PÉRDIDAS Y RIESGO POR OMISIÓN EN CUERNAVACA

Rafael Cepeda Aguilar, abogado de introductores de ganado a Cuernavaca.

Introductores de ganado al rastro de Cuernavaca acusaron al presidente municipal, Antonio Villalobos Adán, de ser omiso en el cumplimiento de su deber; por mantener el rastro municipal cerrado por violaciones de normas sanitarias.

Luego de una manifestación al interior de la alcaldía capitalina, tras la cual se amenazó con sacrificar reces y marranos ahí mismo si no los atendían, Rafael Cepeda Aguilar, quien encabezó a los inconformes y señaló que «los empresarios tienen pérdidas diaria de más de 200 mil pesos desde hace más de 60 días, cuando el lugar fue clausurado por graves irregularidades».

El nivel de sacrificio es de unos 280 animales por día, pero aquí lo más delicado es que los consumidores vienen comprando carne de alto riesgo para su salud, porque hay introducción del producto de forma ilegal y esa es una falta muy delicada.

«Pareciera que el lobo se siente dueño de la ciudad y puede hacer lo que le da la gana, sólo que es su obligación como autoridad proporcionar y garantizar buenos servicios como éste a la población, le guste o no», advirtió el abogado de algunos introductores de carne.

Agregó que «viene actuando en función de sentimientos, si alguien le cae bien, ahí está el apoyo, pero si le cae mal, no lo atiende».

Sobre el tema el abogado Juan Juárez Rivas sostuvo que «tanto en lo relacionado con el rastro como en el caso de la basura en Acapantzingo, donde por diferencias con algunos lugareños se negaba a ofrecer el servicio de recolección de basura, Villalobos cae en omisiones que lo pueden llevar a conflictos legales».

«Conforme al artículo 115 de la Constitución Política de Morelos el edil vía el Ayuntamiento está obligado a ofrecer todos esos servicios al pueblo, y no hacerlo es motivo de juicio político.

Incluso, acordaron tanto Juárez Rivas como Cepeda Aguilar, iniciar un procedimiento legal de esa naturaleza, tanto por lo referente al rastro como por lo ocurrido en Acapantzingo.

Luego invitaron a la síndico del Ayuntamiento a llamar al cabildo para que ahí se exija al alcalde a conducirse con responsabilidad y apego a la ley.

«Es bastante preocupante tener a un presidente municipal que por ignorancia, soberbia o mala fe, caiga en esas omisiones», manifestó el abogado.

Más adelante abundó en el sentido que «en lugar de ponerse a trabajar, anda por ahí barriendo calles, cuando para eso tiene una dependencia que lo debe hacer, ahora bien, si su vocación es ser barrendero, pues que renuncie y se contrate como tal», consideró.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro