MINERÍA QUE DA ESPERANZA A MORELOS

La minería está muy lejos de ser una actividad que se deje en manos de empresas que por sí solas determinen qué, cuándo y cómo desarrollarla. Muy por el contrario, es una actividad en extremo regulada; que por los riesgos y usos que conlleva ha mejorado tecnológicamente, y no ha quedado exenta de exigencias de respeto al entorno ambiental y a las comunidades anfitrionas.

En nuestro país está regulada por el gobierno federal. Y es este ámbito el que ha determinado que la minería es para México una actividad esencial y prioritaria, para la reactivación económica tras la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

Además es importante resaltar que varios de los protocolos sanitarios para la reanudación de la industria y la dinámica empresarial, tuvieron su origen en la minería; pues al ser de las primeras actividades en reanudarse en esta contingencia por el Covid-19 fue de las que les tocó crear el protocolo de protección a favor de los trabajadores mineros, dando como resultado muy pocos contagios comparado con otras actividades.

Quien supervisa la actividad minera en el país es la Secretaría de Economía, y lo hace a través de la Subsecretaría de Minería, hoy a cargo de Francisco José Quiroga Fernández; quien en esta coyuntura es el responsable de que las minas operen con seguridad para los trabajadores y las comunidades, de que se respete la sana distancia y todos los protocolos sanitarios dictados por las autoridades de Salud.

También es el encargado de vigilar que haya apoyo a las comunidades anfitrionas, respeto al medio ambiente y, sobre todo, que haya armonía entre trabajadores y empresarios, y de estos con las autoridades locales.

Por ello cobra relevancia que el subsecretario Francisco Quiroga, máxima autoridad minera en el país, haya confirmado en días recientes que el Proyecto Esperanza invertirá en la comunidad de Tetlama, Morelos, 450 millones de dólares; detonando cadenas de valor, procesos productivos y la generación de mil 500 empleos directos y al menos 6 mil indirectos, con impacto a favor de todo el estado.

El subsecretario dijo que conoce el Proyecto Esperanza y que lo acompañará como lo hace con toda la actividad minera en el país; lo cual será para Morelos oxígeno puro en su reactivación económica.

El funcionario destacó el trabajo que la empresa canadiense Álamos Gold ha realizado en Sonora, y fue enfático en señalar que no es que el gobierno federal esté a favor de una empresa en particular sino que está a favor de los proyectos que han cumplido con las normas y han mostrado que son social y ambientalmente responsables.

Inversiones como la que planea la empresa minera Esperanza Silver a mediano y largo plazo son ideales, pues más allá del desarrollo económico que dejará en Morelos; se planea generar en la comunidad de Tetlama un entorno que permita ser un detonante para la autogeneración de recursos de esa población.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro