Las derrotas de Graco

Las derrotas de Graco

Con la clara intención de hacer de la gubernatura un negocio de familia, Graco Ramírez orientó todas sus acciones a llenar las alforjas con el escaso dinero que dispone de presupuesto público un estado como Morelos.

Es así que mientras él y su pareja Elena Cepeda, así como el hijastro Rodrigo Gayosso, se despachaban con ganas, buscó justificar su responsabilidad al frente de las instituciones, con obras realizadas por el gobierno federal, pero ni siquiera en  ese sentido las cosas le han salido bien.

Ante campañas publicitarias desarrolladas con base en proyectos de la federación, fue necesario que desde  allá hicieran lo propio para que la ciudadanía no se confundiera, por eso hasta hace poco  se aclaraba que inversiones como el nuevo auditorio Teopanzolco, el Paso Exprés Cuernavaca, el distribuidor vial del Polvorín o la autopista Siglo XXI, no eran inversión estatal.

Pero como decíamos, hasta la fecha se sigue adornando con el proyecto de la termoeléctrica y el gasoducto que alimentaría a buena parte de la planta productiva e industrial local, con gas natural. Pues finalmente, las comunidades y pueblos campesinos que se oponían reventaron el plan y se ha dispuesto por la vía legal la suspensión de los trabajos.

Graco ha empezado a hacer el ridículo en buena parte de aquello que usó para presumir acciones ajenas como suyas, vienen quedando en discursos de saliva. No sólo es ese proyecto, los morelenses seguimos esperando que por fin aparezca el famoso tren que dice: volverá a cubrir la ruta desde la capital del país, pasando por Cuernavaca y llegando más allá de Cuautla. ¿Y qué paso con la ampliación de la autopista en el tramo la Pera-Oacalco? otra derrota. El tipo no alcanza para vergüenzas y se irá ampliamente repudiado como el mayor ratero que haya existido como gobernador.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro