GARCÍA YAÑEZ

*Dudas y sombras

La detención reciente de José Arturo Zamarrón Castro,  alias el «Maytuli», en el municipio de Temixco; donde se enfrentó a tiros con la policía, revive una serie de sospechas y dudas respecto a la reputación del senador priista Ángel García Yáñez.

Y decimos «revive» porque no es la primera vez que aparecen indicios de que el político se encuentra relacionado con personajes del bajo mundo; lo preocupante es que hay una serie de personajes más del ámbito político, presumiblemente también enredados con él.

Luego de haber sido aprehendido Zamarrón Castro, a quien se considera el principal operador y hombre cercano a Francisco o José Alberto Valdez Chapa, alias el «señorón» cabeza del cártel del Sur o también denominado como “El 2l” o “Señor de la V», se le encontró una credencial que lo acreditaba como «asesor” del senador Yáñez.

Cabe recordar que el hijo del capo, José Antonio Valdez Rodríguez, había sido apresado  por delitos contra la salud y recluido en el penal de Atlacholoaya; de donde se «fugó» en mayo del año pasado; se entiende que con la complicidad de custodios y funcionarios, pero entre quienes fueron a recibirlo para llevárselo estuvo el presunto asesor del senador.

Y ya sabe usted… cuando el legislador federal fue cuestionado al respecto pues no iba a aceptar que era su colaborador, se limitó a sostener «yo no traigo asesores, sólo al licenciado Juan Procopio y yo no doy credenciales».

Pero ya había antecedentes que mostraban dudosas relaciones con mañosos, porque en abril también del año pasado la casa que tiene en Zacualpan de Amilpas fue baleada, y muy frecuentemente en la entidad eso es algo común entre los grupos antagónicos de la delincuencia organizada, durante su campaña también la casa de su padre fue baleada.

Y eso no es todo, un medio de comunicación de circulación nacional revivió que en el 2014 «ganaderos y empresarios de diversos municipios de la zona oriente de Morelos lo acusaron ante la entonces PGR, por proteger a células del crimen organizado, cuando desempeñaba otro cargo».

Bueno, se agrega en esa publicación que «reportes de los gobiernos estatal y federal revelan que García Yañez está vinculado con ediles supuestamente ligados al delito organizado» y se referían a los ediles de Yautepec, Cuautla, Yecapixtla y Villa de Ayala».

Más aún, sus presuntos operadores «políticos» están involucrados con el grupo mafioso conocido como «Comando Tlahuica» que opera en Yautepec, Cuernavaca, Temoac y Jantetelco; dedicados también al secuestro. El nombre de uno de esos «aliados» Refugio Amaro Luna, alias el «cuco», quien también sería protector de grupos de robacoches en la zona oriente.

Vaya pues, desde hace años se especula reiteradamente respecto a las actividades ilícitas del hoy senador; quien mantiene compadrazgo con otros políticos locales que igualmente operarían en territorios muy específicos como Acatlipa, en Temixco y unos más hacia el sur poniente de la entidad.

Nos atrevemos a sostener que las instancias tanto estatales como federales sí cuentan con indicios mucho más sólidos de las actividades del senador Ángel García Yañez, y de un numeroso grupo de «socios», la interrogante es ¿por qué no se ha procedido contra ellos, y al contrario se les permite incursionar más en cargos de representación popular?

¿Cómo se podrán desmantelar las redes de delincuentes si en el mismo Senado de la República, parte del Congreso de la Unión, los congresos estatales y posiciones de mando en las estructuras gubernamentales, hay «representantes» de los delincuentes del más alto nivel?

Es lamentable decirlo pero es muy real, la maña está metida hasta “los huesos” en todos los niveles del ejercicio del poder público; la podredumbre nos rebasa.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro