PRÁCTICA POLÍTICA EN RETROCESO

La falta de compromiso de los partidos políticos y organizaciones sociales con los ciudadanos los ha llevado a un debilitamiento, que los pone casi en riesgo de desaparición

Partidos como el Revolucionario Institucional (PRI) o Acción Nacional (PAN), que hicieron época durante décadas, hoy enfrentan severos problemas estructurales.

¿Cuál es la razón? No supieron mantener la cercanía con su pueblo y cuando se les dio la oportunidad de gobernar o representarlo se dedicaron a robar; traicionaron la confianza de quienes los eligieron y optaron por amasar riqueza a costa del dinero público.

Los priistas controlaron el poder casi total más de siete décadas; compartiendo componendas con los panistas seis décadas y, al final, sucumbieron en la más reciente elección presidencial a manos del movimiento de izquierda que encabezó el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y mire que el tricolor hizo escuela; no solo tenía una estructura casi perfecta como partido sino que sus corrientes y sectores como el popular, obrero, campesino y juvenil, llegaron a ser tan poderosos por sí solos que ponían candidatos a la presidencia de la República.

Pero reiteramos, al paso de los años se fueron distanciando del elector y lo traicionaron sus principales figuras, se volvieron cínicos, soberbios, despreciables y perdieron el respeto del pueblo mexicano.

Y arrastrando la cobija, simularon alternancia política y democracia electoral en la elección del año dos mil.

La verdad es que se pusieron de acuerdo entre sátrapas, buscando hacer creer a los ciudadanos que por fin habían echado al PRI de los Pinos.

Sólo convinieron prestarle al PAN el mando dos sexenios para bajar el enojo popular, por eso el regreso del priismo en el 2012.

Los años mostraron que todo había sido una treta, y el desprestigio de ambos partidos los hundió.

Y llegaron ya heridos de muerte a la justa del 2018, sus estructuras venían sin fuerza ni ánimo, desmanteladas por tantas deserciones.

El problema es que también fueron empobreciendo el nivel y desempeño de la actividad política, y actualmente ningún partido muestra estrategia, inteligencia electoral; carecen de estructura real y tampoco disponen de dirigencias capaces de recuperar la cercanía con un pueblo que se siente engañado y robado hasta la saciedad.

Todo por improvisados personajes que ven en ésta actividad la oportunidad de salir de la pobreza, o aprovecharse de la miseria y la falta de educación.

Buena parte de esa gente vividora no tiene ni idea de lo que es gobernar o representar a la sociedad, y el nivel de su desempeño ya nos lo podemos imaginar.

Lamentablemente, bajo esas condiciones nos aproximamos al comienzo del trabajo preelectoral rumbo a la elección intermedia del 2021.

Y en esas pobres circunstancias están todos los partidos, PES, Morena, Verde, Movimiento Ciudadano, PRD y el que usted quiera mencionar; no sólo el PRI y el PAN.

Así que tampoco para el proceso entrante tenemos expectativas de mejorar en lo que a ejercicio gubernamental se refiere. Y no hablamos solo de Morelos, la crisis política es nacional.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro