VERA, PERSEGUIDO POR GRACO

alejandro vera y graco ramirez

Con la intención de ir eliminando enemigos políticos de peso, el gobernador Graco Ramírez viene echando mano de la fuerza, la calumnia y lo que a su alcance este, y el ejemplo más claro es la aprehensión del ex rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez.

Finalmente, y tras algunos intentos fallidos, logró su objetivo, más para asegurarse de que no figure en las boletas electorales de la justa del primero de julio que por otra cosa. Y en ese mismo sentido vela armas contra el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Sólo quienes no conocen las marrullerías del sujeto pueden creer en sus mentiras, desde luego que es persecución y para atacar a sus adversarios y lavarse en salud, con la complicidad del Congreso local armó todo un esquema, aparentemente institucional, cuya encomienda era darle aparente legalidad a acusaciones infundadas contra quiénes se han atrevido a gritarle en su cara lo que es: un ratero y corrupto que se ha enriquecido a costa del esfuerzo de los morelenses.

Es así que, un empleado suyo, que fungió como director jurídico de su gobierno, Juan Salazar Núñez, es hoy el fiscal anticorrupción; el sobrino de su ex esposa Olga Durón, Javier Perez Durón, es el Fiscal General de Justicia y otro que fungió como asesor de la fracción parlamentaria local del PRD, Vicente Loredo Méndez,  es el titular de la Instancia Superior de Fiscalización.

Todos ellos actuaron en concordancia contra Vera, además de algunos magistrados tentados por el poder del dinero.

Si alguien debe estar tras las rejas por tantos atropellos en contra de la sociedad en pleno es Graco y su pequeño grupo familiar.

Está consciente de que si alguno de esos que tuvieron la entereza de decirle sus verdades llegara a tener poder y decisión, lo llamaría a cuentas y le daría cadena perpetua. Ese es su miedo real.

La acusación contra el ex rector contó igualmente con traidores al interior de la universidad, porque dicen que el dinero ablanda más que el cebo y no faltaron quienes aceptaron entregarlo por unas cuantas monedas. Wistano Luis Orozco García entregó a su ex amigo y jefe atendiendo a sus nuevas lealtades.

Pero la vida da vueltas y a lo mejor un día de estos el destino alcanza al tabasqueño que todavía habla de corrupción cuando su administración no tiene precedentes históricos en esa materia.

Cuando se escupe al cielo, te cae en la cara.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro