Necesidades sociales. En el pedir está el dar.

Sin lugar a duda hay millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza extrema y que su marginación no obedece a su falta de esfuerzo en el trabajo. Conocemos obreros y campesinos que laboran 10 o 12 horas al día y que no logran ganar más que para comprar un kilo de tortillas, uno de frijoles, y medio matar el hambre al interior de la familia.

Desde luego que todos ellos tienen razón cuando exigen de sus autoridades algún apoyo para sobre ponerse de sus angustias, y se tiene que pensar en cómo hacerles la vida menos pesada. Pero también hay grupos y organizaciones que, mediante un discurso de lamentaciones, han podido medrar a costa de los demás, sin que muestren algún esfuerzo propio por evolucionar económicamente.

Un ejemplo claro es el Movimiento Antorchista, cuyo surgimiento -realidad o mentira- se atribuye a Carlos Salinas de Gortari; cuando gobernó el país. Los testimonios al respecto indican que vía su hermano Raúl, los financió para usarlos con tintes electorales y, desde luego, para lavar dinero.

Pero ahí los dejó como una mala plaga, y siguen exigiendo toda clase de prebendas y otras cosas. Por cierto, hoy fuimos víctimas al igual que muchos ciudadanos y burócratas, además de algunos funcionarios de una de sus características acciones para chantajear a la autoridad.

Nos tocó igual que a decenas de compañeros de los medios informativos, sufrir la encerrona en el interior de Palacio de Gobierno. Los inconformes, procedentes de la comunidad de Amilcingo, del municipio de Temoac al oriente de Morelos, llegaron a Plaza de Armas cerca ‪de las once de la mañana‬.

Reclamaron la asignación de maestros para la escuela Emiliano Zapata, una institución irregular, porque se edificó en un terreno en conflicto y que, además, está dañada por el sismo del 2017. El caso es que bloquearon los dos accesos de salida del inmueble, hasta que les dieran respuesta positiva a sus peticiones.

El colmo es que ni entre ellos se ponen de acuerdo. A pesar de que se firmó una minuta en respuesta, los que aguardaban fuera se negaban a dejar salir a sus propios compañeros que formaban la comisión negociadora.

Tuvieron que darse un agarrón y luego de unos 20 minutos de dimes y diretes, decidieron dejar salir solo a sus compañeros. Insistimos, no obstante que ya se habían firmado acuerdos. Los manifestantes eran antorchistas.

Los conocemos muy bien; sus letanías no dan margen a error, son las mismas consignas y la postura negligente y beligerante igual. A las autoridades, comenzando por la federación, deben mandarlos por donde vinieron. Todos debemos hacer un esfuerzo para lograr satisfactores en la vida; basta de vividores, este estado y esta nación que requiere de ciudadanos honestos, trabajadores y comprometidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador no puede continuar tolerándolos, son un mal ejemplo que seguir.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro