CONGRESO LOCAL DE VERGÜENZA

Pero ya de vacaciones

La actual legislatura local ha entrado a su tercer año de «trabajo» y hasta ahora no creemos que ofrezcan algo trascendente en lo que les resta de tiempo, han mostrado -en su mayoría- un elevado nivel de ignorancia, corrupción, ausencia de compromiso y voluntad con el pueblo para apoyar con reglas de sana convivencia y normas que ayuden a mejorar el desarrollo integral de Morelos.

Sigue siendo un caso sin resolver la presunta responsabilidad del legislador Marcos Zapotitla Becerro en lo referente a una supuesta violación a una colaboradora y, aunque pudiera tratarse de un acto de persecución política, ha sido impulsado por corrientes al interior del Congreso y el señor debe demostrar en tribunales que es inocente y hasta el momento no lo ha hecho.

Más aún, para poder iniciarle un proceso de desafuero se necesita cumplir con algunos requisitos legales y para ello se le han hecho intentos de notificación, con el propósito de que ponga la cara en su defensa, pero el señor ha buscado la forma de no recibirlas y entonces, las cosas siguen en el aire.

El asunto es que los «congresistas» ya han decidido irse de vacaciones, y dejan asuntos como ese tirados hasta el ocho de enero del 2021. Les importa un bledo entregar el trabajo y cumplir con su responsabilidad, e incluso tenían algo súper urgente por resolver el Paquete Presupuestal que apenitas si lo sacaron las últimas horas y dejaron pendientes los presupuestos municipales.

Al respecto, el abogado laboralista Juan Juárez Rivas explicaba que «son tan desvergonzados que ya tienen un pie en el avión para ir a disfrutar de lo que no merecen, y recordó que «no podían pasarse para aprobar el presupuesto porque como se recordará la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) les invalidó el que se ejerce este 2020; porque lo hicieron fuera de tiempo.

Juárez Rivas tiene razón, el gobierno estatal y el resto de las instituciones aplicaron este año dinero sin el respaldo de la Ley de Ingresos y Egresos del estado porque los legisladores no llegaron a consensos dentro de los tiempos marcados por la ley; así que ahora deberán primero aprobar el 2020 y después el 2021 o nuevamente caerían en desacato.

Como se puede ver la mayoría de los dizque «representantes populares» lo único que han dado es vergüenza, y hay datos que apenan -quizás usted recuerde- en su oportunidad la diputada Tania Valentina intentó, como hizo tiempo atrás etiquetar algunos milloncitos de pesos supuestamente para una organización que daba apoyo a proyectos educativos a partir de una fundación suya, pues cuando se le pidió explicación sobre el asunto tuvo que dar un paso atrás en la asignación de ese presupuesto.

Es una de quienes dijo que se bajaría el sueldo para apoyar la austeridad, y a la hora de la verdad andaba viendo cómo le rascaba al presupuesto de la cámara para obtener dinero en apoyo personal de los diputados.

En el tema del alcalde de Cuernavaca, ya vinculado a proceso, es una de las que están defendiéndolo con todo; aunque este es tema para un siguiente análisis.

Eso sí, la mayoría de los diputados y diputadas se sienten en verdad “representantes populares” cuando son un fraude para los morelenses; el único que pareciera estar laborando y dice haber acabado con el rezago en materia de jubilaciones porque es su comisión es José Casas González, y se mantiene en constante actividad con los medios informativos, el resto “ni fu, ni fa”.

Pero si se van a gastar nuestro dinero, y ya en enero muchos harán presencia en la cámara muy de vez en cuando, porque irán en busca de mantener sus curules vía la reelección, o intentarán ir por una alcaldía o diputación federal; francamente es no tener vergüenza ni honor, cualquier ser humano con decencia aceptaría que no tiene capacidad para una representación popular, pero la ambición es mucha.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro