MUCHO DINERO EN MANOS DE VIVIDORES

*Y en la cuarentena millones muriendo de hambre

México vive momentos de angustia y desesperación, este fenómeno del coronavirus (Covid-19) traerá demasiado sufrimiento y no tanto por la enfermedad que ojalá sea prontamente controlada; sino porque millones de mexicanos no cuentan con las condiciones económicas como para hacerle frente a la cuarentena prácticamente decretada por las autoridades.

Es decir, en este momento no hay dinero que alcance para poder subsidiar a miles de familias que viven al día; sobre todo quienes se dedican al comercio en pequeño, micro o ambulante y que comen con las ventas de cada día, o sea, cuando no venden nada no comen.

Y es ahora cuando se ve la trascendencia e importancia de forzar cambios sobre todo en materia político-electoral, a fin de evitar seguir entregando dinero a vividores y farsantes políticos, falsos representantes populares, que encontraron la forma de no trabajar y vivir como reyes haciendo como que nos representan.

Nos referimos a aquellos que encontraron en los partidos políticos un extraordinario refugio para hacer dinero, a quienes desde ahí salen para ocupar posiciones de «representación» en gobiernos municipales, estatales, federales y, desde luego, en los congresos.

Esta nueva administración buscó el año pasado, a través del Congreso de la Unión, reducir a la mitad las prerrogativas que se les entregan a los partidos políticos y una buena parte de los diputados, incluidos algunos de Morena, se opusieron.

Rechazaron la iniciativa obligando a los encargados de las finanzas y a los órganos electorales a continuar entregando millonarios recursos de privilegio; cuando lo justo sería que cada institución de ésta naturaleza viviera de las propias cuotas de los afiliados, sólo que como son ya tan pocos los que creen en ellos y menos los que cumplen, por eso necesitan del dinero del pueblo.

Y qué decir de la sobrepoblación de legisladores tanto en los congresos locales como en el Congreso federal en el Senado y la Cámara baja. ¿Por qué se han negado a la eliminación de los dichosos lugares plurinominales o de representación proporcional, que son escaños que no pasan por las urnas, si ya no existe la justificación de que hay un partido único?

Para qué queremos a esos sujetos que a nadie representan y no contribuyen en nada a mejorar la convivencia, paz y armonía entre los mexicanos. ¿Cuantos miles de millones de pesos se destinan a éstas cosas mientras el 70 por ciento de los mexicanos viven en la pobreza y hambruna?

Pero todo lo anterior dibuja de cuerpo entero la frialdad, inhumanidad, egoísmo e inmoralidad de personajes a quienes no les importa ver que sus connacionales sufran en la miseria; con tal de seguir gozando ellos de lo que no se merecen, porque no se ganan un sólo peso por la buena, todo son negociaciones y componendas.

En estos momentos de incertidumbre, es cuando se requiere de todo ese dinero tirado a la basura en partidos políticos que, además, han traicionado constantemente a su pueblo; y que hace mucho dejaron de ser útiles porque se olvidaron de que eran puentes para gestionar necesidades de los ciudadanos ante las autoridades y también se dedicaron a robar.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro