DUELO EN LA CÚSPIDE

Yeidckol Polevnsky y Rabindranath Salazar.

Sin que se trate de algo nuevo, ante la renovación de mandos en la dirigencia nacional de Morena, el partido del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, la lucha entre cuadros y aspirantes al Comité Ejecutivo Nacional se radicaliza.

La actual presidenta del partido, Yeidckol Polevnsky, como ocurre en cualquier organismo político, se aferra a la continuidad o a heredar la responsabilidad a alguien de su agrado.

Podría decirse que su papel ha sido gris, hasta mediocre, pero personalmente le ha ido bien y no desea dejar el hueso.

Su principal contra peso en la batalla es el senador Ricardo Monreal Ávila, quien además en la cámara alta logró mantener el control del Senado, en la sucesión de la presidencia de la Mesa Directiva; de acuerdo con su proyecto político. Él lleva su abanderado a la dirigencia morenista.

Monreal, de lograr el objetivo, abrirá camino hacia una posible candidatura presidencial para el 2024, y su más fuerte adversario sería Marcelo Ebrard Casaubón.

Y sobre la lucha interna, decíamos, no es nada novedoso; sin embargo, si es cuestionable que reproduzcan prácticas viciadas, heredades del PRI o PRD.

La confrontación es fuerte en la cúspide, pero todo indica que Monreal dio el primer paso firme, superando a su homólogo Martí Batres Guadarrama, quien buscaba la presidencia del Senado y a anunciado que impugnará el nombramiento.

Ahora va tras Yeidckol, y si tiene éxito dará mucho de qué hablar a futuro. Pero, si allá la cosa está que arde, aquí en Morelos se antoja peor, a pesar de la coalición con otros partidos, lo que logró meter a Morena con una mayoría absoluta de diputados y aliados en el Congreso local, sus diferencias internas e intereses personales les han impedido manejar espacios estratégicos en el recinto.

Están a días de iniciar el segundo año legislativo y su falta de unidad los pondría otra vez fuera de la presidencia de la mesa directiva y de la Junta Política y de Gobierno.

Y en lo tocante a la dirigencia estatal de Morena, pues también deberá renovarse antes de fin de año, cosa que no se ve nada fácil.

El hoy Director General del Banco de Bienestar (Bansefi), Rabindranath Salazar Solorio, es quien controla una corriente importante del Comité Directivo Estatal (CDE), pero con prácticas y métodos antidemocráticos, por eso se prevé que le disputarán fuertemente la plaza.

Incluso, a nivel individual, el abogado Juan Juárez Rivas ha advertido que va por la presidencia de ese partido, y pareciera difícil, pero es un personaje de lucha, congruencia y con mayor afinidad a la mística partidista. Por lo menos en lo que al discurso, de honestidad y lucha social o al lado del pueblo.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro