte de sátrapas y vende patrias, que servían a los intereses extranjeros, por eso eran formados en universidades como Harvard, en los Estados Unidos; ya que desde ahí se les daba la formación ideológica-política necesaria para que una vez en el poder, «trabajaran» no por nuestro país sino a favor de la Unión Americana o los intereses internacionales. ¡Qué hermoso escenario! ¿No le parece? y aún existen quienes los defienden, seguramente porque se beneficiaban de esa corrupción.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro