CUERNAVACA; DESCOMPOSICIÓN

¿Hasta en familia?

Las condiciones que enfrentamos como sociedad en estos momentos de indefinición se antojan difíciles, y más considerando el bajo nivel de desempeño de algunas autoridades.

Preocupa mucho el estado de cosas en la capital del estado, con un presidente municipal que no sabe dónde está parado; pero que a pesar de ello sueña con llegar a ser gobernador.

Sí, aunque parezca cosa de locos, el edil Antonio Villalobos Adán viene buscando reuniones con toda clase de figuras políticas pidiéndoles apoyo; para llegar a Palacio de Gobierno.

Ese personaje busca que por diversos conflictos, Cuauhtémoc Blanco Bravo deje el cargo y llegue él como interino.

Eso, en una primera instancia; pero en un segundo escenario dice estar trabajando por la reelección, y luego ir por la candidatura a la gubernatura.

Si usted revisa lo que ha hecho el señor como alcalde de Cuernavaca concluirá que le falta algún tornillo, pero en verdad ya le gustó, faltaba más.

La metrópoli enfrenta una descomposición por el grado de ingobernabilidad que se vive, cuyo fenómeno parece haber penetrado a la familia del auto llamado «lobito».

Quienes están cerca del alcalde y de algunos de sus «colaboradores» refieren que el dinero ha sido la causa de fuertes diferencias consanguíneas.

Incluso, se involucra en lo anterior al área de medios de comunicación, en la que, se afirma fueron desviados más de tres millones de pesos en el arranque de su gestión, que se supone eran para pago de publicidad.

Pero, como suele ser común, se lo quedaron los responsables de su «administración». El problema se dio, dicen, porque era un fondo aprobado por el cabildo, y cuando se revisó y se ubicó el desfalco algunos regidores llamaron a Villalobos para que lo aclarara.

Éste, muy a su pesar, fue obligado a proceder, y entre los ganones del hurto estaba un familiar al que tuvo que correr o remover del cargo que venía ocupando “de facto”, aunque no directamente por aquello del apellido.

Bueno, que más bien otro personaje, no familiar, por el solo hecho de ser cristiano como el alcalde, la acabó mirándola y sigue en su posición

Lo que no se sabe es si obligaron o no a la devolución del dinero, o se lo dejaron, pero el anterior es sólo uno de muchos casos en los que la disposición de dinero público es una constante.

Más aún, otro jugoso negocio es la asignación de contratos para cualquier inversión, aunque no hay gran cosa.

Y lo recurrente, la petición de «mochadas» y porcentajes en contratos de servicios públicos como la recolección de basura.

Qué decir de la constante amenaza de clausura de negocios, como giros rojos y restaurantes bar y de la proliferación de cualquier espacio para el ambulantaje. Sólo les lanza una advertencia para que los empresarios pasen a reportarse.

¿Recuerda que dijo que los estacionamientos de plazas comerciales serían gratis? Pues chéquelo hoy, no pasó nada, únicamente se arregló con esos establecimientos y todo sigue igual.

Usa a los ciudadanos para amedrentar y sacar beneficios. Todo eso es hoy motivo de comentarios del personal del propio ayuntamiento que se dan cuenta de todo, cero obra o arreglos públicos, pero el señor ¿en verdad piensa que puede llegar a la grande? ¡Qué tal!

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro