PRI: DE LA GLORIA… AL INFIERNO

* Y son los mismos de siempre

Después de haber gobernado este país durante 77 años; 71 hasta antes del 2006 con Enrique Peña Nieto, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) parece vivir sus peores momentos, y podemos decir que pasó de la gloria al infierno; dejando en el abandono y orfandad a cuadros y militantes que creyeron en esa institución política.

El contexto a nivel nacional no es precisamente el mejor para los partidos, pero en lo que se refiere a Morelos pudiéramos decir que están prácticamente en la lona, confrontados entre sí los pocos personajes que sobreviven y eso, porque aún el CDE recibe ciertas prerrogativas que les da como para medio pasarla económicamente, obviamente no a lo que estaban acostumbrados.

Desde luego que quizás el 90% de quienes llegaron a militar en el tricolor ya forman parte de otros institutos políticos, y pues les importa poco o nada lo que ahí siga ocurriendo, pero tampoco han permitido el acceso y ascenso de nuevos rostros y entonces, siguen siendo los mismos.

Aquellos que con sus malas acciones destruyeron la imagen y valores al interior del priismo, los que siguen ahí, aferrados hasta con las uñas, peleando con todo las migajas que quedan, y hasta demandándose legalmente entre sí como si el daño ya ocasionado no fuera suficiente.

Desde el CEN decidieron expulsar hace dos días a quien venía ostentándose como presidente del Comité Directivo Estatal (CDE), Alberto Martínez González, pero además le iniciaron una denuncia por lesiones. Las razones que usted crea, y sus propios escenarios deben ser catastróficos y aterradores, porque la dirigencia queda acéfala y en la antesala del inicio del periodo preelectoral, hacia la elección intermedia del 2021.

Los tiempos de bonanza para ellos quedaron ya algo distantes, tuvieron la oportunidad de mostrar que podían ser distintos con la administración de Enrique Peña después de 12 años de panismo; pero se fueron otra vez con todo, no sólo contra el presupuesto público -que es dinero del pueblo-, sino con bienes y propiedades de la nación como el petróleo, las gasolinas y el gas; acabaron de desmantelar a México y sus instituciones, algo imperdonable.

Y como son las caras de siempre, las que incluso traicionaron al PRI en distintos procesos electorales como Jorge Meade Ocaranza o Amado Orihuela Trejo, ambos ex candidatos a la gubernatura que sirvieron a los intereses de gobiernos supuestamente opositores, como el de Graco Ramírez. Pero, pues ni quien se les acerque.

Y esos son los elementos suficientes para estimar que en Morelos el otrora poderosísimo tricolor no tiene nada que hacer en la justa venidera.

Mal y de malas siguen en esa plataforma, porque además tampoco tienen con qué ir a una contienda en la que se necesita dinero para pensar en dar la competencia. Y entonces, adolecen de cuadros con liderazgo y de presupuesto.

Sin embargo, a esos cuantos que quedan tampoco les parece preocupar mayor cosa su situación; pelean a golpe limpio cada espacio, eso es lo que domina, ¡qué terrible!

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro