La Guardia, el último recurso

Los esfuerzos hasta ahora aplicados en el combate a la delincuencia de alto impacto no han sido suficientes, ni en el estado bicentenario el país.

Dadas las circunstancias, es que el gobierno local debió solicitar a la Federación un apoyo de refuerzos, y han llegado a la entidad grupos de la Marina.

Como usted sabe, se cuenta con una base militar aquí y ya el Ejército venía haciendo lo suyo, pero aún así el estado de cosas sigue empeorando.

Pero ya con los marinos sumados habría que preguntarse: ¿es el último recurso que nos queda?

¿Y si tampoco llegará a ser suficiente? Hay ya un clamor y molestia popular ante tanto delito grave, y algo deberá hacerse.

Ahora bien, nos explicaba un mando del Ejército, tanto los militares como los de la Marina se conducen bajo procedimientos muy específicos, o sea, bastante distintos a los elementos de las corporaciones policiacas civiles.

Decía por ejemplo que ellos no son de persecución a delincuentes, a menos que estos hubieren abierto fuego, entonces si los persiguen hasta atraparlos, pero sólo tras alguna agresión grave de los malandros.

Explicó que por lo general marinos y militares son enviados a atender casos muy específicos. Puede ser para detener a algún “pez gordo” o para desmantelar algún grupo de alta peligrosidad, pero ya con una investigación previa. Es decir, tiro seguro.

Por eso hay que esperar a ver cuáles son las primeras intervenciones de los marinos en Morelos, sobre todo.

Es de esperar que hayan llegado para ir sobre los del múltiple asesinato en Cuautla o el ocurrido antes en Yautepec, ambos casos relacionados con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Como sea, urge bajar el nivel de inseguridad, porque viene ya causando graves daños a la economía local.

Comerciantes del centro de Cuernavaca han dado a conocer el cierre masivo de negocios por bajas ventas; atribuidas entre otros factores, a la delincuencia y las múltiples obras que cierran por meses los accesos.

Pero si lo anterior no fuera suficiente, también algunos bares y restaurantes del primer cuadro hablan de bajar cortinas, pero por hostigamiento del Ayuntamiento de la capital morelense.

Y en efecto, se vienen observando acciones muy lamentables por parte del edil de la capital, Antonio Villalobos Adán. Hay dos o tres hechos que llevan a considerar que actúa con el hígado, cuando hoy más que nunca se debe ser prudente.

A unas semanas de haber asumido el cargo se fue contra empresarios del Centro Histórico, ordenando la clausura de establecimientos cuyos propietarios se habían mostrado inconformes contra actos de la comuna, durante una rueda de prensa.

Las presiones siguen, y en lugar de apoyar los esfuerzos de quienes apoyan la economía y la planta laboral, los está obligando a cerrar. Su situación es grave, están entre dos fuegos, por un lado la delincuencia, por el otro la persecución de Villalobos. Que lamentable.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro