CASO ZAPOTITLA: PROCESO ACELERADO

*Y los otros juicios pendientes ¿por qué no?

En unas cuantas semanas la denuncia de una presunta violación por parte del diputado local Marcos Zapotitla Becerro avanzó de forma inusitada, ya pareciera estar puesto para aplicarle juicio político y desafuero en un caso pocas veces visto, y menos por de parte de la Fiscalía General de Justicia del estado que para asuntos distintos aplica criterios y tiempos muy extraños.

Podemos decir que el legislador en mención es la primera víctima electoral hacia el proceso del año que viene; porque con todo lo que ha ocurrido en este caso lo más seguro es que -si tenía aspiraciones de reelección o de buscar otra posición electoral-, pues se le va a ir de las manos y más si lo ponen fuera del Congreso por una decisión de sus compañeros de legislatura.

¿Qué hay detrás de éste asunto? ¿es realmente Zapotitla culpable de lo que se le acusa? y ¿qué importancia tienen en este proceso las declaraciones de la abuela de la supuesta violada, en el sentido de que todo fue una treta? ¿tomará en cuenta la Fiscalía esos elementos o se seguirá derecho, sin ver esos datos? ¿es acaso una consigna y, si es así, de quién o quiénes o de dónde viene?

Y es que igual y si el señor es responsable eso tiene que probarse en los tribunales competentes, pero ¿y si no lo es, y la intención es simplemente privarlo de que siga participando en política y en la comisión de seguridad?

Lo que es cierto es que resulta medio contradictorio que mientras el tema que nos ocupa, en sólo unos cuantos días llegó ya prácticamente al estrangulamiento; mientras en la propia dependencia se tienen decenas de denuncias; muchas de ellas con suficiente sustento como para proceder contra ex funcionarios y ex diputados locales por presuntos actos muy graves de corrupción, incluyendo al ex gobernador Graco Ramírez Garrido.

Es por eso que a DAD le llama mucho la atención el caso; porque pareciera que cuando se quiere se trabaja a marchas forzadas para enjuiciar a alguien, pero cuando se trata de sujetos de probadas perversidades como Graco y su pandilla de forajidos; pareciera más bien haber protección e impunidad en algo que ciertamente afecta a los morelenses en general.

Aquí no vamos a defender al legislador; si la debe que la pague, aunque se supone que se debe de probar primero, lo que sí es que le exigimos al fiscal Uriel Carmona Gándara que aplique el mismo rasero en contra de quienes burlaron al pueblo de Morelos, que cometieron delitos que ya fueron denunciados y se siguen burlando de las leyes más elementales porque nada parece hacer para  que esos expedientes se muevan.

Bueno, sus propios «compañeros» de legislatura ya lo llevan a la guillotina, literalmente hablan de un apresurado desafuero cuando en condiciones normales, de acuerdo con el actuar de la justicia a la mexicana; y no se diga de la morelense con Uriel Carmona a la cabeza, eso tomaría meses o quizás años dependiendo de los márgenes de defensa de los involucrados.

Bueno… muy sencillo, ya el propio recinto legislativo tiene en sus manos las solicitudes de Juicio Político contra Graco y el Juicio de Procedencia contra el alcalde capitalino Antonio Villalobos Adán ¿qué está pasando con ellas? no sabemos nada, muy concretamente del caso contra Villalobos, que parece enfrenta pruebas irrefutables por el robo por cerca de 70 millones de pesos.

¿Por qué a uno le aplican el fast track y a los otros es dan muchas largas? por eso es que para nosotros resulta un tema bastante sospechoso, y pareciera que más bien es un ajuste de cuentas entre grupos políticos antagónicos, que desde ahora y muy anticipadamente a la elección del 2021 se vienen dando “hasta con la cubeta”. Por cierto, el diputado era miembro de la bancada del PES, porque ya se separó ¿no será un golpe político contra el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo a través de su partido?

Y si fuera así ¿quiénes están detrás de esa zancadilla? porque si las cosas van por ahí significa que la guerra recién comienza, porque los agredidos no se van a quedar con los brazos cruzados y seguramente responderán por alguna de las vías posibles.

Tristemente, éste es el nivel de debate y de lucha entre contrarios en el ejercicio del poder, no hay compasión cuando de pelear los espacios políticos y de control se trata, y menos se tientan el corazón para hacer daño a quienes consideran adversarios y se aplica aquello de que «el fin justifica los medios», o sea hay que quitar de en medio a quien pueda estorbar a intereses mezquinos. El poder y el dinero envilecen a las personas y más a quienes viven del presupuesto público.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro