La vida inútil de Graco Ramírez – Parte 3

Luego de una pausa forzosa que se inscribe en un tema de luto familiar, retomamos algunos trabajos comprometidos cada semana, como es el caso de la serie “La vida inútil de Graco Ramírez,” al que daremos continuidad a partir de hoy.

Y en ese contexto, habría que revisar el penoso papel que desempeñó en el caso de Jorge Carrillo Olea, quien por diferencias con el entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, fue obligado a renunciar a la gubernatura  en mayo de 1998.

Cuando se presentaron diferencias entre el ya ex mandatario Carlos Salinas de Gortari y Zedillo, éste inició una persecución desde Los Pinos, en contra de aquellos a los que consideraba afines al salinismo; uno de ellos, el general.

Buscando deponer a Jorge Carrillo como mandatario morelense, inició una serie de acciones a fin de desacreditarlo ante sus gobernados, sembrando toda clase de delitos; sobre todo aquellos de alto impacto como violaciones, crímenes y secuestros.

Pero ya en la parte final de ese proceso, buscó la utilidad de mercenarios de la política; sujetos que por unas monedas eran capaces de desarrollar tareas vergonzantes que otros no aceptaban desde la administración pública y uno de esos fue Graco Ramírez.

Con financiamiento económico de Palacio Nacional y con unas diez unidades vehiculares de gobernación a su servicio, comenzó a operar movimientos «sociales» aparentemente de oposición, reclamando la cabeza de Carrillo.

Era una actividad tempranamente desempeñada a petición del gobierno, desde tiempos de Luis Echeverría Álvarez, quien en compensación lo tenía dado de alta en nóminas oficiales como la del Instituto Mexicano del Café (Inmecafé).

Siempre hay gente así, sujetos sin escrúpulos que están dispuestos a todo con tal de obtener dinero sin el mayor esfuerzo y el más claro ejemplo ha sido el tabasqueño, que además es un hombre sin palabra, lealtad  ni fidelidad a nadie mientras salga beneficiado. Escuela y filosofía en la que se ha formado quien aspira a sucederlo, su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda.

Continuará.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro