POLÍTICOS Y PARTIDOS, ¿SIN REMEDIO?

Graco en B. C., Meade en Querétaro y Moreno Merino en Quintana Roo

Es muy preocupante lo que ocurre con algunos partidos políticos y con camarillas de vividores del presupuesto que, cual delincuentes de cuello blanco se protegen entre sí, y a pesar del repudio popular por acciones de corrupción y atraco al erario; siguen ahí protegidos e impunes ante tantas atrocidades.

Da tristeza ver, por ejemplo, que a pesar de haber traicionado a Morelos como diputado local, prestándose a componendas con el ex gobernador Graco Ramírez, el señor fuera premiado por el Partido Revolucionario Institucional en calidad de delegado del CEN en Quintana Roo. En una acción que se considera como de protección, ante la posibilidad de que fuera atraído por la justicia local para dar cuenta de dicha perversidad.

Inédito es que el propio ex gobernador Graco aparezca hoy como integrante del cuerpo de asesores del gobernador morenista de Baja California, Jaime Bonilla, además de haber incrustado ahí mismo a su hijo José Domingo; no obstante sobradas evidencias de saqueo y colusión con la delincuencia organizada.

Pero más delicado, se trata de un gobierno emanado del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), cuyo discurso sigue siendo de combate a los corruptos, pero que en la práctica pareciera asemejarse a otros partidos, a los que combatió por robo a la ciudadanía.

Bueno, lo que acaba de pasar también al interior del PRI, que envió como su delegado en Querétaro, al ex aspirante a la gubernatura en la elección del año pasado, Jorge Meade Ocaranza, quien logró una votación de vergüenza, precisamente por el repudio del electorado.

Hoy, priistas; panistas y perredistas mantienen un frente común, una campaña de desprestigio en contra del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, buscando desacreditarlo a fin de buscar su regreso al poder.

La realidad es que, como ocurriera con el tricolor en su oportunidad, ellos mismos cavaron su tumba, por historias, traiciones a los mexicanos, vendiendo el territorio nacional, sus bienes y riquezas.

Los mexicanos les dieron la espalda el año pasado y lo menos que se esperaba es que por lo menos intentaran entrar en razón, modificar su comportamiento, mostrar que hay voluntad para corregir lo que los llevó a ese fracaso; pero no es así, esos mismos perversos personajes, como Graco, continúan viviendo del dinero del pueblo, no obstante sus negros antecedentes.

Debe entenderse que hay sujetos que por inteligencia política se les debería mandar ya a la banca, y para siempre, y si tienen alguna carrera o formación pues que ayuden a sus respectivos partidos a formar cuadros jóvenes; sin embargo, ni es así, su desmedida ambición los lleva a luchar por permanecer de por vida cobrando del dinero del contribuyente, porque jamás han trabajado en algo productivo a la nación.

Por lo que sabemos, los morenistas de Baja California están muy enojados por la inclusión del Graco como asesor; incluso lo culpan de ser uno de los artífices de la propuesta descabellada de que Bonilla extienda su mandato hasta cinco años, cuando legalmente sólo deben ser dos.

Los gobernados necesitamos ya armarnos de valor, buscar generar unidad, a fin de poder impedir, ya sea a través del sufragio a presionando a través de las leyes, que esos sátrapas que se dicen políticos y que no son más que unas ratas, sean juzgados por lo que han hecho, y sobre todo que nunca más se les permita ocupar un cargo de representación popular.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro